El PSC ha vuelto

30.03.2014
Toni Bolaño
5 min

El socialismo barcelonés desvencijado, descabezado y sin un liderazgo sólido ha superado su prueba de fuego. Las primarias han hecho recuperar la ilusión perdida a miles de electores que habían pasado del desencanto a la depresión. El PSC ha vuelto con renovadas fuerzas. De las primarias se pueden sacar algunas conclusiones. Unas esperadas. Otras no.

Ha perdido el soberanismo, el transformismo político y el independentismo. Los electores socialistas han dicho 'no' a los experimentos con gaseosa que encuentran gran eco mediático pero poco social

Ha ganado la democracia. Ha votado un 70% de ciudadanos que no son militantes del PSC. Siempre es mejorable pero para ser el primer experimento de primarias puras, los socialistas de Barcelona han pasado el examen con nota. Ha perdido la manipulación y la usurpación que diferentes grupos han tratado de hacer a través de las redes sociales.

Ha ganado el PSC. Han pasado a la segunda vuelta Jaume Collboni y Carmen Andrés. Los dos se declaraban federalistas y ninguno de ellos renegaba de las siglas de su partido. Críticos, sí, pero sin renunciar a los orígenes. Algunos pensaban ganar la votación en los medios de comunicación. Algunos hooligans de opciones que querían ver al PSC hecho trizas. No han caído en que las votaciones se ganan en las urnas.

Ha perdido el soberanismo, el transformismo político y el independentismo. Los electores socialistas han dicho 'no' a los experimentos con gaseosa que encuentran gran eco mediático pero poco social. Han dicho que quieren a su partido. Que quieren un cambio de rumbo, no un cambio de partido. Rocío Martínez-Sampere ya puede decir adiós a su aventura política. Se ha vestido de crítica y ha mordido el polvo. Laia Bonet pensaba que iba a ganar y se ha quedado muy lejos. Sin embargo, aceptó hasta el final las reglas del juego y fue la primera en felicitar a Collboni.

Ha sido derrotada la traición a los principios y los orígenes. La ignominia, la insidia y el insulto a través de las redes sociales, impulsado por sectores ajenos a los socialistas, amparados por el candidato Jordi Martí, no han servido para dar la victoria a un candidato que era de todo menos socialista. Eso sí, le apoyaban con pasamontañas en un alarde de terrorismo de baja intensidad en la red. Los activistas de las redes sociales han quedado retozando como cerdos en el patatal, en sus propios excrementos.

Ha perdido la indecencia. Martí -con el inestimable apoyo de Diana Garrigosa- usó el voto de Pasqual Maragall. Un acto lamentable. La utilización de su imagen fue un acto que pone en evidencia su catadura moral. La de Martí y la de Garrigosa. A veces la envidia se convierte en tiña. Dijo Martí que si perdía dejaría sus responsabilidades. Los ciudadanos le han dado una oportunidad de oro para cumplir su promesa, marcharse y buscar fortuna bajo otras siglas. Puede asesorarse con su amigo Toni Comín. A estas horas ya debe tener claro que los electores socialistas no pagan a traidores.

Ha perdido la xenofobia, el racismo y la homofobia. Si eres independentista, eres autóctono, puedes votar aunque seas de derechas y tengas escaso respeto a la democracia. Si eres paki, es que eres un comprado

Ha perdido la xenofobia, el racismo y la homofobia. Si eres independentista, eres autóctono, puedes votar aunque seas de derechas y tengas escaso respeto a la democracia. Si eres paki, es que eres un comprado. Las redes sociales echaron humo durante la jornada electoral. Se alertaba de que Collboni había pagado a los pakis y que los pakis le votaban porque no sabían que era gay. Collboni ganó en el barrio de Ciutat Vella por 150 votos. En el total superó a Martí por más de 750. Tanto insulto y tanto juego sucio no dejan tiempo ni para saber sumar.

Ha ganado Barcelona. El PSC quiere ganar después de más de dos años de ostracismo. Quiere recuperar la ilusión, liderar la Barcelona progresista. La segunda vuelta decidirá quién será el líder electoral. O no. En la noche de las primarias, ningún candidato cerró la puerta a un acuerdo de amplia base. "No hay que obsesionarse con un acuerdo. Si deciden pacto, será bueno. Si deciden segunda vuelta, también", argumentaba un líder socialista en la calle Nicaragua. La respuesta, en breve. La sabremos bien pronto. Jaume Collboni y Carmen Andrés se reunieron el mismo sábado. De forma discreta. Los dos lo son.

Artículos anteriores
¿Quién es... Toni Bolaño?
Toni Bolaño

Periodista. Miembro del Consejo Editorial de CRÓNICA GLOBAL. Ex director de Comunicación de la Presidencia de la Generalitat y del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Tertuliano en Cadena Ser, Antena 3 y La Sexta.

Comentar
m.a. 25/08/2015 - 11:30h
Que así sea. De entrada ya tienen un par de asuntos candentes por el que luchar: evitar que se utilice la marca BARCELONA para montar un tinglado dedicado al vicio en Tarragona, y la construcción de la nueva biblioteca provincial en donde debería estar ya funcionando, El Born.
Eduardo Pinzolas 25/08/2015 - 11:30h
Comenzaré a tener en cuenta al PSC cuando le vea donde debe estar: en las antípodas de CIU, ERC, ICV-EUiA, o sea en las antípodas del nacionalismo; en la defensa clara, sin complejos y sin matices de la Constitución y en la defensa de un modelo educativo bilingüe o trilingüe que realmente respete los derechos de todos los ciudadanos.
Pepitox 25/08/2015 - 11:30h
El PSC habrá vuelto el día que se sitúe en el espacio ideológico que les corresponde a los partidos socialistas de toda Europa. De hecho, el PSC habrá vuelto el día que se autodisuelva y se integre como una federación más en el PSOE y el PSOE se presente a las elecciones como tal en toda la Nación.
Tarragonaopina 25/08/2015 - 11:30h
Pues más que "ha vuelto" a mi me parece que ha ido ha votar tan poca gente, unos 7.500 sobre un censo pitencial de 1,5 millones, que lo que habría que decir es que parece que ha desaparecido. Sólo han ido a votar los amiguetes de los candidatos. Es cierto que es una buena noticia que no haya ganado el candidato nacionalista, que supongo se irá al partido que le corresponda por su ideología, pero el colapso del partido que durante toda 35 años ha sido el más votado en Barcelona y en la mayoría de las elecciones en Cataluña, es preocupante. Francesc de Carreras ya lo avisó en un magnífico artículo en El País hace unos meses, no sabemos si el daño que la deriva nacionalista del PSC, aceptada por Zapatero para tener su apoyo, ha causado en el Partido se puede recuperar o si es demasiado tarde y sus votantes están ya en otras opciones.
dosostenido 25/08/2015 - 11:30h
De acuerdo con tu comentario Eduardo, el PSC lo tiene difícil para recuperar los votos perdidos, no se puede jugar a ser socialista y nacionalista a la vez, ó caja ó faja.
MonnerSans 25/08/2015 - 11:30h
Me parece que el articulista vive en otra galaxia. La participación en la internas socialistas ha sido bajísima (7.500 personas es un dato ridículo, sobre un total de 1 millón y medio de potenciales participantes). Y el espectáculo de los numerosos inmigrantes paquistaníes haciendo cola para votar y declarando abiertamente en televisión no saber ni para qué estaban votando es sencillamente de república bananera. No puede el autor acusar de racistas a quienes simplemente nos asombramos ante esa evidencia. Dicha acusación es pura y simple demagogia. Por lo demás, los problemas internos, las banderías y las puñaladas traperas que, según denuncia el propio articulista, han marcado estas primarias del PSC, tampoco creo sean circunstancias muy ejemplares. Afortunadamente, creo que a la inmensa mayoría de los ciudadanos le importan muy poco dichas peleas internas, de ahí la escasísima implicación de la ciudadanía barcelonesa en este proceso.
Antonio 25/08/2015 - 11:30h
El PSC ha sido el gran culpable de que el nacionalismo haya logrado la hegemonía moral, pero el camino que ha emprendido podría rectificar ese crimen. Ahora ha de sacudirse los complejos y atreverse a ser socialista sin el tabardo catalanista. Ufff!!!!
Juan Pérez 25/08/2015 - 11:30h
Ha estat curiós avui el debat entre els dos finalistes a "L'hora L", a la SER. tots dos parlaven com d'un revifament del partit, i de la generació d'un entusiasme engrescador que augura el retorn victoriós del partit, en coalició, al govern de la ciutat. En acabar, han començat les notícies i la primera que diu el locutor és la següent: "Fracàs estrepitós des les primàries socialistes a la ciutat de Barcelona". Estem, doncs, com a les nits electorals, que ningú no perd... Aquesta anècdota denota que canviar el discurs polítics exigeix més, molt més, que repetir tòpics i bons desitjos. començar per acceptar l'anomenat "principi de realitat" és bàsic per construir qualsevol discurs que vulgui persuadir i no enganyar els electors. Les ficcions ja ens les busquem nosaltres mateixos.
jojasoclliure 25/08/2015 - 11:30h
" EL PsC HA VUELTO ".....pues a mí me da más bien yuyu, preferiría que desaparecieran del todo, como los mensajes del superagente 86, que se autodestruían en 30 segundos, éstos tardarán un poco mas, pero por el bien de todos nosotros (por lo menos, la mayoría de los que aquí escribimos y algunos millones de catalanes) nos iría mejor que desaparecieran por el sumidero de la historia.....sobre todo después de leer las múltiples y variadas traiciones que han efectuado a lo largo de su historia, de algunas de las cuales me he enterado leyendo los más que recomendables libros de Antonio Robles : "HISTORIA DE LA RESISTENCIA AL NACIONALISMO EN CATALUÑA", "EXTRANJEROS EN SU PAÍS" Y "Del fraude histórico del PSC al síndrome de Catalunya".....y, para que todo no sea tan serio "EL MANICOMIO CATALÁN" de Ramón de España.......yo al PsC nunca lo echaré de menos, nos ha jodido bien la vida durante muchos años, gracias sobre todo a ellos hemos llegado a este nivel de paranoia y esquizofrenia en Cat.
¿Quiere hacer un comentario?