Menú Buscar

El presidente del Supremo recuerda que "la soberanía no es divisible"

El presidente del Alto Tribunal ha afeado a Artur Mas que haya derivado su órdago separatista hacia las amenazas de secesión unilateral. "Las decisiones unilaterales no tienen encaje en la Constitución", ha alertado.

17.03.2014 12:48 h.
1 min
El presidente del TS y del CGPJ, Carlos Lesmes
Redacción

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, ha defendido que "las decisiones unilaterales no tienen encaje en la Constitución" y advierte de que estamos ante un "problema gravísimo para España".

Lesmes, en la primera entrevista que concede a los medios, ha declarado para El Mundo que "desde la perspectiva jurídicoconstitucional, los mandatos de la Constitución son claros". En este sentido, ha afirmado que "la soberanía no es divisible". "Por lo tanto, las decisiones unilaterales no tienen cabida en la Constitución", ha reiterado.

"Problema gravísimo para España"

El presidente del Alto Tribunal ha afeado a Artur Mas que haya derivado su órdago separatista hacia las amenazas de secesión unilateral. "Hay que tratar de encontrar una solución porque es un problema gravísimo para España", ha alertado.

De igual modo, Lesmes ha reconocido que lo que más le preocupa de España en estos momentos es "lo mismo que a los otros ciudadanos: el proceso impulsado en Cataluña y la crisisi que afecta a miles de familias".

Sobre lo primero, ha indicado que, tras reseñar los límites jurídicos, "después hay una cuestión política que no me corresponde y que tiene abordarse desde la perspectiva estrictamente política".

Comentar
Ramon Salvat 25/08/2015 - 11:30h
Si a el le preocupa, que imagine lo que nos pasa a algunos de los que aquí vivimos y observamos día si, otro también, como evoluciona todo. Hablo mayormente de los que aún conservamos un poco de sentido común.
Olegario 25/08/2015 - 11:30h
Es un problema gravísimo, o no tanto. Las leyes son para cumplirlas. Los delitos son para juzgarlos. Las infracciones son para castigarlas. Las penas son para cumplirlas. El estado de derecho funciona así.
¿Quiere hacer un comentario?