Menú Buscar

'El País' demanda a Rajoy que no se presente para que gane el PP

Crisis en Unió. Castellà llama Margallo a Duran en El Punt-Avui y Joana Ortega, en El Periódico, juguetea con la idea de salir del "Govern". Sostres, con García Albiol, en Abc.

08.06.2015 10:37 h.
15 min

Va para el cuarto día que la prensa editada en Barcelona muestra en portada las vicisitudes del equipo de balompié azulgrana. El peñazo es colosal. Preocupan los músculos isquiotibiales de Iniesta y el futuro de Luis Enrique, pero todo es jolgorio, masas por la calle, estruendo de pitidos, helicópteros sobrevolando la ciudad y un hedor a aguas estancadas que predice chubascos inopinados. La tripleta, el tridente y el triplete son los términos que evocan los diarios para solazarse en la autosatisfacción. También critican una supuesta falta de organización de los alemanes. ¿Cómo? ¿Desordenados los germanos? Se queja la "gent blaugrana" que el retorno de Berlín fue un éxodo plagado de inconvenientes y dificultades.

Una vez terminado el "match", miles de personas ataviadas con los colores del cantón de Basilea se agolpaban frente a los mostradores del aeropuerto berlinés, cuyos responsables decidieron habilitar un hangar para los forofos y empaquetarlos para Barcelona en aviones de conveniencia. En fila de a uno y por orden de llegada. Más o menos Saigón y La Habana pero con un 3-1 en el bolsillo. No somos griegos, protestaba alguno temiéndose que lo del hangar fuera un centro de internamiento para europeos de segunda.

No se ha perdido nadie. Los berlineses han devuelto a Cataluña a todos los fans culés. En Alemania se felicitan por el éxito del operativo.

Luego volvemos. Política. En El Punt-Avui les queda un hueco para entrevistar a Antoni Castellà, el líder del sector independentista de Unió. El ejercicio corre a cargo del director del rotativo, Xevi Xirgo. Le arranca al alto cargo un soberbio bofetón a Duran, del que dice que utiliza los mismos argumentos que Margallo, el ministro de Exteriores. La respuesta de la contraparte está en El Periódico, que entrevista a Joana Ortega. Neus Tomàs es la responsable de ese texto, en el que la vicepresidenta autonómica no descarta una ruptura entre CDC y UDC. Tan disciplinada y masista que parecía. Lo de Castellà se sabía y se entiende. Un tipo como Duran y el rey león con el pelazo de Castellà tienen un contencioso químico y no sólo ideológico.

El presidente de la Generalidad, Artur Mas, es Thelma y es Louise y está en el "this is the end my only friend". Mas se cree que es El Correcaminos. En la guantera del buga lleva la declaración unilateral de independencia. Va directo al precipicio, no se sabe si lo sabe, pero conduce como Los Ilegales, a lo hortera y a toda pastilla por la carretera. Declaraciones preventivas al margen, el "president" espera una oferta de "Madrit" para dejar correr el proceso. Un subtítulo de El País relativo a la entrevista de Mas en el Corriere describe a la perfección la talla del sujeto: ""Si Madrid quiere retener a Barcelona, que nos ofrezca algo bueno", dice el presidente". Haber comenzado por ahí, buen hombre. Defina "algo bueno" y empecemos a negociar. En Madrid hay de todo, hay tema de primera y de todo lo demás. La carta es completa, con menú degustación.

El País tira de encuesta para largar una andanada de torpedos al paquebote de Rajoy, que ganaría las elecciones si no se presentara. Raro. Lean, lean la pieza de Javier Casqueiro, quien avanza toda suerte de hipótesis en el Gobierno y en el PP. Ahí va: "En un intento por activar al Gobierno y a su partido ante las elecciones generales de noviembre, Mariano Rajoy trabaja no solo en una remodelación de su Gabinete, sino en un relevo en los portavoces del Ejecutivo y del PP que dé un vuelco a su política de comunicación. La decisión supondría sustituir en su cargo al frente de la portavocía de La Moncloa a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, cuestionada por varios ministros. Rajoy habría llegado a la conclusión de que tanto el Gobierno como la formación necesitan caras y perfiles nuevos y más jóvenes, además de impulsar una mayor coordinación entre ambos. Entre los nombres que se manejan figura el del ministro de Sanidad y exportavoz del Grupo Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, que tiene buena relación con Santamaría y es conocedor del partido".

Sigue el texto: "Rajoy busca con este movimiento afianzar al partido ante las generales de otoño, pero el 50% de sus votantes considera que el presidente no debería ser el candidato, según un sondeo de Metroscopia para EL PAÍS. Sáenz de Santamaría es quien se presenta como el relevo natural (67% de los apoyos), aunque el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, gana enteros y se coloca como el mejor valorado entre los líderes populares (-11, frente a Santamaría, con -21; Rajoy tiene un -52). El expresidente José María Aznar se sitúa en tercer lugar en cuanto a las preferencias de los votantes populares. La candidatura de Mariano Rajoy en el PP para la presidencia del Gobierno mejora algo sus opciones, con respecto a hace un año, pero sigue recabando el rechazo mayoritario entre los votantes, incluidos los de su propio partido".

Pobre Rajoy, nadie le quiere. Le va a dar el síndrome de Churchill, que ganó la II Guerra Mundial y perdió unas elecciones acto seguido. Siempre le quedará La Razón, que hoy le acaricia el lomo con una encuesta a favor y una entrevista a Albert Rivera, que firma Marcos Pardeiro con el siguiente titular destacado en portada: "No me gusta la idea de un frente para desalojar al Partido Popular". En cuanto al sondeo, firma el texto Ainhoa Martínez: "Dos semanas después de las elecciones municipales y autonómicas y a pesar del mapa de fragmentación política que arrojaron las urnas el 24 de mayo, la lectura de los resultados electorales apunta a una recuperación de los partidos tradicionales y a una irrupción a la baja de las formaciones emergentes que materializan el voto protesta, colocándose como tercera y cuarta fuerza. Así se deduce de la última encuesta de NC Report para LA RAZÓN, que refleja un repunte del Partido Popular y la consolidación del PSOE, a costa del descenso de Ciudadanos y Podemos".

Continúa: "A cinco meses de las elecciones generales, en las que los partidos tienen puestas todas sus esperanzas, la formación de Mariano Rajoy volvería a revalidar el Gobierno con el 29,7% de los votos. Si hoy se celebrasen los comicios, 7.061.000 de los españoles volverían a confiar en el PP, un 59,7% de los que ya lo hicieron en noviembre de 2011. Con el 29,7% de los sufragios, los populares suben un punto en intención de voto respecto al mismo barómetro del mes de abril (28,6%) y se colocan en los niveles que marcaron en marzo. Con estos resultados, el partido del Gobierno obtendría entre 134 y 144 parlamentarios, por lo que se situaría lejos de los 186 que posee en la actualidad, perdiendo la mayoría absoluta. Con este repunte, el PP amplía a siete décimas –hasta 5,5 puntos– su ventaja sobre el principal partido de la oposición respecto al mes de abril (4,8%)".

Sin embargo, la nota le pone deberes al partido: "A pesar de estar al alza, el Partido Popular sigue acusando la abstención, que se convierte en su principal fuga de votantes. Un 19,3% de su electorado potencial no acudiría a votar si hoy se celebrasen elecciones y el 13,6% de los mismos se decantaría por Ciudadanos. Por ello, los populares tienen que enfocar su estrategia de cara a los próximos meses en recuperar el voto descontento y el de castigo, pues supone un 32,9% de su nicho electoral".

Salvador Sostres debutó el domingo en el Abc con una crónica sobre la final de la Copa de Europa que hizo las delicias de los compradores barcelonistas del diario monárquico. ¿Qué? El jefe de Opinión del periódico, Jaime González, es más del Barça que Jordi Basté. El fúmbol es asín, una pasión irracional. Además de género de moda entre las grandes plumas, como el boxeo y la tauromaquia.

Pero el segundo día de Sostres en el Abc no va por esos derroteros, sino por la cosa seria de la política. Entrevista a Albiol, a quien inviste como futuro líder de los populares catalanes: "Xavier García Albiol, nacido en Badalona hace 47 años, es la gran esperanza del PP de Cataluña y sus cuatro años como alcalde de su ciudad le han convertido en un político querido y valorado. Su mano dura con la delincuencia y su claridad a la hora de denunciar el peligro del submundo antisistema le han valido el odio más visceral de la izquierda. Ha hecho falta un estrambótico pacto de cuatro perdedores para echarle de la alcaldía. Obtuvo diez escaños, y la segunda fuerza, cinco". Hasta aquí la entradilla.

Y arranca así la entrevista:

"–Ha ganado con diez concejales, la segunda fuerza tiene cinco y va a perder la alcaldía.

–Los vecinos me han dado una mayoría suficiente para entender que su mandato es claro y que me quieren de alcalde. A pesar de que he perdido un escaño, he pasado de 26.000 a 30.500 votos y del 33 al 34,5% de porcentaje. La alianza del PSOE con la extrema izquierda independentista es legal, pero supone una perversión política contra la voluntad de los ciudadanos.

–¿Cree que su campaña «Limpiando Badalona » ha motivado este gran pacto contra usted?

–Desde 2011, cuando gané por primera vez, el objetivo del PSC y del resto de partidos ha sido desalojarme de la alcaldía. No podían soportar que Badalona tuviera un alcalde del PP. Éste es el único proyecto político que tienen las fuerzas de izquierda que van a gobernar mi ciudad durante los próximos cuatro años.

–Dice que lo que más le duele es que sus vecinos le han dado un apoyo incluso más explícito que en 2011.

–En un contexto en que los partidos tradicionales pierden apoyos y siendo el PP el partido que ha estado en el gobierno de la nación durante la crisis, que en Badalona hayamos mejorado nuestro resultado electoral indica un elevado índice de satisfacción por parte de los vecinos. Badalona tiene 34 barrios y hemos ganado en 30. En los barrios más humildes y trabajadores hemos obtenido cerca del 50% de los votos. Las dos únicas ciudades de más de 200.000 habitantes donde el Partido Popular ha mejorado sus resultados son Vitoria y Badalona".

El programa de revisión de textos no registra nada políticamente incorrecto, a pesar de la ponderación algorítmica de los apellidos Albiol y Sostres. El Abc impone.

En El Mundo advierten que Anticorrupción investiga a la UGT en varias comunidades. La autora de la información, Ana Bravo Cuiñas, cita Asturias, País Vasco, Baleares, Extremadura y Galicia. En opinión, Federico Jiménez Losantos sondea los posibles efectos del baile de pactos: "Los preacuerdos municipales y autonómicos de dos tres partidos, que a veces llegan a cuatro partidos y una coalición de partiditos, hasta media docena de siglas y un chiringuito local con caudillejo perito en cambiar de siglas, van a agravar el ya peligroso desapego cívico hacia la democracia, que no es lo mismo que la indiferencia ante el régimen de libertades pero suele ser el preludio de su disolución. No hay libertades sin pluralidad política, pero una cosa es la pluralidad y otra el galimatías, o peor aún, unos partidos que no son tales sino asociaciones no siempre confesables que esconden su identidad y su proyecto político. A veces, porque no lo tienen. La mayoría, porque sólo escondiéndolo a los ciudadanos logran su voto".

"Have a nice day" es el texto de la nota que dejaron los dos presos que se fugaron de la nueva Alcatraz. De vuelta al Abc, Emili J. Blasco nos cuenta unos hechos reales inspirados en muchas películas: "Dos presos condenados a cadena perpetua se fugaron el fin de semana de una cárcel de máxima seguridad del estado de Nueva York taladrando las paredes de acero de sus celdas y escapando a través de tuberías. Más de doscientos policías con perros y varios helicópteros los buscan. Los dos presos, Richard Matt y David Sweat, de 48 y 34 años, respectivamente, ocupaban celdas contiguas. Emprendieron su fuga del Correccional Clinton gracias al uso de «potentes herramientas» para taladrar la pared de acero de la parte de atrás de su celda. Los agujeros daban a una pasarela de servicios, y desde esta los fugados alcanzaron el sistema de cañerías. Una vez atravesado por debajo el muro de casi diez metros de altura que rodea la cárcel, ambos salieron a la superficie. En una de las tuberías fue encontrada una nota que decía: «Tened un buen día»".

Por cierto, la portada de los diarios de Madrid refleja en fotografía la llegada a Caracas de Felipe González para denunciar el totalitarismo chavista y apoyar a los presos políticos.

8 de junio, santos Medardo, Clodulfo, Fortunato, Gildardo, Guillermo Fitzherbert, Maximino, Salustiano y Sabiniano.

Recomendación: Ángel González Abad, exdelegado del Abc en Cataluña y crítico taurino publica «Cerco (nacionalista) a la Fiesta».

¿Quiere hacer un comentario?