Menú Buscar

El momento más dulce de la recuperación ya ha pasado

Rajoy ha apurado tanto los plazos que es posible que las elecciones de finales de diciembre se celebren en un contexto de desaceleración económica

09.09.2015 20:49 h.
4 min
Luis de Guindos, ministro de Economía, en el Congreso.

Los servicios de estudios más prestigiosos del país han empezado a dar la alerta sobre la ralentización del crecimiento de la economía española. Los mismos elementos que la empujaron a crecer por encima de la media del entorno, los exteriores, han cambiado de orientación y provocan ahora una desaceleración.

Luis de Guindos, ministro de Economía, se ha quedado sólo al sostener que los ritmos de crecimiento se mantienen inalterables en los tres primeros trimestres del año. Aguanta la previsión oficial del 3,3% para este año, una décima más que el consenso, y del 3% para 2016.

Desaceleración palpable

La conclusión es que Mariano Rajoy ha apurado demasiado los plazos que da la ley electoral, hasta tal punto que no es descartable que en el momento en que haya que acudir a las urnas por las legislativas –el 13 o el 20 de diciembre-, lo que ahora anuncian los laboratorios de los economistas ya sea palpable a pie de calle. Además, los efectos de una subida de tipos en Estados Unidos, un elemento no calculado aún por los analistas, no serán positivos.

Efectivamente, el momento más dulce de la recuperación ya ha pasado: estuvo entre el primer y el segundo trimestre del año. El servicio de estudios del BBVA ha constatado que el crecimiento en el primer trimestre fue del 0,9%, del 1% en el segundo y del 0,6% en el tercero.

Riesgo a la baja

No modifica su previsión de crecimiento para el conjunto del año --3,2%-- que hizo en agosto, pero anuncia que la moderación del crecimiento mundial, la subida de la prima de riesgo española y una depreciación del euro contenida son los aspectos negativos del futuro inmediato que dibujan un panorama de riesgo a la baja.

Hasta ahora, y según los números de sus expertos, el BBVA calcula que el tipo de cambio del euro ha contribuido con medio punto al crecimiento de la actividad en España, mientras que el precio el barril de petróleo a 50 dólares ha generado un punto entero; y que el resto del crecimiento lo ha aportado la demanda interna, tanto la privada como la pública.

Previsión de crecimiento más baja

La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), por su parte, ha revisado a la baja en una décima su previsión de crecimiento del PIB para 2015, al 3,2%, tras una expansión menor de la prevista en el segundo trimestre del año y por el debilitamiento de los mercados de los países emergentes.

Para el año que viene, Funcas prevé que el PIB español crezca un 2,8%, dos décimas menos de lo calculado en junio.

Un déficit del 5,2% 

Las nuevas previsiones de Funcas también incluyen una revisión al alza del déficit público hasta un 5,2% este año (4,5% el BBVA), lo que supondría un fuerte desvío con respecto al objetivo del 4,2%.

Los principales riesgos, según Funcas, proceden tanto de un empeoramiento mayor del previsto del contexto externo y financiero como de una posible “agudización de las incertidumbres políticas internas, que podría dar lugar a una elevación de la prima de riesgo".

Comentar
Antoni Ferret 11/09/2015 - 12:57h
Que l'economia espanyola (o bé la xinesa, etc.) es desacceleri, no és un risc, és una cosa bona. Perquè un creixement del 3 per 100 anual és excessiu, perquè no és sostenible. Per raons ecològiques interessa que aquest creixement es desacceleri. Com també el de tots els països europeus occidentals.
¿Quiere hacer un comentario?