Menú Buscar
Primeras planas

El baile de Soraya, Rajoy de traca, Rato y las concesiones de Mas

El escándalo de los motores de Volkswagen pone en riesgo las inversiones previstas en Seat. Rajoy sobre este asunto: "Me preocupa pero lo desconozco absolutamente"

07.10.2015 08:45 h.
13 min
Pablo Planas

A Rodrigo Rato le han quitado el pasaporte y asoma a las portadas como el lastre de Mariano Rajoy. El via crucis del exvicepresidente y exdirector del FMI combina las zambullidas desde un yate con los interrogatorios judiciales. Dice que el dinero en el extranjero tiene origen familiar. Otra vez la familia, los clanes, la unión de la sangre. La infanta Cristina y Urdangarín tienen cita con el juez el 11 de enero. A los Pujol les va bastante mejor que a Rato y a los Urdangarín-Borbón. Y aún le va mejor a Mas, a pesar de las perspectivas negativas del análisis en El Mundo de Casimiro García Abadillo. Escribe el ex director del rotativo: "Tic-tac, tic-tac... Implacable, amenazador, como lo fue el mensaje de Pablo Iglesias a Rajoy, el tiempo corre en contra de un Artur Mas que, pasados 10 días desde el 27-S, aún no ha podido formar Gobierno y anda vistiéndose de lagarterana para que la CUP le conceda el carné de burgués reconvertido. El acuerdo para investir a Mas como presidente de la Generalitat se va a producir. Ése es el consenso entre los pesos pesados de Convergència. Sobre todo, afirman en Convergència, «porque el no acuerdo nos lleva a una situación mucho peor, que implicaría la búsqueda de otra alternativa que no deseamos»".

Continúa: "El calendario catalán está lleno de fechas históricas. El 11 de septiembre, el 15 de octubre y, para rematar, el 9 de noviembre, día en que se conmemora el primer aniversario del referéndum farsa sobre la independencia y en el que vence el plazo para la investidura. Aunque las fuentes consultadas no descartan que el acuerdo se anuncie incluso antes, todo hace pensar que, conociendo el gusto por las efemérides de los personajes en liza, el suspense sobre quién ocupara la Casa dels Canonges se mantenga hasta el último momento".

Más: "Ahora bien, ¿cuáles son las cesiones que tendrá que hacer Convergència para obtener el nihil obstat de los antisistema? «Nos encaminamos», dice un líder convergente, «hacia un pronunciamiento exótico». Y se explica: «Mas será el presidente ejecutivo para preservar la legalidad del Gobierno, pero habrá algún tipo de declaración que evidencie que vamos hacia la república catalana. Hasta es probable que se designe a un presidente de la república nominal, sin poderes, para remarcar el paso histórico que se está dando tras las elecciones. En ese sentido hay que entender la propuesta de la CUP de una Presidencia coral o rotatoria. Baños no se va a contentar con cualquier cosa porque es consciente de su fuerza»".

Entretanto, Mariano Rajoy se presentó ayer en la casa de ABC para emprender su campaña electoral. Está como un toro y más seguro de sí mismo que Ronaldo en el pico del área. Escriben Mariano Calleja y Sara Medialdea: "Una vez anunciada la fecha de las elecciones generales para el 20 de diciembre, el presidente Mariano Rajoy entró ayer de lleno en la carrera hacia las urnas con un balance de su mandato en el Foro ABC, organizado en colaboración con Deloitte y Ferrovial. Rajoy, que elogió este foro «que se ha consolidado como un espacio imprescindible para la reflexión y las propuestas» sobre España, presumió de poder presentar un país en crecimiento, tras habérselo encontrado al borde la quiebra, y no eludió la autocrítica en su gestión, sobre todo a la hora de hablar de la lucha contra la corrupción, terreno en el que admitió que pudieron ser «más rápidos y más diligentes»".

Siguen: "Rajoy es «plenamente consciente» de la importancia de estas elecciones generales, porque está en juego «que esta recuperación incipiente se fortalezca y se consolide o que volvamos a la etapa de las ocurrencias y las frivolidades». La disyuntiva que presentará de aquí al 20-D será precisamente esa: o seguimos avanzando y creciendo o volvemos a la pesadilla que se dejó atrás. «Ya no estamos ante un país que se desmorona como era aquella España de 2011, sino ante otro erguido y decidido a avanzar», subrayó.

La reivindicación del proyecto centrista y reformador del PP, un partido que fue capaz de atraer a casi 11 millones de votos en noviembre de 2011, pero que ha perdido desde entonces unos 15 puntos en estimación de voto, según las encuestas, es una de las tareas en las que se volcará Rajoy estos meses: «Con toda franqueza y con toda la humildad, por lo que escucho no veo en el panorama político nacional ninguna otra fuerza política capaz de llevar a buen término» el reto de consolidar el crecimiento y no volver atrás".

Del caso catalán, Rajoy ya ha dicho que no quiere hablar con los sedicentes y ayer añadió que haber impedido el referéndum del 9-N habría sido contraproducente. Es una opinión. También se dijo que la ilegalización de Batasuna causaría una oleada de violencia y no pasó nada, salvo que ETA quedó más debilitada.

En La Vanguardia, contra viento y marea, traza sus columnas Joaquín Luna, textos que a veces tienen miga política. La aportación de hoy dice así: "No sé si soy estúpido, pero tengo la certeza de que el trámite judicial es un regalo para Artur Mas que los suyos piensan disfrutar. Fatiga esta inercia de "la calle es mía" cuando se ha votado y mucho y la solución no está, precisamente, en la calle, ni en la historia, como si el día a día de Catalunya estuviera condenado a ser puro Cecil B. De Mille o el coro de los esclavos del Nabucco (ya he leído y escuchado paralelismos con la opresión de los catalanes, bueno de la mitad!)".

Prosigue: "Nadie espera que media Catalunya se guarde sus opiniones ni renuncie a nada. Algunos agradeceríamos que el pulso ciudadano no siga dominado por la épica, los debates ya dirimidos en las urnas y las tonterías. Porque tonterías hemos dicho todos muchas. ¿Es imprescindible seguir ganando la calle cuando no has ganado tu plebiscito en las urnas?"

Y añade: "La otra noche, entre copas, una alta funcionaria de la Generalitat contaba lo que cualquiera intuye: la provisionalidad debilita la Administración. Meses y meses de incertidumbre y aparcar decisiones dejan la sensación de que es imposible planificar la gestión y las cuentas de Catalunya. No hay país, reino ni empresa que pueda funcionar así. Por supuesto, los portavoces subvencionados y la corrección alegarán que se trabaja igual o incluso mejor con este desgobierno..."

De vuelta a El Mundo, Rajoy está muy tranquilo, pero las aguas no sólo bajan revueltas en el PP catalán. La "federación" vasca de los conservadores también tiene lo suyo, según J. M. Alonso: "La presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, está intentando sumar a EH Bildu a una ponencia sobre Libertad y Convivencia que quiere poner en marcha en el Parlamento de Vitoria, sobre la base de que es «imprescindible» la «participación y el acuerdo de todas las fuerzas» para que tenga éxito esta iniciativa, con la que el PP persigue recuperar su peso político en el País Vasco. Para ello, la líder de los populares vascos sólo exige a la izquierda abertzale una condición «innegociable» que la antigua Batasuna ya ha asumido, al menos en sus comparecencias públicas: el «rechazo expreso a la violencia», en lugar de la «condena» firme del terrorismo, que hasta ahora había sido una exigencia inamovible del PP vasco".

Continúa: "Los populares vascos ya no exigen, por tanto, como punto de partida la «condena» del terrorismo, circunstancia a la que se niega de forma reiterada EH Bildu, que sigue sin asumir el suelo ético aprobado a este respecto en la pasada legislatura en el Parlamento vasco. Quiroga justificó ayer esta menor exigencia a la izquierda abertzale -que rompe el discurso que mantiene Génova- en una cuestión terminológica: «No debemos encallarnos en las palabras», afirmó. Y puso como ejemplo su etapa de presidenta de la Cámara de Vitoria, durante el mandato de Patxi López, cuando la fórmula del «rechazo» y no la «condena» posibilitó la consecución de pronunciamientos unánimes mientras la banda terrorista seguía asesinando".

Más: "EH Bildu aplaudió horas después la propuesta, abriendo la puerta a un posible entendimiento. Su portavoz parlamentario, Julen Arzuaga, se felicitó por el «cambio en el lenguaje» del PP con la renuncia al «tótem» de la condena del terrorismo para poder avanzar en la convivencia. Puso en valor que Quiroga hiciera lo que consideró un ejercicio de «posibilismo y realismo», con una propuesta que «puede ser un buen punto de partida» de cara a un «consenso amplio» en materia de pacificación".

De la edición digital del mismo periódico extraemos el vídeo del programa de Antena 3 que protagonizó ayer la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaria en el programa de Pablo Motos, que es como un barrio Sésamo para mayores de 18 años. No tiene desperdicio el baile de Soraya y está que lo peta. Otra cosa son las entrevistas de calad

o porque los políticos han descubierto que con hacer Iceta suben tres décimas en intención de voto. O no, porque hay gente que las pasa canutas aunque tenga trabajo.

A los trabajadores de la Seat, por ejemplo, no les llega la camisa al cuello ante el grosero escándalo de los motores trucados para camuflar el monóxido. En El País abordan la cuestión Luis Doncel desde Berlín y Dani Cordero e

n Barcelona: "El nuevo presidente de Volkswagen, Matthias Müller, anunció ayer que el grupo revisará todas las inversiones previstas y que “cancelará o aplazará las que no sean estrictamente necesarias”. “Seré muy claro: esto va a ser doloroso”, afirmó ante 20.000 trabajadores reunidos en la sede central de Wolfsburgo. El anuncio ha generado intranquilidad en España, donde están en el alero los 4.200 millones de euros en inversiones anunciados en mayo pasado, de los que 3.300 millones corresponden a Seat".

Continúan: "Hace unas semanas, la compañía prometió que se mantendrían las inversiones, pero el anuncio de Müller ha hecho saltar las alarmas. El propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reconoció: “Me preocupa, pero lo desconozco absolutamente”. Un portavoz de Seat indicó que la compañía hará todo lo que esté en sus manos para retener los 3.300 millones comprometidos hasta 2019, pero aseguró ignorar cómo puede verse afectada la marca. En paralelo, Bruselas presentó ayer un documento a los Estados miembros para retrasar y suavizar la puesta en marcha de los controles de emisiones en carretera tras las enormes presiones recibidas de la industria y de los países que producen coches. Bruselas calcula que con los controles reales las emisiones superan entre cuatro y cinco veces el límite permitido. Si los límites se aplican a rajatabla, eso puede dejar parte del parque automovilístico camino del desguace".

7 de octubre, Nuestra Señora del Rosario, Augusto de Bourges, Baco de Betsaloe, Justina de Padua, Marcelo de Capua, Marcos Papa.

¿Quiere hacer un comentario?