Menú Buscar

El Ayuntamiento de Barcelona dedica una plaza al creador de la 'estelada'

Vicenç Albert Ballester Camps, que utilizó como pseudónimo para sus escritos el acrónimo VICIME (que significaba "viva la independencia de Cataluña y muera España"), ya tiene un espacio público con su nombre en Barcelona, promovido por CiU, ICV-EUIA y ERC. En breve, el Consistorio tiene previsto honrar a Lluís Maria Xirinacs, que se autodefinió como "amigo de ETA", con unos jardines.

18.01.2014 18:47 h.
3 min
Inauguración de la plaza en honor de Vicenç Albert Ballester Camps, creador de la 'estelada'
Redacción

El creador de la bandera independentista de Cataluña ya tiene un espacio público con su nombre en Barcelona. Este sábado se ha inaugurado oficialmente la plaza Vicenç Albert Ballester Camps, situada en el cruce del Paseo de Lluís Companys y la calle Comercio, al lado de los antiguos juzgados y muy cerca del Arco de Triunfo y del Parque de la Ciudadela.

La decisión fue aprobada por el pleno municipal del distrito de Ciutat Vella del pasado 4 de julio con los votos a favor de CiU, ICV-EUiA y ERC, y la oposición del PSC y el PP. Sin bien, el primer paso para honrar a Ballester Camps se dio en 2008 -bajo mandato de Jordi Hereu- y entonces sí contó con el voto favorable del PSC, en base a una propuesta lanzada en 1985 por el entonces alcalde Pasqual Maragall.

"Muera España"

La decisión ha recibido las críticas del PP y de Ciudadanos, no solo porque la estelada sea un símbolo que divide a los catalanes, sino porque la figura de Ballester Camps es muy controvertida.

Nacido en 1872 en Barcelona y fallecido en 1938 en El Masnou (Barcelona), fue marino, editor y político que destacó como uno de los activistas independentistas más radicales de principios del siglo XX.

Así, además de ser presidente de la Unió Catalanista, utilizó como pseudónimo para sus escritos el acrónimo VICIME, una palabra que significaba: "Viva la independencia de Cataluña y muera España".

Una figura "muy vigente hoy"

Ello no ha impedido que los políticos nacionalistas hayan alabado a Ballester Camps. El primer teniente de alcalde, Joaquim Forn (CiU), ha calificado al homenajeado como "un insobornable catalán cuya principal preocupación era el pleno reconocimiento de la personalidad nacional de Cataluña", y ha asegurado que su figura sigue "muy vigente hoy".

La concejala del Distrito de Ciutat Vella, Mercè Homs (CiU), ha destacado que plaza esté situada "al lado de lugares cargados de simbolismo para la ciudad y para el país [por Cataluña]", en referencia al Parlamento autonómico, el Borne Centro Cultural y el Paseo de Lluís Companys.

El acto, al que han acudido alrededor de 50 personas, ha concluido con el Canto de la Independencia, escrito por el propio Ballester Camps.

El líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, ha denunciado lo que califica de un proceso de "politización" del nomenclátor de la ciudad, recordando que hace solo unas semanas el Consistorio también ha aprobado poner a unos jardines el nombre de Lluís Maria Xirinacs. El ex sacerdote y activista independentista fue condenado por un discurso pronunciado en Barcelona en 2002 en el que se declaraba "enemigo del Estado español y amigo de ETA y de Batasuna".

Comentar
mikyfrombcn 25/08/2015 - 11:32h
VICIME!! Com ara... Vivim Immersos per la Confrontació Indenpendentista Matareu la Esperança!!!
m.a. 25/08/2015 - 11:32h
Y también tienen su calle entre otros, Sabino Arana, el xenófobo; Josep Pla, espía de Franco; y pronto Samaranch, el falangista. Y contra más impresentable sea el candidato, más posibilidades tendrá de tener una calle con su nombre, en esta desnortada ciudad
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:32h
Em sembla bé que hi hagi un lloc en honor del senyor Ballester, però per mi per oblidar-lo. I sobretot em sembla molt i molt bé que n'hi hagi un en honor del company Xirinacs. Que tots dos tinguin aspectes i detalls negatius és normal, ja que tots en tenim.
Juan Pérez 25/08/2015 - 11:32h
Visc a prop de la plaça més petita de tota la ciutat -tret que em contradiguin amb dades-, la qual no podia tener cap altre nom que el que li van posar: Plaça el Dubte. És així, al catalanisme no hi caben dubtes, ets o no ets, i no hi caben matisos de cap mena. Una pena. Aquesta retòrica feixista del "insubornable català" no presagia a l'horitzó sinó enfrontaments, i dels durs. Una llàstima.
Torrescarcela 25/08/2015 - 11:32h
Me parece que se quedan cortos. Ya podían empezar a dedicar calles y plazas a Carod Rovida, también amigo de ETA, y a todos los presos de Eta. Mientras tanto, Cerdá sigue sin monumento y sin nombre en una plaza que es la antítesis de lo que quería Cerdá, y Vicente Ferrer seguirá en la "lista negra" de los nacionalistas. El primero, porque fue apoyado por Madrid para que realizara uno de los planes urbanísticos más conocidos del mundo en contra de la burguesía catalana, los padres de la burguesia independentista de ahora. Y Vicente Ferrer, supongo que porque no hablaba catalán en la India. Es vergonzoso tanto para el nacionalismo catalán, como para la iglesia catalana, que tengan olvidada a una persona que ha hecho por el buen nombre de Cataluña y de la iglesia más que todos los políticos y obispos catalanes juntos.
¿Quiere hacer un comentario?