Menú Buscar
Elecciones al minuto

El aumento de la participación ha sido menos determinante

Los municipios del área de Barcelona han votado mucho más, pero también lo han hecho los más nacionalistas

27.09.2015 23:46 h.
3 min
La candidata del C's al 27S, Inés Arrimadas, junto al líder del partido, Albert Rivera, siguiendo el escrutinio

La participación récord que se ha registrado en las elecciones autonómicas de 2015 no ha sido, como se esperaba, determinante; no ha dictado el resultado. Y no lo ha hecho porque las fuerzas políticas y sociales que respaldaban las dos opciones independentistas, en torno a Junts pel Sí y la CUP, han movilizado a sus seguidores casi como lo han hecho quienes se oponen a las tesis soberanistas.

La Cataluña menos nacionalista ha aumentado su participación, en algunos casos hasta diez puntos, pero la mas nostrada también lo ha hecho, hasta alcanzar el 80%.

El 77,5% de participación, nada menos que diez puntos más que en 2012, ha servido para fortalecer las posiciones, pero no ha modificado el equilibrio de fuerzas políticas del país que ya se veía reflejado en el Parlament que surgió de las elecciones de 2012, más o menos como el de 2010.

El número de escaños de cada bloque sigue siendo más o menos el mismo, sólo que el reparto interno bascula.

Escaños más 'caros'

Una participación tan elevada, por otra parte, ha encarecido el precio de los diputados. Y eso tiene distintas consecuencias, sobre todo en las circunscripciones más pobladas, las que están peor representadas. Uno de esos efectos es que los 100.000 votos que ha obtenido UDC, que en otras ocasiones se podrían haberse transformado en escaños, no han servido para acceder al Parlament.

Vic es uno de los municipios más representativos de la movilización nacionalista. En 2012 ya registró una altísima participación con un 76,2%, fruto de la cual CiU obtuvo el 49,3% de los votos. Ahora, ha votado casi el 80% del censo y la suma de CDC y ERC ha cosechado el 66,7% de los votos.

CDC y ERC suman lo mismo

Banyoles es otro municipio --12.400 electores-- vinculado a este fenómeno. En 2012, la localidad gerundense registró una participación del 76%, lo que dio el 51,54% de los votos a CiU. Ahora, con casi el 82% de participación la suma de Junts pel Sí ha logrado el 71,65%. Como en el caso de Vic, la suma de CiU y ERC prácticamente se ha mantenido idéntica tres años después.

En el extremo opuesto, L’Hospitalet de Llobregat, una ciudad donde tradicionalmente han ganado fuerzas no nacionalistas, ha registrado una participación del 72,44%, por debajo de la media, aunque seis puntos por encima de 2012. Si entonces el primer partido fue el PSC, ahora ha sido Ciutadans.

En Santa Coloma de Gramenet, que ha ganado casi diez puntos de participación de sus casi 60.000 ciudadanos censados, el PSC continúa siendo el primer partido tras perder cuatro puntos de apoyo popular. C’s sigue como segunda fuerza, aunque con 12 puntos porcentuales más.

¿Quiere hacer un comentario?