Menú Buscar
Primeras planas

El 'Ara' se ceba con Duran y explica sus "negocios" con Aznar

El diario soberanista relata las negociaciones del líder de Unió con Aznar en 1996 para convertir el partido democristiano en la marca blanca del PP en Cataluña. Ignacio Vidal Folch, en 'El Mundo'

21.09.2015 08:56 h.
15 min

ABC: España gana por todo lo alto

El Mundo: Sólo el 16,8% apoya la secesión sin tener la mayoría de votos

El País: Los electores quieren un gobierno fruto de un pacto

La Razón: Desgrecia dos.

Ara: Grècia avala el gir de Tsipras

El Periódico: Tsipras resiste

El Punt Avui: Tsipras aguanta la retallada

La Vanguardia: Sólo un 20% de los catalanes cree que se alcanzará la independencia

Cinco Días: La Caixa abre otro frente

El Economista: Caixa y Sabadell, forzados a irse para garantizar los depósitos

Expansión: Superávit eléctrico

La campaña emboca la recta final sin que Mas y Junqueras hayan pisado un plató de televisión para contrastar sus propuestas con el resto de los candidatos. El papelón le ha tocado a Romeva, que no sabe ni contesta a las alusiones sobre el tres por ciento. Pasan los días y el hiperatleta triatlántico que nada en aguas bravas y en mar abierto se está quedando pequeño, encogido, minúsculo entre el pívot Albiol, el bailongo Iceta y Arrimadas, la sensación de la campaña. Había que ver al jefe de TV3 en plan rijoso y babeante decirle a Inés que ella no necesita maquillaje. Patético, Brauli.

Pedazo de emisión ayer domingo por la tarde. Los mítines a palo seco de los no soberanistas. A pelo, en crudo, sin editar, emisión gore, puro "snuff". Deberían hacerlo más veces en la nostra TV3.

Los periódicos se solazan con la victoria de la selección de Gasol y con la de Alexis Tsipras, reelegido para gestionar el tercer rescate griego ya sin la presión de tener que andar por Bruselas con la cantinela de que Alemania nos roba. Naderías en relación al asunto catalán. Ya no queda nada, pero la contienda se endurece con la presencia en Cataluña de los líderes nacionales. Mas, que hace rato que perdió el oremus, bromeaba ayer como si fuera un indio y Rajoy y Sánchez los grandes hombres blancos. Animó nuestro Toro Sentado a la parroquia a darle un corte de mangas a España, a los bancos y a la madre que los parió a todos plegados. Jau. Con agua de fuego lo celebramos.

En el ABC se ocupan del asunto campañil Janot Guil y Víctor R. Almirón: "Tras pasar el ecuador de la campaña de las elecciones autonómicas catalanas del próximo domingo, los grandes partidos de la política española –PP y PSOE– y los que aspiran a confirmarse como tal en las próximas generales, han tocado a rebato. El desafío secesionista planteado por CDC y ERC, unidos en la candidatura de Junts pel Sí y con el apoyo externo de la CUP, ya es más que una amenaza. Casi todos los sondeos periodísticos que están sazonando la campaña del 27-S plantean que Junts pel Sí lograría en torno al 40% de los votos, y que tendría que apoyarse en la CUP para alcanzar la mayoría absoluta y acercarse, pero sin llegar, a la mitad de los sufragios".

Sigue el texto: "Un ejemplo es el sondeo publicado ayer por ABC, rozando la mayoría absoluta en el Parlamento catalán: con 67 de los 68 escaños que dan la mayoría absoluta. La reacción de PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos sirvió ayer una imagen elocuente. Por primera vez en la campaña catalana, los líderes nacionales de estas formaciones participaron en mítines en Cataluña. En principio, estaba previsto que la coincidencia a cuatro se diera el miércoles, y se repitiera el último día de campaña. Sin embargo, el presidente del Gobierno y líder del PP, Mariano Rajoy, cambió de planes y optó esta semana por participar en un mitin –con butifarrada popular– que el PP celebró ayer en la patria chica de su candidato, Xavier García Albiol. En la Badalona que le puso de alcalde en 2011 y le quiso por mayoría en 2015, aunque fue apeado por un frente de partidos de la izquierda".

En El País, el "prusés" tiene una veta internacional, hispanoamericana por más señas. Escribe Felipe Sánchez: "Los intelectuales de América Latina asisten con preocupación al futuro escenario político y territorial que pueda comenzar a forjarse tras las elecciones catalanas. A menos de una semana para los comicios, voces tan sólidas como los mexicanos Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín, el venezolano Ibsen Martínez, el peruano Santiago Roncagliolo y el colombiano Héctor Abad Faciolince piden a Cataluña que no se separe de España. “Habría que volver a la mesa de los acuerdos, al estilo de la Transición y suspender los discursos del sí y el no”, señala Aguilar Camín. Todos abogan por un país unido y apelan a los lazos históricos y culturales con el continente. Temen que una Cataluña independiente se aleje de Latinoamérica. América y Cataluña han construido una larga relación de intercambio político y cultural. Barcelona ha sido hogar adoptivo de, entre otros autores, tres de los cinco premios Nobel de Literatura latinoamericanos: Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa y Pablo Neruda. Ocho escritores y periodistas latinoamericanos han decidido pronunciarse ahora en EL PAÍS sobre una eventual secesión de Cataluña. Prácticamente todos coinciden en un llamamiento: “Cataluña, no te vayas”".

Cataluña, canta y no llores. Sigue el corrido: "Hace un año, cuando la Generalitat ya estaba metida de lleno en su plan hacia la independencia unilateral, el escritor colombiano Héctor Abad Faciolince se dirigió a los catalanes en un artículo en el diario El Espectador que llevaba este título: “No te vayas, Cataluña”. Ahora, a menos de una semana de las elecciones autonómicas catalanas del 27-S, varios intelectuales, escritores y periodistas latinoamericanos se suman a esa apelación, subrayando que la separación de Cataluña del resto de España implicaría también en cierta forma una ruptura de los lazos con América Latina".

Más: "El director de la revista Letras Libres, Enrique Krauze (México, 1947), descalifica los fundamentos del independentismo: “El fanatismo de la identidad es el opio del siglo XXI. El nacionalismo es una variante común y patética de ese fanatismo. No lo mueve un sentimiento de amor sino una voluntad de poder”, afirma. Un punto de vista que comparte Ibsen Martínez, periodista y novelista venezolano: “Todo me remite a lo que en verdad quería la aristocracia criolla caraqueña liderada por Bolívar: un cortijo propio, un coto para ellos solos”, dice. Martínez (Caracas, 1951) cuestiona las diferencias del presidente catalán respecto al resto de políticos españoles: “El soberanismo de Artur Mas tiene, tal como observó Javier Marías, un espíritu caciquil que, con ser catalanista, es de honda raigambre española”".

En la prensa soberanista destaca una pieza del Ara en contra de Duran. Le reprochan que se hablara con Aznar allá por los mediados de la última década del siglo pasado. Firma la nota Jordi Rovira: "A mitjans dels anys 90, Josep A. Duran i Lleida va plantejar a dirigents d’ Unió la possibilitat de convertir el partit en la marca blanca del PP a Catalunya. Vint anys després, mentre el líder d’ UDC busca vots per al 27-S assegurant que són dipositaris del “gran patrimoni del catalanisme polític” de CiU, ex alts càrrecs de la formació democratacristiana parlen per primer cop d’aquell intent de desvincular-se de Convergència per aliar-se amb els populars. Molts d’ells van conèixer les intencions de Duran un matí calorós d’estiu del 1996, pocs mesos després de la victòria del PP a les generals, quan va convocar una quinzena de persones (el nucli dur del comitè de govern i els dirigents territorials) a una reunió. En lloc de trobar-se a Barcelona, a la seu del carrer València, van fer-ho lluny de mirades curioses i focus mediàtics, en una sala de l’Hotel Melià Sitges, on el partit es reunia a vegades i on fins i tot va fer-hi algun congrés".

Continúa el informe Duran: "“Era una reunió no oficial, discreta, en petit comitè, per tractar un tema únic”, recorda Pere Meroño, exassessor d’Unió i un dels assistents. En aquella sala de la planta baixa de l’hotel hi havia, al voltant d’una taula rectangular, dirigents com Josep Sánchez Llibre, Domènec Sesmilo, Ramon Espadaler, Ignasi Farreres, Enric Millo, Jordi Casas, Eugeni Pérez Moreno i Vicenç Gavaldà, entre d’altres. La majoria desconeixien el motiu de la cita. La reunió va començar amb una anàlisi de Meroño -assegut, amb Duran, a un extrem de la taula- sobre la situació política catalana que incidia en la possibilitat d’aliar-se amb el PP. Allò implicava trencar amb CDC per ocupar l’espai dels populars a canvi que aquests es retiressin de Catalunya. El finançament vindria de Madrid, i Unió tindria consell nacional propi. Aquests eren els grans eixos del pacte".

Más: "L’acord era similar al pacte que Aznar havia signat el 1991 amb Unió del Poble Navarrès (UPN), que va suposar la desaparició del PP a Navarra i la presència d’UPN a les institucions nacionals a través dels populars. Una aliança que emulava la dels democratacristians de la CSU i la CDU a Baviera.

La proposta de fer una cosa similar a Catalunya va sorprendre els reunits a Sitges. “Ningú s’ho esperava”, recorda Millo. “El partit defensava el model confederal i, de sobte, ens deien allò”, explica Gavaldà. “La majoria van quedar absolutament en estat de xoc”, afegeix un altre dels assistents, que prefereix mantenir-se en l’anonimat".

"Domènec Sesmilo, d’entrada, s’hi va posicionar en contra. “Amb mi no hi compteu”, va dir. “Amb tu no hi comptàvem”, li va etzibar Duran. Ningú més va discrepar. “L’ambient era tens i hi havia por de portar la contrària a en Duran”, admet Gavaldà. La reunió va durar unes tres hores, durant les quals els assistents van fer reflexions sobre l’assumpte mentre el líder d’UDC s’hi posicionava a favor, relativitzant el sentiment catalanista. “Ell no ha cregut mai en el nacionalisme”, afegeix un dels presents a la reunió. “Jo vaig veure la primera senyera als divuit anys”, els va dir Duran. La majoria de les crítiques a la proposta es van donar després en converses privades. Espadaler, per exemple -tal com recorden alguns assistents-, es va mostrar preocupat per la reacció contrària dels militants, tot i que no ho va expressar en la reunió".

En opinión y en El Mundo, Federico Jiménez Losantos combina el elemento catalán con el caso Fernando Trueba y escribe: Para entender lo que pasa en Cataluña, fruto podrido de décadas de adoctrinamiento totalitario y de la deserción de los que deberían haberlo impedido, pocos casos tan ejemplares como el de Fernando Trueba al recoger el Premio Nacional de Cinematografía, entregado, con un cheque de 30.000 euros, por el Ministro de Educación, Cultura y Deportes. En una semana, Méndez de Vigo ha logrado tres grandes hitos. Primer hito: como Ministro de Deportes defendió a Piqué de los aficionados que lo pitan por decir "¡Españolitos, os vamos a ganar vuestra Liga!"; "¡Españolitos, vamos a ganaros la Copa de vuestro Rey!", o defiende abroncar al Rey y a España en el Nou Camp como un ejercicio de libertad de expresión.

Segundo hito: como Ministro de Educación ha aceptado suprimir las reválidas, último instrumento del Estado para impedir que analfabetos del gusto de la tribu autonómica alcancen cualquier título. Por ejemplo, Piqué como Doctor en Esputología por la Universidad de Barcelona. Tercer hito: Méndez asistió sonriente al discurso de Trueba, que dijo que 'no se había sentido español en su vida ni cinco minutos' (difícil infancia la suya) y que en la Guerra de la Independencia hubiera querido que ganaran los franceses, porque, dice, él siempre va con los que pierden".

Sigue: "El provincianismo disfrazado de cosmopolitismo es típico de los que, sin leer a Larra, lamentan haber nacido en "Este país". La casta cultiprogre de los Trueba trinca el dinero común, se proclama apátrida y celebra cuanto de malo le suceda a la nación cuya ubre ordeñan".

Ignacio Vidal Folch escribe ahora en El Mundo y se ocupa hoy del caso de la candidata podemita de Lérida que llamó "gilipollas" a una asistente a un mitin que jaleaba con entusiasmo. Pensaba que los micros estaban cerrados, pero no. Sostiene Vidal Folch: "Rumiando en este asunto, me entra vértigo. ¿Y si eso lo piensan también otros? ¿Y si saben que su programa es una locura y se dicen: 'Fíjate si son gilipollas que nos hacen caso?'. Pero no, no tienen esa lucidez. Y por eso es más meritorio lo de Meritxell. Ahora bien, no te recomiendo, querida Meritxell, que extiendas esa admirable sinceridad política a la vida privada. Cuando tu marido te diga 'amor mío', Meritxell, no le respondas: 'Gilipollas'".

21 de septiembre: Santos Mateo evangelista, Alejandro de Baccano, Cuadrado de Grecia, Maura de Troyes, Pámfilo de Roma y Cástor de Apt.

¿Quiere hacer un comentario?