Menú Buscar

El 12 de octubre, a la plaza de Cataluña

@
11.10.2014
5 min

Sociedad Civil Catalana ha convocado a los catalanes a concentrarse en la emblemática plaza de Cataluña de Barcelona el día 12, al mediodía. Otras asociaciones como España y Catalanes, Convivencia Cívica Catalana, Plataforma Hispanoamericana de Cataluña, 12 de octubre, etc., que promovieron las concentraciones otros años, han convocado una hora antes una manifestación que partirá del cruce de Provenza con Paseo de Gracia y convergerá en la plaza de Cataluña. El lema de la manifestación, "La nación de todos", y el de la concentración, "La España de todos", expresan perfectamente el deseo de la mayoría de los catalanes de reforzar los lazos afectivos que nos unen al resto de españoles, mantener una unión política, social y económica que tanta prosperidad ha traído a los catalanes durante los últimos 300 años, y defender la Constitución que garantiza el libre ejercicio de derechos fundamentales dentro de un marco democrático homologable con los de otros países europeos. Queremos seguir siendo lo que somos: catalanes, españoles y europeos.

Ha llegado el momento de que el Gobierno español utilice todas las armas de que dispone para poner orden en casa

Desde hace unos cuantos años, el Gobierno catalán y los partidos que lo sostienen en el Parlament han alentado organizaciones nacional-independentistas con el propósito declarado de romper el pacto constitucional que tan trabajosamente alcanzaron las dos Españas en 1978, y que evitó que se cumpliera una vez más la profecía de Machado y una de las dos Españas acabara helándonos el corazón a unos u otros. No deja de ser hasta cierto punto una paradoja que este proyecto fratricida, sectario y profundamente reaccionario lo haya desempolvado el Gobierno catalán justo cuando Cataluña ha alcanzado el nivel más alto de autonomía nunca logrado, y España, tras ceder gran parte de su soberanía a la UE, atraviesa un momento económico delicado. Sólo hasta cierto punto, digo, porque ha sido precisamente la circunstancia de estar en la UE lo que ha dado alas al Gobierno catalán, que llegó a pensar en su delirio que podía romper España, aprovechando su momentánea debilidad económica y política, sin salir de la UE ni perder sus principales mercados: el resto de España y los principales países de la UE.

El proyecto fracasó el mismo día en que la Comisión Europea y los principales Estados europeos rechazaron el plan de secesión que se les ofrecía desde Cataluña y los dirigentes europeos recordaron a Mas que, además de un asunto interno, la secesión de Cataluña implicaría su exclusión inmediata de la UE. Pero una vez ya iniciado el camino de la confrontación equivocada, a Mas sólo le quedaba seguir arrastrando la cruz hacia el calvario para evitar que le tildaran de traidor a la causa. De ahí que haya prolongado la farsa de la consulta, una consulta que sabía perfectamente que el Gobierno español no le iba a permitir realizar. A Mas ya sólo le queda una carta antes de hacer mutis por el foro: convocar nuevas elecciones plebiscitarias y dejar que sean Junqueras y Forcadell quienes convoquen de nuevo la consulta o proclamen unilateralmente la independencia.

Hemos ganado la partida del 9N pero no la guerra. El Gobierno y el Parlament de Cataluña van a seguir incumpliendo la Constitución y las sentencias de los tribunales e intentando crear estructuras de Estado para deslegitimar y desestabilizar desde ellas el Estado. Ha llegado el momento de que el Gobierno español utilice todas las armas de que dispone para poner orden en casa. No es aquí el momento ni el lugar pero citaré dos medidas imprescindibles para empezar a poner remedio a la situación. Primera, el Gobierno español tiene que garantizar la utilización del castellano como lengua vehicular y el acceso de cualquier ciudadano español con la titulación adecuada al sistema educativo catalán. Segunda, el Gobierno español debería hacerse cargo de pagar a los proveedores de servicios básicos (educación y sanidad) y descontar esas cantidades de las transferencias a Cataluña. Se necesita firmeza, si no queremos enfrentarnos a situaciones similares a las vividas durante estos dos últimos años.

Por las libertades, por la concordia y la prosperidad, el 12 de octubre a la plaza de Cataluña.

Artículos anteriores
¿Quién es... Clemente Polo?
Clemente Polo
Catedrático de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).
Comentar
m.a. 25/08/2015 - 11:23h
Y obligar a tv3 a transmitir un 50 % de la programación en lengua española.
Ruetrousseau 25/08/2015 - 11:23h
Completamente de acuerdo con las exigéncias del articulista y del comentarista "m.a."
MCL 25/08/2015 - 11:23h
Firmeza y decisión urgente para las medidas que propone el articulista. Añadiría otra más . La justicia, es fundamental una justicia que no esté viciada por la política, que en Cataluña lo está.Aquí vemos al asesor jurídico del Sr. Mas y algunos de los jueces que abogan por "romper la legalidad". No puede ser mas evidente el despropósito.
Eduardo Pinzolas 25/08/2015 - 11:23h
Coincido yo también con el análisis esbozado por el sr. Polo en su texto y con las medidas urgentes requeridas para empezar a revertir la situación y reducir el arsenal financiero de los gobiernos catalanes. En cuanto a TV3, admitiendo que el tratamiento lingüístico propuesto por m.a. garantizaría una tv pública más respetuosa con la realidad sociolingüística catalana siendo los ciudadanos los verdaderos propietarios de ese medio que pagamos entre todos, creo que, para empezar, sería suficiente con cambiar el sistema de designación y control de los órganos directivos de la CCMA para avanzar hacia una mayor neutralidad y pluralidad de los medios, una medida que, por otra parte, debería tomarse con todas las tv y medios públicos del Estado.
Eduardo Pinzolas 25/08/2015 - 11:23h
(2)De todas formas, confieso que soy desgraciadamente escéptico respecto a que el Gobierno tome estas medidas alguna vez. Ahora, con mayoría absoluta y sin depender del apoyo parlamentario de los nacionalistas, sería un momento adecuado, pero me temo que no se tomarán. A la vez, soy consciente de que es un asunto delicado y complejo, pues tales medidas serían objeto de más victimismo y de acusaciones de opresión cultural y recentralización y ya sabemos por experiencia lo susceptibles que son y lo acomplejados que han sido y son los gobiernos del PP y del PSOE ante tales acusaciones por parte de los nacionalistas. Habría que analizar también el efecto social y calcular hasta qué punto serían bien o mal asumidas y redundarían o no en un crecimiento de la base social del secesionismo a corto, medio o largo plazo.
CharoBCN 25/08/2015 - 11:23h
Muy de acuerdo con usted Sr Polo. Parece que se aproxima el momento de concretar las cosas. Sus prouestas van en esa línea. Me parecen muy acertadas. Supongo que los "terceristas" y los "federalistas asimetricos" no estaran de acuerdo con usted. Es hora que empiecen a quitarse las caretas para que podamos saber quien es quien, tanto en los partidos como en las entidades. Cree usted que SCC esta de acuerdo con sus propuestas?
¿Quiere hacer un comentario?