Menú Buscar

Demasiados atípicos y poco negocio en las cuentas de la banca pequeña llamada a fusionarse (y II)

Carlos Díaz Güell
13 min

Iniciado un nuevo proceso de fusiones en la banca española que supondrá un sustancial recorte del número de entidades --actualmente son catorce las supervisadas por el BCE-- y descartadas posibles integraciones entre iguales, ya que ello no supondría mejora alguna de la eficiencia y que según el subgobernador del Banco de España, Restoy, debe ser el objetivo perseguido por todas las operaciones operativas que se puedan emprender, las miradas se centra en las siete entidades pequeñas, conocidas coloquialmente como los "siete enanitos" que se suponen se han convertido en el objeto de deseo de los grandes bancos españoles y, posiblemente, de algún extranjero.

CaixaBank sigue atenta a posibles compras en España que le den mayor cuota de mercado en determinadas regiones

Restoy en esto ha sido claro al manifestar recientemente que nos olvidáramos de fusiones entre iguales, ya que de lo que se trata es de hacer frente a la baja rentabilidad de la industria, generalizada a nivel europeo y agravada, entre otras cosas, por los bajos niveles actuales de tipos de interés, lo que supone una exigencia de un nuevo ajuste del sector para cumplir con los requisitos de liquidez que "afecta a su capacidad para generar resultados".

Y tanto es así que alguna entidad ya ha empezado a moverse. Es el caso de CaixaBank cuyo director general, Alcaraz, destacaba hace unos días que la antigua Caixa sigue atenta a posibles compras en España, que le den mayor cuota de mercado en determinadas regiones.

Pero el mercado no está fácil y la banca --grande, pequeña y mediana-- se mueve en unos niveles de eficiencia que retratan la realidad económica de España, de la que se salvan, aunque con diferencias, las entidades cuyas cuentas de resultados dependen del negocio exterior.

En todo caso, el informe recogido la pasada semana tiene como objeto el análisis de la situación de las siete entidades que están en el punto de mira de las entidades compradoras y como ya se señalaba en la anterior entrega, sus cuentas son manifiestamente mejorables.

No hay problemas de sobreinversión, sino más bien de infracrédito y consiguiente baja rentabilidad de los activos

Así, si de lo que se trata es de analizar el volumen de créditos a clientes sobre el activo total, se observan porcentajes relativamente muy reducidos en las entidades que vendieron créditos malos a la Sareb y sólo Kutxabank y Cajamar --que no hicieron traspasos-- están por encima del 70% mientras el resto se queda en torno al 50%. Es más, en lo que se refiere a la ratio entre créditos y depósitos, son precisamente esas dos entidades las únicas que se acercan al 100%, sin alcanzarlo, mientras Ibercaja (donde sólo hubo traspasos en su absorbida Caja3) se queda cerca del 80%. El resto, muestra índices menos satisfactorios. En cualquier caso, está claro que no hay problemas de sobreinversión, sino más bien de infracrédito y consiguiente baja rentabilidad de los activos.

Del análisis de la gestión de las siete entidades, que forman parte del grupo analizado y susceptible de dejar de tener vida propia en un futuro, se desprende que los créditos vendidos a Sareb se han sustituido por bonos de este organismo. Por eso y analizando la cartera de renta fija, tanto la disponible para la venta como la que se mantiene a vencimiento, las dos entidades que no hicieron traspasos a la Sareb, son los que la tienen más reducida (la cartera de renta fija), siendo Kutxabank la que menos cifra de ROF ha logrado con la cartera en estos últimos tiempos. Mientras tanto, Unicaja, Ibercaja y Abanca tienen un enorme importe de renta fija, entre la mitad y dos terceras partes de la cifra de crédito, siendo preocupante el hecho de que al vencimiento, la Deuda de Estado no se podrá reinvertir, ni de lejos, a igual rendimiento.

Por lo que respecta a la liquidez tomada del BCE, ésta se aproxima al 10% del activo total en cuatro de las siete entidades, lo que se considera claramente suficiente y que permite refinanciar las carteras de renta fija.

Las ratios de capital, sin entrar en la calidad de los mismos, resultan razonablemente elevadas, aunque, sin duda, tienen altos niveles de Activos Fiscales Diferidos (DTA), salvo Kutxabank y Cajamar.

Al adentrarnos en las cuentas de resultados del primer semestre de 2015 de las siete entidades, lo primero que sorprende es que cuatro de ellas tienen unos niveles de Resultados por Operaciones Financieras (ROF) que se consideran disparatados, situados entre el 0,7 y el 0,9% de los activos. Kutxabank repite como la que menos trading realiza, mientras Ibercaja y Cajamar tampoco han recurrido mucho a esta vía, al menos en este semestre.

En lo que al margen de intereses se refiere, destaca en negativo Abanca por la elevada renta fija y en positivo Cajamar, debido a su alto nivel de crédito y, probablemente, al rendimiento de éste.

Las siete ratios de eficiencia exROF que aquí vemos son manifiestamente mejorables

En cualquier caso, quizás resulte más representativo del nivel real de negocio de cada entidad comparar las ratios de comisiones. Aquí lideran Cajamar --sin duda con mucha comisión ligada al crédito-- y Kutxabank, donde ocurre lo mismo y además aparece como la entidad con mayor negocio real de todas. En el extremo opuesto, Abanca y Unicaja, aunque ésta última está sesgada a la baja por Ceiss.

La ratio de eficiencia mide los gastos de explotación en porcentaje del margen bruto, y en el análisis que se realiza se ha deducido de éste último algunas partidas atípicas como los ROF --que no son recurrentes, al menos en su elevado valor actual-- o que no generan caja como la puesta en equivalencia, que no pasa de ser un apunte contable, incluso con extraordinarios en algún caso.

El principal comentario es, sin duda, que las siete ratios de eficiencia exROF que aquí vemos son manifiestamente mejorables, ya que incluso el más bajo --el de BMN, influido por los ajustes impuestos por Europa-- se sitúa alrededor del 56% , considerándose que todo lo que rebase el 50% es susceptible de mejora. Sólo otra entidad --Ibercaja-- está por debajo del 60% (aunque pegada a ese nivel). Kutxabank y Unicaja son las que mayor cifra absoluta de gastos tienen y presentan ratios del orden del 65%, como Liberbank, que son francamente malos. Cajamar está mucho peor. Y lo de Abanca, en opinión de los analistas, rebasa todo lo imaginable.

Puesto que la generación de margen bruto, vía volumen, está limitada por el escaso crecimiento previsible del crédito, y vía margen, por el bajo nivel previsible de tipos durante un largo tiempo, solo queda la vía de optimización de gastos de explotación. Sin duda, ésta es la principal justificación de las operaciones de integración que se están vaticinando.

El resultado de explotación exROF (y ex Puesta en equivalencia) es el mejor indicador de la capacidad de las entidades para generar resultados típicos. La conclusión es que resulta demasiado bajo en las siete entidades, todas lejanas respecto del 1% y varias que no se alejan incluso del 0,5%. Antes de la crisis, no había ninguna por debajo del 1%.

La mejor ratio de resultado de explotación típico es la de BMN, que sin duda está influido por su menor cifra de gastos. Con posterioridad aparecen Ibercaja y Kutxabank, que presentan mayores niveles de ingresos pero también muchos gastos.
En un punto medio, dentro de la general insuficiencia, se encuentran Liberbank y Unicaja.

Puesto que la generación de margen bruto, vía volumen, está limitada por el escaso crecimiento previsible del crédito, y vía margen, por el bajo nivel previsible de tipos durante un largo tiempo, solo queda la vía de optimización de gastos de explotación

Los analistas son especialmente duros con Abanca, en donde los gastos son incluso mayores que los ingresos recurrentes y la entidad sobrevive en base a los altos ROF que ha generado (el pasado ejercicio tenía abono de badwill e impuestos). Por su parte, la ratio de Cajamar es también ciertamente reducida y, aunque se comprueba que esta entidad presenta bastantes ingresos típicos, tiene también un excesivo nivel de gastos. Parece claro que esta entidad, que en realidad es un SIP de cooperativas tendría mejor futuro si acometiera un recorte de oficinas y personal.

El nivel de provisiones está muy en función de si se dispone o no de abundantes resultados extraordinarios generados. Así, las únicas tres entidades que sanean casi el 1% tienen al mismo tiempo o una fuerte plusvalía (Euskaltel) en el caso de Kutxabank, o muchos ROF en los de BMN y Liberbank.

Resulta inquietante esa correlación, de manera que se provisione más cuando hay extraordinarios y relativamente poco cuando no los hay. Aunque también se encuentran casos como el de Abanca con mucho ROF (y también plusvalías en la parte baja) pero no excesivo nivel de provisiones. Conviene destacar también a Unicaja con mucho ROF, no demasiado saneamiento y que lo que hace es dar más nivel de beneficio que otros.

Los niveles de ROA son relativamente reducidos en Cajamar, BMN Abanca e Ibercaja. Y algo más elevados en Kutxabank, Liberbank (quizás porque cotiza en Bolsa) y Unicaja.

Los niveles de ROE en términos generales son paupérrimos salvo dos entidades que rebasan el 10%, cota a la que solo aspiran en el sector –de momento- Bankinter y Bankia. Es el caso de Liberbank y Unicaja y, respecto a las de mayor ROA, se cae de la lista Kutxabank porque tiene muchos Fondos de Prensiones, que hacen de denominador en esta ratio. No se entiende las altas cifras de beneficio que dan estas dos entidades, cuando es probable que tengan una calidad de activos susceptible de mayores coberturas. Quizás tenga algo que ver la elevada cifra de beneficio de un año antes (Liberbank dio hace un año 104 millones de beneficio y Unicaja 544 por abono de badwill). Las dos más bajas son Abanca y Cajamar, como en otras ratios.

Post-it

Hay badwill cuando, en un proceso de fusión por incorporación, el valor pagado por las acciones o derechos sociales sea menor al capital propio tributario de la sociedad absorbida.

El término Trading hace referencia a operar en los mercados financieros con un horizonte temporal muy corto. Pueden ser tan cortos los intervalos hasta llegar al punto de comprar y vender en un mismo día, por lo que se conoce como day-trading.

Sistema Institucional de Protección (SIP), es básicamente un acuerdo de colaboración en base a un convenio o, si se quiere, un mecanismo de consolidación de entidades de crédito y concebido para su mutua autoprotección. Al proceso de agrupación de varias entidades bajo un SIP se lo conoce popularmente como fusión fría.

Esquema de Protección de Activos (EPA), es un aval otorgado por el FROB a los bancos que adquieren alguna entidad financiera en problemas para cubrir potenciales pérdidas en la cartera de créditos del banco adquirido.

Return on equity (ROE) es la rentabilidad contable que obtiene el capital propio y que es el cociente entre el beneficio neto y los recursos propios. En definitiva indica la rentabilidad sobre recursos propios.

ROF.- Indica las diferencias entre el total de beneficios por operaciones financieras y las pérdidas por este tipo de operaciones.

ROA.- Ratio que resulta de dividir los resultados antes de impuestos por el activo total medio que en algunas publicaciones se denomina balance total medio. En definitiva, lo que muestra es la rentabilidad económica del negocio.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carlos Díaz Güell?
Carlos Díaz Güell

Empezó en el periodismo escribiendo de economía cuando nació 'El País' y hoy sigue haciendo lo mismo. Entre las dos fechas, ha tocado todos los palillos de la comunicación: ha dirigido periódicos económicos, facultades de periodismo y se ha responsabilizado de la comunicación en la Administración Pública o empresas y entidades como Iberia o el Banco de España.

¿Quiere hacer un comentario?