CDC rompe con el PP en Castelldefels y UDC protesta: "Las cosas no se hacen así"

Mal ambiente en el Consistorio de Castelldefels, la segunda ciudad más importante de Cataluña gobernada por los populares: Convergència decide romper con el PP, y no lo anuncia antes ni al propio PP ni a sus socios de Unió.

24.10.2013 17:12 h.
6 min
Título de la imagen
Carles Bellsolà

El acuerdo de gobierno en el Ayuntamiento de Castelldefels (Barcelona), uno de los dos grandes pactos todavía vigentes de la época de cortejo entre convergentes y populares, iniciada en la anterior legislatura autonómica, y descabezada por la deriva soberanista de Artur Mas, llega a su final. La agrupación local de CDC en la población ha anunciado este jueves que rompe el pacto de gobierno con el PP, que gobernaba hasta ahora en la ciudad con sus ocho regidores y el apoyo de los dos de CDC (Francisco Javier Amate Paz y Santiago Barona García), uno de UDC (David Grau Castroverde) y dos independientes (Juan Galmés Masas y Màxim Costa Martínez).

Desde la agrupación local de CDC en el municipio se ha explicado que la decisión de romper el pacto con el PP se estaba debatiendo hacía meses, y se ha asegurado que, si bien ha influido el clima actual entre los dos partidos en relación al proceso de preparación de un referéndum secesionista, también se han tenido en cuenta aspectos estrictamente locales.

Además, confían en que UDC seguirá los pasos de CDC y también romperá con el PP. Sin embargo, al menos de entrada, esto no está confirmado. Y es que por parte de los democristianos la primera reacción ha sido airada.

UDC y el PP se enteran por la prensa

"Las cosas no se hacen así", ha lamentado el secretario de Organización de UDC, Benet Maimí, según recoge El Periódico. El dirigente democristiano se ha quejado especialmente de haberse enterado "por la prensa" de la decisión de CDC de Castelledefels, y ha recordado que la federación de CiU tiene "mecanismos internos" para resolver estas cuestiones. De igual forma, ha precisado que su representante en el ayuntamiento de la población no había visto ningún motivo para la ruptura del pacto.

También se ha mostrado indignado con las formas de CDC el alcalde de la ciudad, el popular Manuel Reyes. En declaraciones a CRÓNICA GLOBAL, ha resaltado que, a pesar de que ya sospechaba que la formación convergente podía aprobar romper el pacto de gobierno en la asamblea que celebraron el jueves por la tarde, no ha tenido "ninguna comunicación" oficial de CDC hasta que ha escuchado la noticia "esta mañana en RAC1".

Reyes, que también es diputado autonómico, ha destacado igualmente que "a nivel local", entre las dos formaciones había "un gran entendimiento", y que PP y CDC habían coincidido en los proyectos fundamentales del equipo municipal para este mandato, como por ejemplo "la rebaja de la presión fiscal" y la reforma del paseo marítimo, que "ya se está llevando a cabo". "No veo mayor discrepancia", ha resumido.

La política catalana, "en el Parlamento [autonómico]" 

A pesar de que no ha querido hacer ninguna conjetura sobre las razones que han podido llevar a CDC a tomar esa decisión, sí que ha apuntado algunas pistas. Por ejemplo, ha recordado que "los gobiernos municipales tienen que ocuparse de los problemas municipales", y que "para hacer política nacional [refiriéndose en Cataluña] hay otros estamentos, como el Parlamento [autonómico]".

Reyes ha precisado que la ruptura del pacto todavía no es firme, y ha invitado a CDC a "reflexionar", porque "hay mucho trabajo que hacer" en el municipio, y está también el "mandato de los ciudadanos", que en las elecciones de 2011 "pidieron un cambio". Sin embargo, y si se confirma la ruptura, se ha mostrado confiado en poder seguir gobernando sin los hasta ahora aliados suyos, como ya hizo en los tres primeros meses tras las elecciones, hasta que se cerró el acuerdo PP-CiU.

En este sentido, Reyes ha recordado que el PP ya gobierna en minoría en la mayor población catalana en sus manos, Badalona (Castelldefels es, precisamente, el segundo municipio catalán más grande gobernado por el PP), y que en capitales como Tarragona y la misma Barcelona también se gobiernan en minoría. "Estamos en perfectas condiciones de continuar la tarea", ha remachado.

El rompecabezas del consistorio

Pese a la confianza de Reyes, la distribución actual del Consistorio de Castelldefels no presenta un panorama claro. Con sus ocho regidores, suponiendo que los dos regidores independientes de la AVVIC sigan manteniendo el pacto con el PP, y suponiendo también que el representante de UDC imite a sus socios convergentes, Reyes contaría con 10 votos, en un consistorio de 25 concejales.

Claramente en la oposición hay otros 10 regidores, los 7 del PSC y los 3 de ICV-EUiA. En el medio, con la posibilidad de apoyar a ambas opciones en cada votación, están los dos concejales de CDC, el de UDC, y dos no adscritos. Para acabar de complicar la situación, estos dos ediles no adscritos son los números uno y cinco de la lista de CiU en las elecciones, Anna Maria Pérez (CDC) y Albert Sáenz (CDC), que abandonaron el grupo en abril, precisamente en desacuerdo con la marcha del pacto con el PP.

Además, los dos habían dejado anteriormente el equipo de gobierno municipal: Pérez, en septiembre del 2012, alegando motivos personales; Sáenz, en diciembre del 2011, después de que fuera denunciado por un presunto acoso laboral y que el alcalde Reyes le retirara la confianza.

¿Quiere hacer un comentario?