Menú Buscar

Cataluña sigue sin ley electoral propia

Los intereses contrapuestos en el sistema para traducir los votos en escaños hacen encallar la iniciativa. Cataluña es la única CCAA sin sistema electoral propio.

07.07.2015 14:30 h.
4 min
El pleno del Parlamento Autonómico, en la votación del debate de totalidad de la propuesta de ley electoral, en mayo de 2015
Redacción

El enésimo culebrón de la ley electoral catalana se ha vuelto a cerrar en falso. La ponencia del Parlamento autonómico que trabajaba en una normativa electoral ha celebrado este martes su última reunión sin que los partidos hayan podido llegar a un acuerdo. Por tanto, el proyecto de ley que elaboraban no llegará al último pleno de la legislatura, previsto para el 22 de julio. Y como los proyectos de ley decaen al disolverse la Cámara, Cataluña seguirá sin ley electoral propia.

El desacuerdo ha venido por el núcleo de la ley, el sistema electoral. Es decir, la forma de traducir los votos en escaños. Este punto ha separado a los partidos desde el inicio de los trabajos de la ponencia -o incluso desde antes-. Por intereses electorales obvios.

Intereses contrapuestos

A CiU y ERC les beneficia a priori un sistema que prime la representatividad del territorio por delante de la proporcionalidad. Todo lo contrario que a PSC, PP, ICV-EUiA y C's, que concentran sus votos sobre todo en el área metropolitana de Barcelona, y que proponían modelos electorales en los que predomine la proporcionalidad.

Además, las leyes electorales deben aprobarse por mayoría cualificada de dos tercios del Parlamento autonómico (90 de los 135 diputados). Por tanto, los 71 escaños conjuntos de CiU y ERC no daban una mayoría suficiente. Y ni siquiera el concurso de los tres parlamentarios de la CUP o de la diputada no adscrita Marina Geli (ex PSC) era suficiente.

Esta disparidad de criterios sobre el sistema electoral es la que ha hecho que Cataluña sea la única CCAA sin ley propia. Cataluña se rige por la Ley Electoral General, de acuerdo a una disposición transitoria del Estatuto de 1979 -prorrogada en el de 2006- que, en principio, debía regular únicamente las elecciones autonómicas de 1980.

El fallido intento de 2010

En el pasado ya ha habido diversos intentos de los partidos catalanes por elaborar una ley electoral. Y siempre han resultado fallidos. El más destacado fue el teórico consenso de 2010, durante el segundo tripartito. Entonces, una propuesta de expertos externos a los partidos -pero designados por estos- murió sin acuerdo, después de haber cosechado, primero, el escepticismo del PSC, y después, el bloqueo de CiU. La inciiativa la lideró el entonces consejero de Gobernación y ahora condenado por contrabando de tabaco, Jordi Ausàs.

Inmediatamente después de fracasar esa propuesta llegó al Parlamento autonómico una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para elaborar una ley electoral. Pero esta los partidos mantuvieron hibernada esta ILP cinco años, de forma que no llegó al Pleno hasta febrero de este año, ya con el 27S y la disolución de la Cámara en el horizonte.

Desde entonces, los partidos han acelerado los trabajos con la idea de cerrar la nueva ley antes del final de la legislatura. Especialmente por parte del bloque soberanista. Entre otras razones, porque de esta forma el 27S podría celebrarse con la supervisión de una Sindicatura Electoral catalana, que supervisaría los comicios ejerciendo el papel que ahora tiene la Junta Electoral Central.

Comentar
JuanPerez 25/08/2015 - 11:11h
No podem acordar una llei electoral i anirem sobrats per a declarar la independència unilateralment, amb una majoria d'escons, que no pas de persones, així es coneguin els resultats electorals d'unes eleccions "autonòmiques"? Si això fos una pregunta literària hauria de pertànyer, potser, a Alícia al país de les meravelles, secció disbarats diversos, andròmines, babuismes i d'altres extravagàncies... La sensació de repetició ad nàuseam de l'absurd polític català fa fàstic, fins i tot per sobre del riure que aixeca la profunda divisió de les forces polítiques que no fan altra cosa que lloances a la unitat impossible...
Pepitox 25/08/2015 - 11:11h
Es lamentable que no haya ley que fije el sistema electoral, pero es una excelente noticia que el proyecto que se traían entre manos no haya salido, ya que pretendía poner el proceso electoral en manos de una "sindicatura" nombrada políticamente, saltándose el excelente control democrático de las elecciones que llevan años realizando las juntas electorales central, provinciales y de zona. Es decir, allí donde hay separación de poderes, en el tema más delicado si cabe, pretendían cargarse la propia separación de poderes y poner a políticos al frente del control y vigilancia de las elecciones. Algo habitual en Cataluña pero que se ha podido evitar... por ahora. En esto la verdad es que estamos de enhorabuena.
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:11h
Me n'alegro MOLT. Perquè tots els projectes que jo he llegit eren erràtics: que si com a Alemanya, que si circumscripcions segons les vegueries, ... La llei actual m'està relativament bé i tant se me'n dóna que sigui nostra o "central".
Olegario 25/08/2015 - 11:11h
Para cambiar la ley electoral de Cataluña es necesario que cambie la mayoría parlamentaria. Esto es,hoy por hoy imposible, ya que la actual está instalada en "la representació del territori", que le da sobre-representación respecto a la masa de ciudadanos que la sustenta. No cabe esperar un "hara-kiri" voluntario. Lo que merecen es que aumente la paticipación, que ganen en escaños los partidos perjudicados y que aprovechen para poner las cosas en su sitio y hacer una ley PROPORCIONAL pura (Cataluña, circunscripción única). Aunque se definen demócratas, son impostores, tramposos y "okupas" de la legitimidad; encima que son menos, se consideran los únicos catalanes "de debò". ¿Merecen aprecio o desprecio?
Alquife 25/08/2015 - 11:11h
Un "figura" de los que se dedican a erradicar todo vestigio de españolismo sugirió que en lugar de Provincia de Gerona de dijera Comarques Gironines o tarraconines etc. ya que lo de Provincia sonaba a triunfo de los "ocupantes" (Pro-victoria) y para combatir a los malos nada mejor que hacer desaparecer el nombrecito. El problema viene cuando la Provincia como demarcación electoral y como tinglado para medrar (Diputaciones) es "negoci" y entonces valen las normas de Madrit.¡¡Que jodios estos, estan siempre "al plato y a las tajas". Cuando sea mayor quiero ser como Rull o, en su defecto, como Turull. Ahora que no tengo a Floriano.......
¿Quiere hacer un comentario?