Menú Buscar

Catalán y castellano

Francesc Moreno
7 min

Los autos del TSJC en los que se ordena a cinco escuelas a dar un 25% de las clases en castellano ha vuelto a poner sobre la mesa, por enésima vez, el debate sobre la inmersión lingüística en Cataluña. El debate tiene diversas aproximaciones. La primera, el derecho de las familias a que sus hijos reciban enseñanza en la lengua materna de, al menos, el 50% de la población. La segunda, el derecho del Estado a que su lengua oficial sea usada como lengua vehicular en toda su geografía. La tercera, el derecho de los catalanes a que una de sus ventajas competitivas, el bilingüismo de nuestra sociedad, no sea desperdiciado por intereses políticos y corporativos.

No consigo entender que establecer que un 25% de las clases se impartan en castellano sea un atentado contra el catalán, lengua en la que se darán el 75% restante. Debo de ser muy estúpido

De entrada no consigo entender que establecer que un 25% de las clases se impartan en castellano sea un atentado contra el catalán, lengua en la que se darán el 75% restante. Debo de ser muy estúpido. El argumento de que los niños aprenden igual el castellano es del mismo calibre que afirmar que el catalán no estaba discriminado en la escuela franquista porque las familias y la sociedad continuaban usándolo. Ya puestos, si los niños no van a la escuela también aprenderán ambos idiomas.

La realidad es que la inmersión lingüística, hoy, es tan sólo un instrumento político que trata de separar a los catalanes de una parte esencial de su cultura. Se trata de hacer buenos nacionalistas, que no se sientan españoles, y creen que eliminando el castellano de la escuela este objetivo se consigue, sobre todo si se acompaña de una versión de la historia unilateral y manipuladora. La clase política catalana, salvo C's y en parte el PP, defiende esta opción con ahínco para los hijos de los demás, aunque se la salta en muchos casos para sus propios hijos a través de escuelas privadas que no practican la inmersión en catalán. La historia de persecución del catalán, la facilidad para aprender el castellano y la presión ambiental han hecho que durante años muchos padres hayan aceptado como un hecho inevitable la inmersión. Pero no conozco a nadie, algún fanático habrá pero no los conozco personalmente, que no prefiera llevar a sus hijos a una escuela trilingüe, si puede pagarla claro, que llevarla a una escuela con inmersión. Cuestión de puro sentido común.

Leo que desde el Govern se quejan de que el TSJC invade competencias de la Generalidad. Efectivamente lo hace, pero porque la Generalidad lleva años incumpliendo las resoluciones de los tribunales con el mayor descaro. Si la Generalidad hubiera actuado, como es su obligación, el problema no existiría. Un país en que el Gobierno se salta sistemáticamente las resoluciones de los tribunales no puede calificarse de tener un sistema político democrático. Un mínimo respeto por la división de poderes es consustancial a la democracia.

El tratamiento escolar de la existencia de dos lenguas ampliamente implantadas en un territorio puede ser diverso. Las soluciones en el País Vasco, Galicia o Baleares son distintas. Pero si quien tiene la competencia, en el ámbito del respeto a las resoluciones del Tribunal Constitucional, del Tribunal Supremo y de otras instancias judiciales, no lo hace, es lógico que sea el poder judicial quien actúe para que sus sentencias no se queden en papel mojado.

El adoctrinamiento político de los niños es un signo de que en Cataluña la democracia está amenazada seriamente. Sólo los países con regímenes autoritarios utilizan la escuela para sus fines con la falta de pudor que se hace en Cataluña

Soy de los muchos catalanes que han vivido desde niños en un ambiente familiar bilingüe. Respeto que otros catalanes se sientan vinculados exclusivamente al catalán o al castellano. Entiendo que esas personas prefieran líneas separadas. No es mi caso. A mí me sirve una solución como la del TSJC, que obliga a que todos, en diferente medida, aprendan en las dos lenguas. Mi formación en catalán sufrió las carencias propias de la época y siempre he arrastrado esta mala formación de base en el lenguaje escrito y en la falta de un vocabulario que no fuera el de la cotidianidad. Las lecturas de mayor han corregido en parte la situación pero soy de los convencidos que lo que no se aprende antes de los veinte años siempre cuesta mucho de recuperar.

Creo también que este bilingüismo tan nuestro, además de ser un signo de identidad que debería ser protegido por los poderes públicos por este simple motivo, es también una ventaja competitiva en un mundo global. Los bilingües tenemos el cerebro mejor adaptado para aprender otros idiomas y, hoy en dia, ser trilingüe -de verdad, no un mero conocimiento del lenguaje oral de televisión- en catalán, castellano e inglés, es una buena formación para ganarse la vida. Si le sumamos el árabe, chino o ruso, coincidirán conmigo en que un joven con esa formación sortearía sin dificultad los problemas de encontrar trabajo.

Es por tanto llamativo que los poderes públicos catalanes se empeñen en que muchos de sus ciudadanos vean conculcados sus derechos lingüísticos y vean disminuido su potencial profesional por razones de cálculo político. Podrán seguir mareando la perdiz algún tiempo. Pero más pronto que tarde la realidad acabará imponiéndose. El adoctrinamiento político de los niños es un signo de que en Cataluña la democracia está amenazada seriamente. Sólo los países con regímenes autoritarios utilizan la escuela para sus fines con la falta de pudor que se hace en Cataluña. Otra razón poderosa para que los catalanes levantemos la voz y digamos basta.

Artículos anteriores
¿Quién es... Francesc Moreno?
Francesc Moreno

Presidente del Consejo Editorial de CRÓNICA GLOBAL. Licenciado en Derecho. Ha sido profesor de Derecho financiero en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y de Derecho mercantil en la Universidad de Barcelona (UB). Ha sido vicepresidente de La Seda de Barcelona. Fue el editor de El Debat y Tribuna Latina.

Comentar
LARRA 25/08/2015 - 11:32h
POBRE JUVENTUD POR CULPA DE ESTOS GOBERNANTES FANATICOS, EN UN PAR DE GENERACIONES SE VERAN LIMITADOS A TRABAJAR SOLO EN CATALUÑA NO DARAN EL NIVEL IDIOMATICO EN CASTELLANO PARA TRABAJAR EN EL RESTO DE ESPAÑA, PERO SIEMPRE NOS QUEDARA PARIS
m.a. 25/08/2015 - 11:32h
La única explicación que encuentro a esa cerrazón es que cuando Fernando se casó con Isabel, se les paró el reloj. Eso, o que son unos fanáticos perdidos.
leborgne 25/08/2015 - 11:32h
El artículo del Sr. Francesc Moreno es pura sensatez. Una vez más no me parece ocioso recomendar, a quienes aún no lo hayan leido, el sobrio y ponderado análisis de la cuestión (inmersión solo en catalán vs. bilingüismo catalán-castellano) que se contiene en el libro Sumar y no restar (Montesinos, Barcelona), de la profesora catalana Mercè Villarrubia.
CharoBCN 25/08/2015 - 11:32h
El 25% es muy poco rea:mente. El horario de los alumnos es de 30h semanales. El 25% son 7-5 h eso imreprrsenta dos materias. el castellano mas otra. Es una miseria. los alumnos de Eso hacen aproximadamente 8 materias a la semana. Es miserable la actitud de los nacionalistas
JRamon 25/08/2015 - 11:32h
Em sembla molt asenyat el qeu diu, Sr.Moreno. Trigarà molt o poc, no ho sabem, però al final el sentit comú s'haurà de materialitzar.
CharoBCN 25/08/2015 - 11:32h
Que hara el PP quando incumplan la ultima sentencia del TSJC? quantas llevan incumplidas? Para que vino el PP a Barcelona la semana pasada? pura hipocresia oportunista. Pero no es el unico. Ciutadans i Upyd tampoco hacen gran cosa. el Movimiento C ivico del sr Caja hace mucho que estan solos
Jokin 25/08/2015 - 11:32h
No entenc això del 25%. És cert que, si no m'equivoco, la sentència del Tribunal Constitucional sobre l'Estatut no qüestiona que l'eix central de l'ensenyament a Catalunya sigui el català, però obliga clarament a NO ELIMINAR com llegua vehicular el castellà, sense establir percentatges. El lògic seria que es suprimís la obligatorietat de la immersió lingüística a Catalunya i que fossin els centres escolars, en ús de la seva autonomia, els que establissin els percentatges amb criteris pedagògics de sentit comú .. És lògic per exemple que a les zones on el català tingui menys presència d'ús social, s'incrementi el nombre de matèries impartides en aquest idioma, i viceversa. Ja és un clàssic però el discurs de Francesc Colomer quan va rebre el Goya demostra que aquest noi no anava molt fi de castellà ... En la seva escola haurien d'haver donat més canya. No entenc això del 25%. És cert que, si no m'equivoco, la sentència del Tribunal Constitucional sobre l'Estatut no qüestiona que l'ei
Jokin 25/08/2015 - 11:32h
recepció del Goya per Francesc Colomer https://www.youtube.com/watch?v=NuYNgz_vU_g
Juan Pérez 25/08/2015 - 11:32h
El GHMas i jo només coincidim en una cosa: tots dos hem portat els nostres fills a la mateixa escola, Aula, perquè tot dos volem per ells el millor, i una escola de la que els alumnes surten quatrilingües és millor fins i tot que de la que surten trilingües, però ja m'estaria bé que sortissin netament bilingües, això és, que dominessin les seves dues llengües pròpies, i el sistema escolar públic, en sóc testimoni de primera mà, està lluny de poder oferir quelcom com això; de fet, ni tan sols pot oferir que acabin dominant, ¡després de tants anys d'immersió imposada! el català. Fa poc Gimferrer ho deia: o d'èlit o macarrònic, sembla que no hi hagi res entremig. Continuo pensant que el més sensat i objectiu al voltant de tot això plegat és el que diu Branchadell, l'autor de la famosa frase: "Hem guanyat l'escola i hem perdut el pati". És la maledicció del guany totalitari.Doncs això. I més que es perdrà, si no es recupera aviat el seny.
Pepitox 25/08/2015 - 11:32h
Sóc professor universitari i faig les meves classes en castellà. La majoria dels treballs i exàmens els estudiants me'ls fan en castellà i literalment "estic fart" de veure i llegir les extraordinàries limitacions de molt bona part d'aquests estudiants en l'ús de la llengua espanyola. Ignorància de les preposicions i conjuncions, ignorància gairebé absoluta de les regles d'accentuació, etc. També he de dir que el domini del català d'aquells estudiants que em fan els treballs en català "no es para tirar cohetes"... malgrat anys i panys d'immersió. És clar que tenim un problema greu. Ah! I he de dir que vaig ser professor en una altra comunitat d'Espanya, i mai vaig tenir aquests problemas de falta de domini de les llengües... ¡per part d'universitaris!
1 2
¿Quiere hacer un comentario?