Menú Buscar

Catacracia y 'catastress'

3 min

Oigo por casualidad por la radio, en Onda Cero, a Ramon Miravitllas hablando de "catacracia": se me escapan el contexto, el antes y el después. Pero no creo que me haya perdido nada esencial que me impida entender el pinyolet, el meollito de lo que Ramon dice.

Empieza a cundir el 'catastress'. El hastío de lo catalán. La amable (o no tanto) tentación de mandarnos a tomar viento

Es lo que tiene esta situación, que de tan cíclica -por no decir repetitiva, por no decir descaradamente palestinizada (¿nos tiraremos de aquí al siglo XXX oyendo predicar lo ideal que sería tener dos Estados...?)- acaba perdiendo no actualidad pero sí interés.

Servidora, que habitualmente vive en Madrid, empieza a darse cuenta de la fatiga de los metales y de la sangre que,poco a poco, va pudriendo toda esta cuestión, todo este asunto. Empiezan a estar hartos, muy hartos, de esto y de nosotros.

Empieza a cundir el catastress. El hastío de lo catalán. La amable (o no tanto) tentación de mandarnos a tomar viento.

Es lo que tiene vivir en un lado donde esta es una parte del problema, no el todo. En última instancia, 'ellos' (entendiendo por ellos los no catalanes, o no sólo eso...) tienen y tenemos otras cosas en que pensar.

A lo mejor no debería hacer en voz alta estas reflexiones justo cuando me están pagando (o eso dicen que van a hacer) por escribir un libro sobre este problema que sinceramente espero que no sea un libro más. Tampoco el libro definitivo (qué miedo) pero, vamos, espero que sí un libro revelador, mordaz e interesante.

En rigurosa primicia les avanzo que ese libro, cuando salga, y si la autoridad competente, el rayo de Zeus o el del editor no lo impiden, incluirá todo un capítulo dedicado a los que no quisieron hablar del tema (que se pusieron al pairo) y por qué.

Adelanto que no son pocos, que cada vez son más, los que se lo piensan dos y hasta tres veces antes de abrir la boca para hablar de Cataluña.

¿Acabaremos siendo tabú, aparte de un coñazo? ¿El pueblo elegido para que todo el mundo se olvide de él?

Artículos anteriores
¿Quién es... Anna Grau?
Anna Grau
Periodista y escritora. Ha sido delegada de 'Avui' en Madrid, corresponsal de 'Abc' en Nueva York y ha sido o es colaboradora de TV3, Catalunya Ràdio, RAC1, COM Ràdio, RNE, TVE, Telecinco, Antena 3, 13 TV y Televisión de Castilla-La Mancha. Actualmente firma desde Madrid en 'Abc' y en el digital 'Cuarto Poder'. Es autora de tres novelas y del ensayo 'De cómo la CIA eliminó a Carrero Blanco y nos metió en Irak' (Destino, 2011).
Comentar
rmunozclaver 25/08/2015 - 11:20h
Es verdad que si que se percibe cierto desapego hacia la cuestión últimamente. Como si el resto de los españoles hubiéramos decidido que como es un asunto sin solución, hay que convivir con ello, y resolver los que si que la puedan tener. En las comidas de familia, Cataluña se traga mal, se ha convertido en ese tema aburrido, que no produce empatía. Se habla de otras cosas, de paro, Podemos, el fútbol, series, o cotilleos. No entendemos la política catalana, y esa obsesión por separar. Por ponerlo en las palabras de un familiar mio "¿Tan odiosos somos que la primera respuesta a un problema es "me odias, me robas, me voy, te monto otro problema que impide resolver los demás"
JoaquinM 25/08/2015 - 11:20h
Unas ideas: parte del hastío/perplejidad se debe a que, en el resto del país, la mayoría de la gente tradicionalmente ha desconocido el carácter y alcance del nacionalismo catalán, y muchos de los "teóricamente" informados sobre Cataluña simplemente se han limitado a seguir la consignas y esquemas mentales del nacionalismo. Por todo esto es tan importante destapar esta ideología, espantarnos y seguidamente reirnos de ella. Nos han querido hacer pasar por moderna y "defensora" de los catalanes a una ideología provinciana, paleta y caciquista, basada en falacias y manipulaciones históricas, y cuyo motor último es el ninguneo de la hispanidad (=españolidad) de siempre de Cataluña, el desprecio de todos los lazos que siempre la han unido con el resto de España, país/nación de todos cultural e histórico reconocido en incontables textos desde la Alta Edad Media, y país/nación de ciudadanos desde 1812.
Ruetrousseau 25/08/2015 - 11:20h
De acuerdo con todos, con Anna Grau y, con los dos comentaristas. Solo desearía añadir, que el problema del nacionalismo catalán no es España, sino el muy importante número de catalanes que tienen un vínculo afectivo, histórico, cultural y económico con "el resto de Espanya". Si el 90% de los catalanes solo se sintieran catalanes, la independéncia no sería un problema
¿Quiere hacer un comentario?