Menú Buscar

CaixaBank prevé una rentabilidad entre el 12% y el 14% a partir de 2017

El presidente de CaixaBank, Isidro Fainé, y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar presentan el Plan Estratégico 2015-2018.

03.03.2015 13:13 h.
7 min
El presidente de CaixaBank, Isidro Fainé, y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar, presentaron hoy en Londres, en un encuentro con analistas, las líneas básicas del Plan Estratégico 2015-2018.

CaixaBank ha presentado hoy su Plan Estratégico 2015-2018 en Londres con la presencia del presidente de CaixaBank, Isidro Fainé, y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar.

La entidad financiera se ha puesto como objetivo alcanzar el liderazgo en calidad, confianza y reputación con el foco de atención puesto en el cliente, obtener una rentabilidad (ROTE o retorno sobre capital tangible) entre el 12% y el 14% a partir de 2017 y situar la ratio de eficiencia por debajo del 45%.

Para lograr los objetivos del nuevo Plan Estratégico, Isidro Fainé considera necesario "contar con una organización dinámica, ágil y una plantilla con una excelente formación, vocación de servicio al cliente y comprometida con el proyecto de CaixaBank".

Por su parte, Gonzalo Gortázar considera que "lograr una rentabilidad sostenida requerirá impulsar los negocios con mayor potencial de crecimiento y rentabilidad, como el crédito a empresas, la banca corporativa, el crédito al consumo para particulares y, en el caso del pasivo, los productos de inversión con asesoramiento".

5 líneas estratégicas en un contexto de recuperación
El Plan Estratégico 2015-2018 se desarrollará, previsiblemente, en un contexto de recuperación moderada y con unos tipos de interés muy bajos (promedio del Euribor a 12 meses en 2015-2018 alrededor del 0,70%).

En este escenario central de previsiones, en el que el PIB crece algo más del 2% por año, en promedio, los principales parámetros de negocio bancario tenderán a normalizarse en 2015-2018: el volumen de negocio recuperará un crecimiento positivo aunque muy débil, el margen de intereses mejorará desde niveles históricamente bajos y el coste del riesgo se reducirá por debajo del promedio a largo plazo.
El nuevo Plan Estratégico refleja la aspiración a reforzar el liderazgo en el mercado español y la voluntad de diferenciación respecto al resto de los competidores.

El primer reto del Plan Estratégico supone convertirse en el mejor banco en calidad y reputación. CaixaBank aspira a consolidarse como el paradigma de una banca responsable y comprometida socialmente y ser una referencia en buen gobierno corporativo.

En relación a la rentabilidad, el Plan plantea lograr una rentabilidad recurrente por encima del coste del capital a partir de 2017 a la vez que se compromete a repartir un dividendo elevado y estable. La rentabilidad vendrá impulsada por el crecimiento de aquellos negocios con mayor recorrido y diversificación: expansión en banca de empresas, banca corporativa, préstamos al consumo para particulares y comercialización de productos de asesoramiento financiero (seguros, fondos y pensiones).

En el periodo 2015-2018, CaixaBank quiere reforzar su liderazgo en banca digital, mediante un esfuerzo continuado en multicanalidad y movilidad, y la implantación del Big Data como herramienta comercial y de gestión.

Finalmente, el Plan también sitúa al equipo humano de CaixaBank como elemento estratégico para conseguir los objetivos planteados, desarrollando las capacidades profesionales y adaptando la estructura de compensación y los itinerarios profesionales.

Crecimiento de los ingresos y de la rentabilidad
Con el despliegue del nuevo Plan Estratégico 2015-2018, la entidad espera alcanzar una rentabilidad (ROTE o retorno sobre capital tangible) entre el 12% y el 14% a partir de 2017 y situar la ratio de eficiencia por debajo del 45%.

La rentabilidad vendrá impulsada por el crecimiento y la diversificación: liderazgo en el mercado nacional, expansión en banca de empresas, banca corporativa y consumo, y refuerzo del asesoramiento financiero (seguros, fondos y pensiones). En concreto, CaixaBank se plantea una tasa anual de crecimiento del 4% en créditos y del 6% en recursos, especialmente en los de fuera de balance. La entidad tiene como objetivo mejorar su cuota de mercado en créditos y depósitos en unos 0,6-0,7 puntos porcentuales, y en fondos de inversión, planes de pensiones y seguros de ahorro en 2 puntos porcentuales. El coste del riesgo, por su parte, está previsto que disminuya por debajo del 0,5%, como consecuencia de la reducción de la tasa de morosidad, que caerá por debajo del 4% en 2018.

Además, como parte del nuevo Plan Estratégico, CaixaBank tiene como objetivo repartir un dividendo elevado y estable, con un payout en efectivo igual o superior al 50% del beneficio desde el primer año del Plan. La entidad también tiene la intención de repartir, a partir de 2017, un dividendo extraordinario y/o llevar a cabo un programa de recompra de acciones si la ratio de capital CET1 supera el 12%. En todo caso, la ratio de capital CET1 se mantendrá por encima del 11%, un nivel muy superior al mínimo regulatorio.

Cumplimiento de los objetivos del Plan Estratégico 2011-2014
La entidad se sitúa en un buen punto de partida para afrontar los retos del Plan Estratégico 2015-2018, al haber completado su Plan Estratégico anterior con un notable grado de cumplimiento, especialmente en términos de liderazgo comercial, innovación y fortaleza financiera.

El Plan se ha desarrollado en un entorno mucho más desfavorable que el previsto inicialmente debido a la recaída de la actividad en 2011 provocada por la crisis de la deuda soberana. La revisión del Plan realizada en 2012 incorporó un cuadro macroeconómico y financiero más en línea con la evolución posterior. Los principales hitos en el despliegue del Plan Estratégico 2011-2014 han sido:
• Las adquisiciones de Banca Cívica, Banco de Valencia y Barclays Bank SAU que, junto al crecimiento orgánico, han consolidado el liderazgo en banca minorista en España.
• El foco en la fortaleza del balance, lo que ha permitido superar holgadamente todos las evaluaciones y tests de estrés efectuados por los supervisores en los últimos años.
• La anticipación y adaptación a los cambios regulatorios, lo que ha significado la transformación del Grupo hasta la estructura actual y el inicio de la cotización en bolsa de CaixaBank.

¿Quiere hacer un comentario?