Menú Buscar

Belloch: "No existe riesgo real de escisión de Catalunya"

El alcalde de Zaragoza y ex superministro de Felipe González llama a limitar la solidaridad interterritorial y a reconocer una identidad diferenciada de Cataluña en la Constitución.

03.02.2015 17:50 h.
3 min
El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, durante su conferencia en Barcelona
Redacción

El alcalde de Zaragoza y ex ministro de Justicia e Interior en la última legislatura de Felipe González, el socialista Juan Alberto Belloch, que se opone frontalmente a la posibilidad de que Cataluña se separe del resto de España y ha protagonizado numerosas declaraciones en esta línea, ha asegurado este martes que, en realidad, "no existe riesgo real de escisión de Cataluña". Aunque, pese al "inexistente" riesgo, ha dado un par de recetas para combatir las causas del secesionismo.

En una conferencia en Barcelona, organizada por el Círculo de Directivos de Habla Alemana, Belloch ha afirmado que los dirigentes independentistas catalanes están "engañando a la gente con algo que no es posible". Y Belloch cree que la independencia no es posible porque el Gobierno no permitiría la secesión, y le bastaría con un decreto para anular las competencias autonómicas catalanas necesarias, según ha sostenido. Belloch ha añadido que ningún Ejecutivo permitiría la independencia de Cataluña, gobierne el partido que gobierne en ese momento.

Ya habló antes de suspender la Generalidad

Esta no es la primera vez que Belloch se refiere a la posibilidad de suspender competencias de la Generalidad para enfrentarse al secesionismo. En octubre de 2013, además de asegurar también que la independencia de Cataluña era "imposible", y que no existía "ninguna posibilidad" de que se produjera, también advirtió de que "el Senado puede suspender" la Generalidad en "una tarde".

Pese a estas afirmaciones, Belloch también ha propuesto dos actuaciones que se pueden entender como destinadas a frenar al secesionismo mediante concesiones parciales. Por un parte, ha pedido que la Constitución refleje la identidad diferencial de Cataluña. En este sentido, Belloch se ha alineado con las propuestas de relación asimétrica entre las Comunidades Autónomas, cuando ha dicho que "el café para todos fue un error en los pactos del 78". Por otro lado, Belloch ha propuesto que se limite la solidaridad que ejercen las regiones más ricas a favor de las más pobres.

En la conferencia, ante un nutrido grupo de directivos de importantes empresas alemanas, Belloch ha defendido las potencionalidades económicas de Zaragoza, especialmente en lo que se refiere a la logística. Y ha proclamado que, en este punto, su ciudad es superior a Barcelona por su ubicación geográfica en España. "Barcelona está más cerca de Francia que de Galicia", ha resumido.

Comentar
Olegario 25/08/2015 - 11:18h
Acierta cuando denuncia el "procés" como una amenaza sin posibilidad de materialización, pero admite su poder de chantaje al aceptar la asimetría y las instituciones "propias". Es decir, acepta el hecho de que "Cataluña mande en España, pero España no pueda meter la nariz en Cataluña". De nuevo, un socialista renombrado admite que LA PARTE MANDE EN EL TODO, PERO EL TODO NO MANDE EN LA PARTE. Curiosa acomodación del los valores socializantes para que el PSOE vuelva a ser hegemónico y para prestigiar su aportación a la construcción de una Europa integrada.
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:18h
Suspendre l'autonomia de Catalunya fóra un error garrafal, que dispararia l'independentisme. Cal recordar que si avui hi ha un 30-40 per 100 d'independentisme, quan n'hi havia abans un 20, és per culpa de la Mala Sentència de 2010. Que no hi juguin! Que la Constitució reconegui les especificitats de Catalunya, però no d'una manera teòrica, sinó pràctica, amb competències.
RS 25/08/2015 - 11:18h
"Barcelona está más cerca de Francia que de Galicia". ¿Y esto es un defecto? Que se pregunte a cualquier empresa si prefiere estar cerca del mercado francés o gallego... A veces me parece increíble la ignorancia que tienen los aragoneses de su propia historia. Aragón, un Estado mediterráneo potente, girado hacia Europa, es hoy día una región española marginal, que ha sacrificado su idioma y admira más La Coruña o Badajoz que Barcelona. Algo tendrá que ver la castellanización aplastante de los siglos 16 a 20, como los pobres griegos de hoy que tienen poco en común con los magníficos de la Antigüedad.
¿Quiere hacer un comentario?