Menú Buscar

Artur, ¿sabes quemar contenedores?

4 min

Sede de Convergència Democràtica. En la sala Andorra La Vella del edificio está a punto de comenzar un curso de la Escuela de Otoño Félix Millet. Quico Homs toma la palabra.

Homs – Hemos de tener claro que para que nuestro proceso de liberación nacional que nos llevará a la plena emancipación como pueblo llegue a buen puerto, hemos de conseguir acercarnos a las CUP.

Puigcorbé - ¡Eso, a las CUP!

Mas - ¿Qué hace aquí el lumbreras? ¿Ya nos lo ha endosado el Junqueras?

Homs – Oriol tenía curso de macramé, y nos ha pedido que le hagamos de canguro.

Mas - ¡Santi, deja de hablar con la ministra y llévate al lumbreras al chiquipark! Que juegue con las bolsas de basura de Jordi junior.

Santi – Lo que usted diga, Gran Timonel y Nelson Mandela catalán.

(Santi Vila se lleva a Puigcorbé y le da un par de sugus)

Homs – Como decía, es imprescindible que las CUP confíen en nosotros. Por eso hemos organizado este cursillo. Delante vuestro tenéis una botella llena de gasolina.

Rahola - ¡Al fin un detalle! Ya estaba harta de ratafía y Aromas de Montserrat. Esto es lo que nos daban en las tertulias de Tele 5 antes de entrar en directo. ¡Te pone como una moto!

Homs – Pilar, no te la bebas. Es combustible procedente de Irán.

Rahola - ¡Antisionista! ¡Es indignante! Me voy a escribir una columna sobre el tema en el suplemento dedicado a las hemorroides de La Vanguardia.

(Sale dando un portazo).

Homs – Sigamos. Botella llena de gasolina. Trapo en el cuello de la botella. Mechero al lado. ¿Alguien sabe lo que hay que hacer?

(Josep Rull levanta la mano)

Rull – Se humedece el trapo con la gasolina, que es un buen limpiador, y dejamos el mechero brillante y lustroso.

Homs – Casi, casi. Mejor bajamos a la calle y os hago una demostración práctica.

(Los treinta participantes salen a la calle y se sitúan al lado de un contenedor).

Homs – Mirad. Se enciende el mechero. Con la lumbre se prende fuego al trapo y rápidamente se lanza al suelo, al lado del contenedor, para que se convierta en una pira humeante.

(Lo lanza y comienzan a arder tres contenedores)

Mas-Colell - ¡Nooooooooooooooooo! ¡Qué haces insensato! Llevo seis meses sin cambiarme los calzoncillos porque no tenemos ni para detergente Bonpreu. ¿No te has enterado que los títulos de deuda catalana son considerados bono mosca por las agencias de calificación?

Mas - ¿Bono mosca?

Mas-Colell – Sí, porque debajo solo está la mierda. Nada de quemar contenedores. Nada de tirar gasolina. Nada de encender mecheros. O ponéis a Lluís Llach de consejero de Economía.

Llach - El meu porquet per estalviar és tan petitttttttttttttttttttttttttttt.

Romeva - ¿Alguien tiene un par de tapones? Lo cambio por la presidencia del Parlament.

Homs – Raül, no ofrezcas lo que no tienes. Baños tiene más números que tú.

Mas – Y Josmar.

Romeva – ¡A la Muriel me chivo!

(Sale sollozando de la sala)

Homs - ¡Venga Artur! No hagas caso al Colell, tira la botella.

Mas – No sé yo. Siempre he sido un chico de orden.

Puig - ¡Venga! Que esto del bate y el fuego crean adicción...

Mas - ¡Sea por Cataluña!

(Enciende el cóctel molotov y lo tira, pero erra el tiro y rompe el vidrio de una oficina de La Caixa, que comienza a quemarse. De uno de los contenedores que no han ardido sale Antonio Baños).

Baños - ¡Sabía que eras de los nuestros! ¡Ya lo decía David Chancletas! ¡Un abrazo, president! ¡Viva el mal, abajo el capital!

Mas - ¡Soy el Malcolm X catalán!

Artículos anteriores
¿Quién es... Sergio Fidalgo?
Sergio Fidalgo
Tras licenciarse en Periodismo e Historia, comenzó su carrera como redactor erótico ('La guía del sexo'). De ahí pasó a la prensa deportiva (BiB, As, 23 perico y La Grada) y a la política (E-notícies). Ha publicado media docena de libros sobre el RCD Espanyol, uno de poemas de gasolinera ('Antología patética') y tres sobre bares de Barcelona ('Las bravas del Tomás' y 'Barcelona on the rocks' -1 y 2-).
Comentar
JDuck 17/10/2015 - 13:25h
Me parece que el amable Sergio Fidalgo se ha pasado un poco de rosca enseñando a preparar estos cócteles a los tripulantes del barco itaquero. Para cualquier marino que no sea de agua dulce, son mejores el ron y otros cócteles más apetitosos. Espero que no se le ocurra enseñarles también una biografía de Nerón. Podrían confundir la Ciudad Condal con Roma y convertirla en una Ciutat Nova, capital de la Catalana Terra Lliure, echando las culpas al Estado. Dicen algunos expertos que ciertas desertizaciones norteafricanas fueron obra de antepasados prehistóricos que aún no dominaban ni el fuego ni la agricultura ni la ganadería. Pero si ocurriera algo parecido en el presente, seguro que en Cristòfor Colomet Masjunuqeiros se reencarnaría para construir una civilización parecida a la del Planeta de los Simios.
¿Quiere hacer un comentario?