Menú Buscar

Artur Mas contra las élites

Francesc Moreno
3 min

"Las élites no han de pretender cambiar el curso de la historia. [...] Las élites han de canalizar bien el movimiento de base soberanista", afirmó Mas durante la inauguración de la nueva sede barcelonesa del Colegio de Economistas de Cataluña. Dicho de otro modo, las élites deben dejar de tener criterio propio y plegarse al movimiento nacional. En realidad, las élites y, con más razón, el resto de ciudadanos que ni somos élites ni somos nada.

Todos debemos aceptar acríticamente el supuesto deseo natural del pueblo, deseo bien alimentado por la propaganda y las subvenciones. El Gran Timonel ya interpretará por todos nosotros estos deseos de la nación y los llevará al puerto que el decida. En eso consiste el derecho a decidir: en que Mas decida y los demás aplaudamos. Y el que no lo haga ya sabe lo que le espera si finalmente consigue sus objetivos.

Pone en riesgo el interes de todos los ciudadanos por sus ambiciones personales. Por salvar su figura

No tardarán en pedir la reeducación de los disidentes, de los contrarevolucionarios, de los enemigos del pueblo. Es la deriva natural de las ideologías autoritarias y el nacionalismo, por mucho que se hagan los ofendidos sus defensores, contiene en su ADN el autoritarismo y la negación de la libertad individual. Por eso, todos los humanistas de la historia han estado en su contra. No es un problema de las personas. Ni muchas veces de sus deseos expresos. Es la dinámica política y social asociada a esa ideologia perversa para el individuo.

Las palabras de Mas son una expresión inequívoca de que está cruzando el Rubicón para adentrarse en un camino sin retorno. Un camino elegido sin justificación objetiva. Al que ha ido a parar por su incapacidad como líder. Por su fracaso en las últimas elecciones y la caida libre de la intención de voto de su partido. Pone en riesgo el interes de todos los ciudadanos por sus ambiciones personales. Por salvar su figura.

Juega con la profundidad de la crisis, la falta de expectativas, el deterioro del sistema político español, la debilidad de los partidos de oposición catalanes. Por eso , en contra de sus tesis, son las élites catalanas las que deben plantarle cara. Deben coger la inicativa y explicar a los catalanes hacia donde nos conduce el supuesto líder. Y deben hacerlo en interés propio y de los demás. Su silencio sería culpable.

Artículos anteriores
¿Quién es... Francesc Moreno?
Francesc Moreno

Presidente del Consejo Editorial de CRÓNICA GLOBAL. Licenciado en Derecho. Ha sido profesor de Derecho financiero en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y de Derecho mercantil en la Universidad de Barcelona (UB). Ha sido vicepresidente de La Seda de Barcelona. Fue el editor de El Debat y Tribuna Latina.

Comentar
Olegario 03/10/2013 - 17:41h
Mas es MENOS, cada día menos, creo que su lugar en la historia será, si tiene suerte, minúsculo, el olvido; más probable es que su conducta le lleve a alimentar y engordar la lista de pretenciosos irresponsables con ínfulas. Ha estado fino Oliu (uno de las "elites"), diciéndole por boca de Alain Minc (otro de las "élites"), "Los catalanes son demasiado inteligentes para cometer la tontería de la independencia". ¿Se puede llamar a alguien idiota con más finura?
ramon_ibero 03/10/2013 - 17:41h
Entiendo que, si una partida de ajedrez empieza realmente con la primera jugada/maniobra no conocida, un mensaje, entendido como acto de comunicación, empieza con la primera idea/palabra original. Entiendo que reescribir no es escribir. Entiendo que jugar a hacer oposición no es hacer oposición sino practicar una varianter/subvariante de la "política de la puta i la Ramoneta", versión casera, y muy nuestra/suya,de la "Realpolitik"bismarkeana. Entiendo que las heces de las élites son parte de las élites pero dejan de serlo cuando son evacuadas. Entiendo que, como en Vascongadas, aquí nos conocemos todos, a pesar de o gracias a la atávica costumbre de los hablantes-platicantes de la lengua propia a usar máscaras y mascarillas o, si se prefiere, seudónimos y otros trampantojos.
ramon_ibero 03/10/2013 - 17:41h
Entiendo que el último mensaje de F. Moreno es un ardid. Pobre ardid, pobre Moreno. Entiendo que debemos volver a La Voz de Barcelona y su espíritu. Corre la voz.
Juan Pérez 03/10/2013 - 17:41h
Suposo que ha estat un fet conscient, però ha definit el GH Mas com un líder antisistema, com una mena d'okupa del poder entestat en dissoldre'l amb totes les seves forces,que no són poues, a jutjar per la bruchete mediàtica que l'empara. Jugar la carta de l'enfonsament del sistema és no només pervers, sinó delictiu, i potserr des del Madrid on s'amaga Rajoy, per no exposar-se als efectes colaterals del cas Barcenas, harien de pensar en fer quelcom més que xiular i deixar que el peix faci pudor. Impertèrrit, el GH Mas continua acabant poc a poc amb la credibilitat del sistema. Per si de cas, jo ja he tret els pobres cinc euros que tenia a Catalunya Caixa i La Caixa i me'ls he endut a ING, que és d'arrel holandesa els fons del qual estan emparats pel fons de garantia de dipòsits, una eina econòmica que no crec que funcionés a la Catalunya independent que ens volen fer aparèixer com Eldorado.
¿Quiere hacer un comentario?