Menú Buscar

Habrá clases en inglés antes que en español

La Generalidad anuncia un plan para que entre el 12% y el 18% de todo el currículo escolar se imparta en inglés en cinco años. La Consejería de Enseñanza mantendrá la exclusión del castellano como lengua vehicular a pesar de que los tribunales ordenan restablecer el bilingüismo en español y catalán.

09.09.2013 08:50 h.
5 min
La consejera de Enseñanza, Irene Rigau, y el consejero de la Presidencia y portavoz de la Generalidad, Francesc Homs, durante la rueda de prensa posterior al Consejo Ejecutivo
Redacción

La consejera de Enseñanza de la Generalidad, Irene Rigau (CiU), anunció en julio pasado la puesta en marcha de un plan para extender el uso del inglés como lengua vehicular en las escuelas públicas de Cataluña junto al catalán.

El objetivo es conseguir que en 2018 se imparta en inglés un 12% del currículo en Primaria, un 15% en Secundaria y en Formación Profesional, y un 18% en Bachillerato.

De esta forma, en cinco años todos los centros públicos de Cataluña utilizarán el inglés como lengua vehicular, pero seguirán marginando el uso del español para impartir clases, a pesar de que así lo han ordenado múltiples sentencias del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo.

Rigau trató de justificar esta situación paradójica asegurando que en 459 de los 3.525 centros escolares de Cataluña "una parte del currículo, o una parte de una materia, lo imparten en castellano", pero, a diferencia de lo indicado con el inglés, no ha querido valorar qué porcentaje del currículo suponen esos casos:

"Si un niño de Cataluña habla con un niño de otro territorio [del resto de España] y tienen una conversación fluida, y no está todo el rato tensionado buscando la palabra -como haces cuando hablas una lengua que no dominas mucho-, es que tienes el nivel B2 [un nivel medio alto]. Y este nivel se consigue con lo que aprendes en la escuela, con el tiempo que estás expuesto a esta lengua, con tu entorno familiar y con los medios sociales. [...] Si una escuela ve que le conviene hacer una parte de un contenido porque le falta, por ejemplo, lenguaje técnico en castellano, pues muy bien. [...] Nunca la literatura castellana la haremos en inglés, es una materia que va muy bien para hacerla en castellano. Y son de aquellas materias que dan la presencia del castellano en el centro y que, en aquella área, aquella materia es vehicular [en castellano]".

1.247 centros ya tienen una parte del currículo en inglés

El denominado Marco para el plurilingüismo pretende conseguir que en 2018 todos los alumnos terminen la enseñanza obligatoria (ESO) con un nivel A2 de comprensión oral, de lectura, de habla y de escritura de una primera lengua extranjera (preferentemente el inglés), y que el 50% de los alumnos alcancen el B1 (el nivel A corresponde al de un usuario "básico"; el B, "independiente"; y el C, "experimentado"; según la terminología comunitaria). Además, el objetivo también incluye que el 75% de los estudiantes finalice la ESO con conocimientos de una segunda lengua extranjera.

El plan se iniciará el próximo curso en 50 centros pilotos que actualmente no imparten ningún contenido en inglés. Este curso, 1.247 escuelas tienen una parte del currículo en inglés, otras 25 en francés y cinco en alemán.

El principal hándicap con al que se enfrentará esta iniciativa es la falta de profesorado capacitado para impartir clases en inglés, por lo que la consejera no ha descartado echar mano de la bolsa de profesores sustitutos e interinos. El coste económico de los materiales que se están preparando para implementar el plan será asumido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

El español, peor tratado que una lengua extranjera

Con la aplicación de la inmersión lingüística obligatoria exclusivamente en catalán por parte de la Generalidad, que se acabó de implantar a principios de los años 90, el español pasó a ser tratado de forma similar a una lengua extranjera en el sistema escolar autonómico. La puesta en marcha del plan anunciado este martes supondrá que incluso las lenguas extranjeras tendrán un mayor reconocimiento que el castellano.

Esta situación ya venía ocurriendo en el caso del francés. Desde hace tres cursos, la Generalidad ofrece a los alumnos de Bachillerato que lo deseen la posibilidad de estudiar en Cataluña, al menos, un 30% de las asignaturas en francés y el resto en catalán, permitiendo obtener a los que se acogen a dicho programa -conocido como Batxibac- la doble titulación de bachillerato español y francés (baccalauréat).

Hasta una quincena de centros de toda la Comunidad ofrecen esta opción. Sin embargo, y al contrario de lo argumentado para rechazar el bilingüismo en catalán y castellano, desde la Generalidad siempre han defendido que este sistema no supone la segregación de los alumnos por razón de lengua y no pone en peligro la cohesión social.

 

¿Quiere hacer un comentario?