Menú Buscar

Ante la destrucción final de la sanidad

ERC probablemente se desmarcará de CDC en el enfrentamiento con el resto de partidos del Parlamento autonómico por los recortes sanitarios. Mas sigue preocupado por servir al "sector de negocios sanitarios de CDC". Nadie prepara una alternativa para recuperar una sanidad pública ya destrozada. El momento es crítico para la sanidad y continuará siéndolo durante años.

15.04.2015 09:33 h.
12 min
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en un acto con representantes de diversas asociaciones de víctimas del terrorismo con motivo del X aniversario del 11M
Alfons Quintà

Mas quería hacernos retroceder hasta 1714. Pero se ha pasado: con su enfrentamiento absolutista con el Parlamento autonómico ha ido aún más atrás. Quizás en 1215, cuando el rey inglés Juan fue obligado a firmar la Magna Carta. O en 1649, cuando Carlos I también de Inglaterra fue condenado a muerte y decapitado por haberse enfrentado al Parlamento.

El tema va sobre esto pero la causa es el deseo de Mas, de servir al "sector de negocios sanitarios de CDC". Por tanto, no quiere detener ni un instante la destrucción de la sanidad pública. Espera que ese sector le agradezca y lo tenga muy en cuenta en momentos preelectorales.

ERC: La sanidad en sus manos

En el orden inmediato, ERC tiene en sus manos la liquidación final, o no, de la sanidad pública catalana. Fuentes de ERC me dicen que se abstendrán de votar contra el Parlamento, en el enfrentamiento al que la ha sometido CDC. También se abstendrán de pedir el cese del consejero Ruiz. De esta manera, toda la posición del resto de partidos, de frenar los recortes, podrá prevalecer. Como es constitucional, se deberá proceder al cumplimiento de tres mociones, ya aprobadas -pero que Mas no quiere cumplir- contra la privatización de la sanidad pública catalana.

Mas se encaró al Parlamento pero ahora ERC le puede obligar a dar marcha atrás. Si ERC vota como todos los demás partidos (cosa poco probable) o bien se abstiene (cosa muy probable), deberá en todo caso abandonar su insólita resistencia. Es una confrontación propia del final del feudalismo, así como del fin de las monarquías absolutas y del nacimiento del constitucionalismo. Pocas cosas podrían ser tan trasnochadas y cursis.

Poca solidaridad entre Mas y Junqueras

Ahora bien, ERC es un partido del monotema independentista. En nacionalismo, ni en sanidad, no entiende nada y en el resto de cuestiones aún menos. Un día pueden hacer una cosa y al día siguiente otra. Junqueras quiere estar abrazado a Mas para mejor apuñalarlo y Mas quiere hacer lo mismo con Junqueras.

Como solidaridad digamos patriótica se podría pensar en mejores ejemplos. Junqueras se comprometió a ayudar a Mas a liquidar rápidamente la sanidad pública. Como contraprestación, Junqueras aceptó una lista unitaria para el 27S de CDC y ERC. Pero es evidente que ERC no la quiere, debido a la bajada constante del voto de CDC, y continúa haciéndose el despistado.

Erosión electoral de CDC y ERC

Es asimismo evidente que Junqueras tampoco cumplirá su acuerdo y no votará a favor de acelerar aún más la destrucción sanitaria, como se comprometió y Mas quisiera. Se debe a que ERC no puede soportar la erosión electoral que le supone asumir la política sanitaria de Mas, a pesar de haberla estado apoyando durante años.

Si ERC contribuye a detener a Mas, en principio, éste no tendrá tiempo para hacer aprobar aquellas medidas destructivas, en particular el tema clave: la creación de un consorcio segregador en Lleida. Pero por ahora no se ve que ningún partido, y menos un conjunto de partidos, esté preparado para dar un vuelco a un desastre sanitario inmenso creado deliberadamente por la Generalidad. Todo resulta bastante increíble y, por supuesto, sin precedentes. Toda la sanidad pública debería reconstruir pero nadie parece interesado en empezar a pensar en ello. Increíble, pero cierto.

ERC siempre ha apoyado a Boi Ruiz

Es difícil averiguar qué hará ERC dado que su oportunismo siempre sorprende. Hasta ahora siempre ha apoyado e incluso salvado a Boi Ruiz. El momento es extremadamente delicado y decisivo. Haga lo que haga, se deberá recordar la manera chapucera como ERC se ha comportado hasta ahora.

Dentro de ERC, es patente la ausencia de cuadros que entiendan de sanidad, o de cualquier otra cosa. Su portavoz parlamentaria, Alba Vergés, es una acelga indisimulable. El portavoz en economía, Pere Aragonés es un ejemplo viviente de nuestro desfuncionament universitario. Manuel Balcells demostró su incompetencia en sanidad durante el Tripartito y Pere Culell, es un cirujano aceptable y educado, pero está por probar como político. Ahora se vuelve a presentar a las municipales en Manresa.

Articular una alternativa

Sorprende que ERC se considere un partido de progreso y en cambio ni siquiera llegue a decir, como ha hecho grupo "Construïm" de Duran Lleida y Miró Ardèvol, que los recortes sanitarios son excesivos. Ni eso.

Finalmente, todos los partidos están viendo que sanidad es el problema más grave de Cataluña y aquel que puede hacer más daño a los que asuman las barbaridades de Mas y Ruiz. Pero nadie es capaz de llenar un trozo de papel con un programa coherente. Parar a Ruiz puede ser posible pero no se ve cómo articular una alternativa, aunque sólo fuera sobre el papel. Lo que ha hecho y hace el independentismo para evitar todo debate serio. En el orden mediático lo logra.

Ahora bien, dentro de CDC empieza a haber militantes y cuadros sanitarios, no los periodísticos, que ven el daño que causa, en expectativa de voto, el hecho de mantener la descarada destrucción de la sanidad. Esta no tiene ninguna lógica sanitaria. Sólo se entiende introduciendo el tema de la financiación política partidista y el deseo de control social también partidista.

Siempre el "sector negocios de CDC"

En el primer aspecto, la cúpula de CDC cree que necesita las ayudas económicas de su propio "sector de negocios sanitarios de CDC", en particular en estos tiempos preelectorales. En el segundo aspecto, CDC siempre ha usado a muchos médicos y hospitales privados de zonas rurales por su patente clientelismo, es decir su eterno deseo de control social. El escandaloso tema Innova, de Reus, ahora con más de 40 imputados, así como la mayor parte de la sanidad de las Tierras del Ebro son casos paradigmáticos de la voluntad de control social por CDC, mediante la sanidad.

Con un siglo o más de retraso, CDC todavía practica una característica típica del caciquismo. CDC también ha colocado a corsarios suyos en todos los medios, para manipular cualquier información sobre sanidad. Causa auténtico asco constatar su total falta de escrúpulos.

'La Vanguardia' , inefalable

La manera en que dio La Vanguardia el rechazo brutal de todos los partidos a Boi Ruiz pasará a la historia de la manipulación periodística. Fue en la página 26, por tanto par, en la sección, creo, de "tendencias" por abajo y un cuarto de página. Hay que estar falto de vergüenza y necesidad de subvenciones. El tomarse a la ciudadanía por tonto es un pecado que suele conllevar serias penitencias.

Cuando el papel de la sanidad respecto la financiación de CDC nunca nadie me ha contradicho, ni una pizca, tanto en público como en privado. En realidad, son hechos sabidos. En CDC están encantados y el resto de partidos se resignan. Dado el ralentí de la construcción, y el papel ya consagrado de las entidades financieras, no veo ningún otro sector tan importante como el que estoy exponiendo, con respecto a las necesidades económicas preelectorales.

Datos económicos objetivos

Esto queda periódicamente reconfirmado por informaciones objetivas de los diarios económicos. El sector sanitario privado, con su necesidad de buenas relaciones con la Generalidad, es -potencialmente o efectivamente- un bien de Dios por los partidos, hoy para unos mucho más que para otros. Es así desde hace muchos años. Siempre ha sido la carcoma que ha sido pervirtiendo el sistema. Ahora los gorgojos quieren comerse toda la leña. Si añadimos que liquidar la pública equivale a favorecer la privada, todo encaja.

Oso añadir una pregunta, después de disfrazarme de gorrión: ¿Cómo es que en fortalecer la interrelación entre público y privado (o el dominio del público (sic) por parte del privado) no incrementan los controles administrativos y jurídicos para impedir que también aumente la corrupción, que ya es suficientemente alta? En realidad hacen lo contrario. Están obsesionados en marginar el Derecho Administrativo, mejor garantía contra la corrupción.

La sectorial de salud de CDC

Dentro de CDC, Boi Ruiz siempre ha generado un gran rechazo. Sólo llegado a la consejería, manifestó que, en principio, no recibiría alcaldes, ni a los de CDC. Estos no le han perdonado. Por otra parte, no se ha preocupado de que la sectorial de Salud de su propio partido tuviera conocimiento de por dónde quería manejar la consejería. Él lo sabía, como sabía que no lo podía decir. Quería ignorar los hechos y las opiniones de los demás.

Un miembro de aquella sectorial y, por tanto, militante (o más bien cuadro) de CDC me dice que este ente interno de CDC lleva más de un año sin reunirse y que cuando lo hacía asistían muy pocos médicos, muchos menos de los que eran militantes. Los había que estaban horrorizados.

Sectores ignorantes respecto a sí mismos

El peor de los peores escenarios son unos sectores pretendidamente públicos ignorantes respecto a sí mismos, ávidos, mal dirigidos y mal organizados, desde tiempos en que el único referente era, hay las, Jordi Pujol Soley.

En los sectores jurídicamente públicos de la Generalidad nunca hubo, o no se pudo imponer, un proyecto al servicio de quien lo necesitara, no del poder. Un poder del que hoy tenemos coordenadas evidentes que están esperando confirmaciones judiciales. Creo que confirmarán, como concepto general, que aquí se creó un Estado-Partido, o un Estado-Familia, o un Estado-Clan.

Sin modelos sanitarios

Todo ello es aún peor que el tronado Estado-nación, concepto del pasado, que un incompetente, rodeado de "los peores", no de "los mejores" usa para engañar, como los cazadores usan (o usaban) reclamos, por atraer a pájaros, comparables a los catalanes desvalidos de hoy, al ser víctimas de un premeditado aniquilamiento cultural e informativo.

Una prueba: en sanidad ni en cultura ni en comunicación social no hay quien haya escrito, o usado como referencia, alguno de los muchos buenos libros que, norte arriba, hay sobre modelos sanitarios. Tengo puñados. Boi Ruiz sería incapaz de buscar nada: ya sabía que le había encargado Mas, junto con aquellos que, enriquecidos por una sanidad clánica, mandan más que ellos dos. Ruiz ha cambiado toda la estructura sanitaria sin tener ningún modelo objetivo (lo subjetivo ya lo sabemos, finalmente) ni informar debidamente al Parlamento autonómico ni a nadie. Es todo un récord mundial, aderezado por la vergüenza que ahora sea ERC la que puede decidir en un momento crítico para la sanidad.

Comentar
Olegario 25/08/2015 - 11:15h
De burguesía industrial y emprendedora, aunque necesitada de proteccionismo, hemos pasado a burguesía de servicios parasitaria y corruptora de la Administración. ¡Cataluña avanza!!!
¿Quiere hacer un comentario?