Menú Buscar

'Un sol poble'

6 min

De los mantras más repetidos del Proceso, pocos me horrorizan tanto como el de Cataluña es "un sol poble". ¿Alguien se imagina, a los londinenses o neoyorkinos exclamando ufanos que son un solo pueblo? Por supuesto que no, porque precisamente lo que las convierte en grandes ciudades es su pluralidad y el haber sabido estar abiertas a recoger una enorme diversidad de culturas y sensibilidades.

Ser un solo pueblo da poco espacio a la otredad, a pensar diferente, a la disidencia y por eso no es de extrañar los ataques furibundos a los que se atreven a discrepar de las consignas oficiales. Hace un tiempo, Carme Forcadell, presidenta de la ANC, ya señaló como adversarios a PPC y C’s, pero no adversarios de su organización sino de toda Cataluña, lo cual no deja de ser curioso porque implica que Cataluña alberga en su interior casi 750.000 adversarios que, además, son también catalanes.

Las mismas personas que repiten una y otra vez que en Cataluña no hay ninguna fractura social son aquellas que después desprecian y descalifican a todo a aquel que se atreve a pensar diferente

Lo enemigos que conspiran desde dentro tienen un nombre claro, quintacolumnistas, y así lo expresó Marta Alòs en Els Matins de TV3 al referirse a Societat Civil Catalana. El resto de compañeros de mesa, presentadora incluida, o bien le dieron la razón o bien callaron con un repugnante silencio cómplice. Llueve sobre mojado porque a dicha presentadora, Lídia Heredia, el CAC ya le ha tenido que llamar la atención por no intervenir cuando el ex director de los Mossos d’Esquadra, Miquel Sellarès acusó a los dirigentes de PP y C’s de "cerebros enfermos". Además, a principios de año, en una entrevista al economista Ángel de la Fuente, intentó seguir propagando el bulo inventado por CiU y ERC sobre el inexistente límite del 4% alemán. Vamos, que no estamos ante un ejemplo de rigor y profesionalidad precisamente. Y esta vez lo ha vuelto hacer, ya que ha permitido que durante casi diez minutos los contertulios, todos a favor de la consulta, se dediquen a verter bilis contra Societat Civil Catalana, dándose la razón los unos a los otros como debe ser en "un sol poble".

Se lo expliqué a un amigo alemán y él me dijo "estáis rompiendo el juguete de estos niños". Y sí, así es como se comportan, como niños contrariados. Con lo bien que se lo estaban pasando ellos con sus cadenas humanas, sus Playmóbil en el espacio y su proceso familiar, democrático y festivo para que ahora venga Societat Civil Catalana a decir que la secesión ni la queremos ni la conviene y que deseamos una Cataluña plural en una España abierta. Porque una Cataluña plural es lo contrario de "un sol poble", ya que representa la diversidad frente a la uniformidad y eso es algo que no pueden tolerar.

Lo más curioso del caso es que las mismas personas que repiten una y otra vez que en Cataluña no hay ninguna fractura social son aquellas que después desprecian y descalifican a todo a aquel que se atreve a pensar diferente evidenciando lo que se empeñan en negar y es que, desde que empezó todo el Proceso, Cataluña se está fracturando. Puedo dar fe de ello porque ya he perdido la cuenta de las personas que se han distanciado de mí desde que hace cosa de un año empecé a posicionarme públicamente en contra de ese invento nacionalista llamado "derecho a decidir". Cuando hablamos de fractura social, no se trata de violencia física en las calles, obviamente, si no de llamadas y mensajes que ya no recibes o de llamadas y mensajes que no obtienen respuesta, de personas a las que dejas de ver sin que, las más de las veces, medie ningún tipo de pelea ni discusión. Simplemente, esas personas empiezan a desaparecer de tu vida. Eso en la esfera de lo privado. En la esfera pública, si te expresas en contra del discurso oficial, tienes que estar dispuesto a recibir varios insultos diarios así como acusaciones de todo tipo que en mi caso van desde "cobras de las cloacas del Estado" a "te meas en las víctimas del Holocausto" pese a que nunca ha salido de mi boca ni de la punta de mis dedos ni una sola alusión antisemita ni he visto jamás ingresado en mi cuenta corriente ni un solo euro más allá de los que recibo por mi labor como docente.

Nadie sabe qué va a pasar con la consulta -dudo que lo sepan ni tan siquiera sus promotores- y es muy difícil que una región de un país democrático llegue a conseguir la secesión pero todo esto está haciendo un daño absolutamente brutal a la sociedad catalana y no sé cuánto tiempo se necesitará para que se pueda reparar cuando acabe todo esto. Y, en todo caso, aunque lograran su ansiada secesión, quizá podrán tener un país independiente pero lo que no van a lograr es poder crear una sociedad catalana cohesionada mediante la descalificación sistemática del que piensa diferente. No sé si están cerca de tener un Estado propio pero tengo claro que cada vez están más lejos de que Cataluña sea un solo pueblo.

Artículos anteriores
¿Quién es... Sonia Sierra?
Sonia Sierra
Doctora en Filología española y profesora de Lengua y Literatura españolas en Barcelona. Miembro del colectivo Puerta de Brandemburgo. Concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona.
Comentar
VictorFrancisco 25/08/2015 - 11:26h
La historia ha presenciado muchas veces estos procesos mentales; se llama totalitarismo y en él todos debemos pensar igual o sentir igual, eso es "un sol poble". Y pobre del que desentone.
Eduardo Pinzolas 25/08/2015 - 11:26h
Permítanme que vuelva sobre cuestiones sociológicas, que me preocupan especialmente. Pido igualmente disculpas si llego a hacerme pesado dejando constancia de casos más o menos particulares que encuentro en la prensa y que, al menos a mí, me parecen definitorios de a dónde vamos (y de dónde venimos desde hace muchos años) sociológicamente hablando en relación con el nacionalismo y su implantación social. El caso es que el Periódico de hoy dedica su entrevista de contraportada a Andreu Vilà. Andreu Vilà no es “gente corriente” (aunque aparezca en esa sección, sección que, mucho me temo, nunca ha dedicado ni dedicará una entrevista a un colaborador de Societat Civil Catalana, por decir algo). Andreu Vilà es uno de los condenados a pagar 7.640€ por repintar con una estelada gigantesca el muro de ADIF que corre paralelo a las vías del tren a la entrada de Cardedeu (este diario ya informó del caso en su momento).
Eduardo Pinzolas 25/08/2015 - 11:26h
(2)La entrevista no contiene ni una pregunta “punzante” sobre la acción de Andreu y otros vecinos del pueblo, algo como por qué estropear una inversión municipal en ese mismo muro hecha poco antes para adecentarlo o algo sobre la cuestión de “imponer símbolos” ideológicos en espacios públicos, por ejemplo. Lejos de eso, la entrevista más bien da cancha a Andreu para que se exculpe y quede bien explicándonos además sus “méritos” vitales y cívicos. Ni una sola palabra de crítica, en suma. Es más, dice que volvería a hacerlo. Pues bien, la entrevistadora califica la pintada de “histórico mural independentista” otorgándole casi condición de monumento colectivo y Andreu se justifica: “Este muro es un espacio para expresar un sentimiento”. Tal afirmación no corresponde, por supuesto, a una decisión de los representantes del Consistorio plasmada legalmente en las “normas subsidiarias”, sino que pertenece al deseo de Andreu y otros como él, deseo que con toda “naturalidad” imponen al conjunto
Eduardo Pinzolas 25/08/2015 - 11:26h
(3)de los habitantes del pueblo. Muy democrático. Fijémonos ahora en el perfil prototípico de Andreu Vilà: dice que proviene de una familia “pagesa”, pero el chico vino a este mundo para algo más sublime que labrar la tierra, así que trabaja confeccionando “escenografies inflables” y en un restaurante, el Tarambana, de productos ecológicos y “de proximitat”. En sus ratos de ocio, participa en la vida asociativa local, en la organización de la fiesta mayor y ejerce de “diable” y tal vez de “bastoner”. Tiene una hija de tres años. ¿Cuántos Andreu Vilà habrá actuando como Andreu Vilà en esos pueblos y ciudades de Cataluña? Presumo que muchos.
Juan Pérez 25/08/2015 - 11:26h
Trobo que el nom del restaurant el clava... D'altra banda, el buit que ens puguin fer es correspon amb la dignitat de la solitud del tolerant, del demòcrata, que val força més que totes les vies que es fan i es desfan... Finalment, quan una porta es tanca...
CharoBCN 25/08/2015 - 11:26h
Pues si, resulta muy duro que te miren mal en el trabajo, que te den un trato diferente, etc.... Veo que tienes esperanzas de que "esto acabe" . Yo no las tengo , me parece que el "proceso ha venido para quedar-se"...El 9N no habrá referendum. Pero despues llegaran las pleviscitaries, despues las municipales, ... y vete a saber si el Mosen Junqueras declara la DUI !!! enfin tendremos que pensar en estrategias a largo plazo para evitar que los castellanos quedemos neutralizados y homologados dentro de "Un sol poble". Que como bien dices no tiene interes. Interesa mucho mas la diversidad i la libertad de expresion.
Barcelonina 25/08/2015 - 11:26h
Ammila no s'oblidi d'un aspecte que crec força important i del que, els que parlen "d'un sol poble" , tenen el costum de passar per alt, i es que la segregació mitjançant una declaracio unilateral, no es faria en contre de l'Estat Espanyol sinó en contra de com a mínim la meitat dels ciutadans de Catalunya que ens sentim, sense cap tipus de problemes, tan catalans com espanyols, i NO VOLEM deixar de ser-ho!!!! I que tampoc VOLEM que se'ns obligui a votar perquè alguns tinguin problemes d'Identitat!!!
Olegario 25/08/2015 - 11:26h
(1) "es muy difícil que una región de un país democrático llegue a conseguir la secesión"..."aunque lograran su ansiada secesión"... son expresiones que nos hacen caer en la trampa de utilizar conceptos positivos para justificar conductas negativas. Creo que debemos diferenciar entre conseguir la independencia y conseguir la secesión. La secesión es un proceso, habitualmente acompañado de violencia, aunque ésta, en el mejor de los casos se reduzca al ámbito institucional, contra las reglas existentes, por tanto implica ruptura, maniobras y traición a la situación asentada. Independencia es el estado consecuente tras un proceso de emancipación. En el caso catalán, secesión implica traición al orden constitucional voluntariamente aceptado y masivamente votado en las urnas. Orden constitucional jurado o prometido al aceptar cualquier responsabilidad pública o al asumir cualquier trabajo en la función pública.
Olegario 25/08/2015 - 11:26h
(2) Traición al compromiso adquirido con el pacto constitucional y traición formal con la propia Constitución porque la misma puede ser modificada con el suficiente consenso, y por tanto, si hay suficiente consenso (y debería haberlo si se propone algo sumamente beneficioso para todos), hay vía democrática frente a la vía de la secesión. Traición doble porque a la perversión de las funciones propias al servicio público, y por tanto común, se añade la traición en la administración de los recursos, que son para las necesidades comunes y no para las de una facción. Por tanto, no hay ninguna utopía ni nada susceptible de ser aprobado o comprendido. En todo caso, hay "directores" del proceso, conscientes del alcance y de la perversión de sus acciones, y hay ingenuos sensibles a la autogratificación y a la lisonja, convencidos de que les están llevando a una etapa sublime de su existencia
ammila 25/08/2015 - 11:26h
Per assolir la independència es poden tocar moltes campanes i es poden fer volar molts coloms però perque Catalunya es segregui de l'estat espanyol només hi ha dos camins;fer-ho d'acord amb l'estat espanyol o en contra de l'estat espanyol. D'acord, ja es veu que no es possible perquè l'estat no ho vol; per tant, només es pot fer en contra de l'estat espanyol i això vol dir una Declaració Unilateral d'Independència, la qual és pràcticament inviable perquè necessitaria forçosament el reconeixement explícit de totes les altres nacions de la ONU, començant per Espanya, i d'axó no hi ha cap seguretat; al contrari, la resposta previsible seria totalment negativa. Per tant, això de la independència està molt cru, ara per ara.
¿Quiere hacer un comentario?