"Si realmente constatan su fracaso evidente y no generan, en las pocas semanas que les quedan, una alternativa al proceso del 9-N, [a los aparatos del Estado] solo les quedará poner en marcha la última fase del manual para desestabilizar Cataluña. El último recurso sería el de convencer a los ciudadanos de que el 9-N representa división, violencia, caos... y ya se sabe cómo se las gastan los estados y la larga sucia mano negra que a veces usan"

30.06.2014 06:19 h.
2 min
Redacción

Miquel Sellarès, director del Centre d'Estudis Estratègics de Catalunya, editor de Tribuna.cat, y ex director de los Mossos d'Esquadra, en un artículo publicado este viernes en El Punt Avui:

"[...] Ante el fracaso de la estrategia del PP, de C's y de los aparatos del Estado y poderosos, hay una gran desesperación por ver cómo se puede frenar el proceso catalán antes de que este sea irremediablemente reconocido internacionalmente. Quisiera equivocarme, pero si realmente constatan su fracaso evidente y no generan, en las pocas semanas que les quedan, una alternativa al proceso del 9-N, solo les quedará poner en marcha la última fase del manual para desestabilizar Cataluña.

Han intentado desprestigiar al presidente [autonómico] Artur Mas, nuestro modelo educativo, nuestros medios de comunicación, nuestra policía, nuestro servicio exterior... y no han hecho más que fortalecer la voluntad del pueblo de Cataluña. El último recurso sería el de convencer a los ciudadanos de que el 9-N representa división, violencia, caos... y ya se sabe cómo se las gastan los estados y la larga sucia mano negra que a veces usan. Por eso, no es de extrañar que últimamente los nervios de los unionistas estén a flor de piel y lleguen a hacer declaraciones en contra de todos aquellos que les hemos advertido de que desde Cataluña no toleraremos y que cortaremos de raíz cualquier violencia que incluya cualquier insinuación que esta existe o puede existir".

Comentar
Aleph 25/08/2015 - 11:26h
El protoestado catalán ya enseña su larga y sucia mano negra insinuando acciones radicales en base a juicios de intención.
Eduardo Pinzolas 25/08/2015 - 11:26h
Me limitaré a la primera frase de este extracto del artículo del inefable discípulo de Dencàs: “de los aparatos del Estado y poderosos”- pura demagogia de la peor especie tratándose quien la practica de uno de los “poderosos” y no un simple desharrapado y habiendo sido parte comandante de uno de los “aparatos” de la Generalidad. Es como el ladrón que acusa a los demás de robar.
Eduardo Pinzolas 25/08/2015 - 11:26h
(2)“hay una gran desesperación” - ¿alguien percibe una “gran desesperación” en el gobierno español? El gobierno español sabe que lo peor que puede hacer es “desesperarse” y perder los nervios. Esa desesperación sólo conduciría a dos cosas: o bien a emprender medidas autoritarias, como una inhabilitación de Mas o una intervención de la autonomía, cuando todavía no se ha producido un acto delictivo sedicioso grave que lo justifique (todo lo que ha habido es dialéctica sediciosa, pero no un acto jurídico delictivo), o bien a ofrecer a los nacionalistas el oro y el moro en una estrategia de “contentamiento” que, como bien dice Dion, es contraproducente. Si precisamente son muchos los nacionalistas que imploran y anhelan una “oferta de Madrid” como agua de mayo. Sé que puedo estar equivocado, pero sigo creyendo que la estrategia de Rajoy hasta ahora es la correcta: advertir y dejar muy claros los límites legales constitucionales y lo que es “innegociable” para que nadie se llame a engaño.
Eduardo Pinzolas 25/08/2015 - 11:26h
(3)“irremediablemente reconocido internacionalmente” - ¿a qué obedece ese determinismo sobre lo irremediable del reconocimiento internacional?, ¿qué antecedentes o pactos o principios del derecho internacional permiten a este sujeto dictaminar que el reconocimiento internacional a un nuevo estado es irremediable?, ¿acaso el antecedente palestino? En fin, una de tantas fantasías del secesionismo para consumo interno sin el más mínimo fundamento.
Juan Pérez 25/08/2015 - 11:26h
No tinc més que admiració envers la dedicació d''Eduardo a l'hora de contestar a qui no mereix cap resposta que, essent racional, com la d'Eduardo, no l'entendrà. Teòricamente és una despesa argumental d'una generositat extrema que evidencia amb total cruesa la demagogia "matonil" amb què pretenen aquests neofeixistes imposar el seu Moviment Nacional. S'ofeguen en la seva própìa rancúnia megalòmana, aquesta gent... Fan llàstima, de debò.
Eduardo Pinzolas 25/08/2015 - 11:26h
Gracias por tus palabras, Juan.
¿Quiere hacer un comentario?