Menú Buscar

¿Qué libertad, qué dignidad?

Jordi Garcia-Petit
3 min

Uno de los eslóganes de la agitación propagandística del secesionismo dice que "Cataluña quiere vivir en libertad y en dignidad". La divisa refleja, una vez más, una huida ideológica de la realidad. La Cataluña real, la de la población catalana suplantada por la nación abstracta, está perdiendo libertad y dignidad a ojos vistas. Sabemos que en tiempos de conflicto civil la primera víctima resulta ser la objetividad, componente esencial de la información veraz, sin la cual no hay verdadera libertad.

Se engaña sistemáticamente con mentiras y tergiversaciones para crear un estado de ánimo favorable a la secesión y, al mismo tiempo, para sedar los espíritus respecto a las consecuencias negativas y dolorosas para la población de un proyecto de política ficción

Habría que retroceder años en la historia contemporánea de Cataluña para encontrar una situación relativamente equiparable a la de ahora en pérdida de objetividad informativa, de libertad pues, en los medios públicos de comunicación social (deficitarios) y en los medios privados subvencionados.

No vale decir que "los otros" lo hacen peor. Tener que escoger entre la manipulación del telediario de TV3 y la del telediario de TVE1 es de una perversión insoportable en democracia, igual como tener que comparar el nivel panfletario de El Punt-Avui con (por ejemplo) el de La Razón.

Se ha llegado a un extremo grave e irresponsable: se engaña sistemáticamente con mentiras y tergiversaciones para crear un estado de ánimo favorable a la secesión y, al mismo tiempo, para sedar los espíritus respecto a las consecuencias negativas y dolorosas para la población de un proyecto de política ficción. La invocación de la libertad, supuestamente perdida -como si hoy fuera el ayer de Franco-, exige para ser creíble una honestidad intelectual que, si no se tiene, se invalida la causa invocada.

La dignidad de las personas que componen la población, en nombre de la cual se invoca la dignidad, también supuestamente perdida, se dirime, entre otros escenarios reales, en las listas de espera y en el hacinamiento de las urgencias de los hospitales de la sanidad pública. Que pregunten a los miles de pacientes desatendidos, muchos de ellos en riesgo de fallecimiento, qué entienden por vivir en dignidad.

La contradicción entre la divisa y la realidad ofrece muchos más casos de evidencia aplastante. Hay donde elegir. Nadie había deshecho tanto país, dividido tanto Cataluña, como los grupos políticos y sociales coligados en torno a la entelequia de una secesión, de un Estado propio, de una pertenencia continuada a la UE…

 

Artículos anteriores
¿Quién es... Jordi Garcia-Petit?
Jordi Garcia-Petit

Doctor en derecho.

Comentar
m.a. 25/08/2015 - 11:25h
"La invocación de la libertad, supuestamente perdida -como si hoy fuera el ayer de Franco-",...aquella libertad se perdió también con la colaboración de catalanes. Unos, descerebrados "patriotas" como por desgracia volvemos a soportar. Otros, fascistas, falangistas o no, que físicamente o con su dinero contribuyeron al triunfo del fascismo en España. Como de costumbre el enemigo, dentro.
fereyes 25/08/2015 - 11:25h
Afortunadamente en el resto del mundo no se creen ese cuento y basta con mirar las cifras o simplemente venir a Cataluña para darse cuenta de la mendacidad de los políticos soberanistas. Si Cataluña lleva 300 años "oprimida y espoliada", cómo es posible que sea una de las comunidades autónomas más ricas de España y con una riqueza superior a la media europea ? Cómo es posible que el Catalán sea prácticamente la única lengua en la enseñanza y que se pongan multas lingüísticas por rotular en castellano ? También cómo es posible en un "pais oprimido" que existan varias televisiones autonómicas ? Bendita opresión !
fereyes 25/08/2015 - 11:25h
Y la dignidad, parece que significa para los independentistas que haya que estar reconociendo a Cataluña lo buenos que somos los catalanes, lo industriosos, solidarios, guapos y eficientes y además andar agradeciendo dia si y dia también nuestra solidaridad con el resto de Eapaña ( pandilla de vagos desagradecidos ). Y lo curioso del tema es que muchos de los que reclaman todo esto, es posible que tengan "balanza fiscal" positiva y que reciban más del estado de lo que aportan. Muchos de los que han estado en la via catalana diciendo que España nos roba, es posible que en realidad sean ellos los nos están robando a otros catalanes que aportamos más que ellos con nuestros impuestos para que tengan unos servicios públicos garantizados.
serena 25/08/2015 - 11:25h
fereyes, no lo podía decir usted más claro. Pero sinceramente los que VEMOS como usted, por ahora tenemos el anatema puesto. En el fondo, seguir a la masa ha sido siempre más fácil que abrir los ojos y MIRAR, de verdad.
Olegario 25/08/2015 - 11:25h
"se engaña sistemáticamente con mentiras y tergiversaciones para crear un estado de ánimo favorable a la secesión...." Cierto, pero la manipulación continuada acaba logrando un efecto contrario; eso sucede cuando no te creen ni cuando dices la verdad.
¿Quiere hacer un comentario?