Menú Buscar

¿Por qué sale Monzón de Indra? Morenés admite que el ejecutivo estaba contra el Gobierno

El titular de Defensa admite que el Estado venderá el 20% del capital que posee la compañía tecnológica

10.07.2015 11:48 h.
3 min
El ministro de Defensa, Pedro Morenés (I), Javier Monzón y Fernando Abril-Martorell
Redacción

Javier Monzón fue impelido a salir de Indra. Quien fuera su presidente durante largos años se encontró enfrente al Gobierno con quien no se entendió. Así lo afirma de manera categórica el ministro de Defensa, Pedro Morenés, en una entrevista en el rotativo especializado Expansión.

“Durante un tiempo largo tratamos de que el tema pudiera salir adelante con el liderazgo del señor Monzón, pero él no lo veía. Y después de un largo camino de reflexión, nosotros decidimos que no era la persona adecuada. No era la persona que el Gobierno creía que podría sacarlo adelante. Hemos puesto ahí a la persona que considerábamos que podría hacerlo. Cuando entramos en Indra no lo hicimos para quitar al señor Monzón, sino para desarrollar este proyecto y para proteger a Indra de la entrada de intereses extranjeros”, asegura el ministro.

Convencieron al resto de socios

Morenés admite que convencieron al resto de accionistas de la compañía para llevar a término el cambio. El elegido fue Fernando Abril Martorell, actual presidente del grupo tecnológico y de defensa.

Monzón es un ejecutivo muy vinculado a los gobiernos socialistas de Felipe González. También era conocida su vinculación con la casa real y el Rey Juan Carlos. El titular de Defensa insiste en la entrevista en que dieron opciones a Monzón de continuar alineándose con el proyecto gubernamental para la empresa, pero da a entender que éste hizo caso omiso.

Subvenciones públicas

“Indra es una empresa muy vinculada al sector de la defensa –asegura–, y cuyo cash flow está directamente vinculado a sus contratos de defensa. Es una empresa que ha recibido infinitas subvenciones para I D, y era un factor clave para el proceso que el Ministerio quería desarrollar. Nosotros hemos explicado hasta la saciedad a Indra cuál era el proyecto, y la propia compañía ha considerado que este señor no era la persona idónea”.

El representante gubernamental no descarta que el Estado (a través de la SEPI) se venda el 20% del capital que posee en la compañía. “En el momento en que la industria de defensa tenga un nivel adecuado de consolidación, bien a nivel nacional o integrada a nivel europeo, no tendrá demasiado sentido que el Estado siga en Indra”.

¿Quiere hacer un comentario?