Menú Buscar
Camino al 27s

¿Perderemos la nacionalidad española?

Carles Enric
8 min

Rotundamente, sí. Creo que aún se ríe el periodista del programa 'Hard Talk' de la BBC Stephan Sackur cuando, hacia el minuto 10 de su entrevista a Raül Romeva, éste vino a decir algo así como que "la independencia hay que verla desde dos prismas: por un lado el territorio, que será independiente, y por otro los ciudadanos, que seguiremos siendo españoles".

Claro, los letones, por citar un ejemplo, ¿cuando se separaron de la Gran madre Rusia seguían siendo rusos? ¿Y los sudaneses del sur se independizaron pero eran sudaneses aún? Más atrás, ¿los americanos eran ingleses? Y, al final, ¿todos somos romanos?

Una independencia de Cataluña significa romper el vínculo jurídico de sus personas con España

Volviendo a Letonia. Allí existe lo que se ha llegado a llamar "la democracia étnica". A los ciudadanos de Letonia, establecidos o incluso nacidos en Letonia entre 1939 y 1991, se les negó la ciudadanía letona. Curiosamente sí pudieron votar la independencia de Letonia en sus elecciones. Luego, literalmente engañados y tirados.

Hasta la organización independentista Cercle Català de Negocis (CNN) --de la que podemos dudar de su mínima inteligencia, y prueba es lo escrito-- lo dice sin tapujos en su web: "Normalmente se entiende que la nacionalidad es el vínculo jurídico entre una persona y un Estado. Por lo tanto, cualquier proceso de secesión supone el fin de este vínculo". Es decir una independencia de Cataluña significa romper el vínculo jurídico de sus personas con España.

Demos cifras para lo tres tipos de situaciones previstas. La primera: aquellos nacidos en Cataluña que automáticamente, como en cualquier proceso de secesión, pasarían a ser exclusivamente catalanes --a día de hoy no existe ningún convenio entre Cataluña y España--. Son cerca de 5 millones. Por otro lado, los nacidos en España, cerca de 1.300.000, que obviamente seguirían siendo españoles. Como es lógico, viviendo en un país extranjero, expuestos a sus normas y leyes. Por último, el conjunto de extranjeros, alrededor de 1.200.000 personas. Estos tendrían una dinámica, podríamos decir, curiosa. Disponen de un NIE y permiso de residencia español con el cual sólo pueden trabajar en España, pero no en Cataluña. A buenos entendedores, pocas palabras.

En unas nuevas elecciones en unos meses, señaladas ya por Artur Mas, en una Cataluña independiente sólo podrían votar los ciudadanos catalanes

En unas nuevas elecciones en unos meses, señaladas ya por Artur Mas, en una Cataluña independiente sólo podrían votar los ciudadanos catalanes. Todos estaremos de acuerdo que un español no vota en Francia, o un español no vota en Alemania. Por lo que ¿un español votaría en Cataluña?. Parece claro que no. Esto disminuiría no sólo el censo, sino que avanzaría, como el modelo letón, hacia una clara "democracia étnica". Ya no siete millones y medio, sino apenas cinco millones. Y hemos considerado el modelo más amplio. Aquel donde el simple hecho de nacer permitiera la nacionalidad catalana. Porque, si nos retrotraemos a modelos bálticos, podríamos incluso pensar en la necesidad de una primera o segunda generación para obtener la nacionalidad.

Y para aquellos fans de la fantasía de la doble nacionalidad podemos volver a la web de los amigos del CCN --donde confirman que son unos incompetentes--: "Los ciudadanos catalanes que quieran conservar la nacionalidad española tendrían que poder hacerlo sin restricciones siempre que se cumplan algún criterio de efectividad (haber nacido, residido, ser descendiente, etc.) según los mecanismos que prevea la ley" (sic del autor, no hay ley ni nada dicho al respecto por Romeva y su lista). Para los ilusos: la primera condición sería haber nacido en el resto de España no en Cataluña.

Pero por si aún piensan encajarse de alguna forma, vuelven a la carga: "Cabe remarcar que tener dos nacionalidades no es sinónimo de tener doble nacionalidad. Para tener doble nacionalidad los dos Estados tendrían que reconocer mutuamente la doble nacionalidad de sus ciudadanos para que puedan ser usadas indistintamente ante cualquier país. Por ello, la doble nacionalidad conlleva algunos problemas para Cataluña como, por ejemplo, la falta de ciudadanos nacionales propios para ser reconocida como Estado independiente; o el no tener fuerza ni efectos jurídicos fuera de nuestro país". Blanco y en botella: para tener doble nacionalidad hace falta un acuerdo entre España y Cataluña, pero Cataluña no estará por la labor porque sería ridículo un país sin casi ciudadanos del país.

Para tener doble nacionalidad hace falta un acuerdo entre España y Cataluña, pero Cataluña no estará por la labor porque sería ridículo un país sin casi ciudadanos del país

Obviamente, el CCN no son nadie. Diríamos más, son a los negocios en Cataluña lo que la prostitución al PIB de un país. Se habla mucho pero una vez apagada la luz nadie sabe su nombre. Pero --todo debemos decirlo-- dan pistas de su pensamiento oculto. Publican cosas que Romeva y su lista no dicen. Y la nacionalidad es quizás el tema más importante de cualquier proceso de independencia. En las repúblicas bálticas los ciudadanos, con origen familiar no báltico hasta 1939, fueron vetados con su nacionalidad a pesar de haber votado y apoyado la independencia. Tienen un status legal de 'no ciudadano'. Algo parecido a los inmigrantes con residencia permanente en otros países, pero con la diferencia que no poseen otra nacionalidad. No tienen derechos políticos, no pueden asumir cargos en instituciones gubernamentales, no pueden trabajar como abogados, jueces, notarios, o un sinfín mas de profesiones.

Pero alguno dirá que Cataluña no es así. Aquí tenemos una lista transversal, todos somos un pueblo. Aunque todos sus candidatos tengas los mismos 'apellidos familiares'. Familiar entre ellos, claro. Dicen que todos vamos a una. Movilizamos millones cada año. No generamos miedo a quien no piensa como nosotros. La parafernalia con antorchas o banderas esteladas en las entradas de los pueblos es sólo un síntoma de madurez. Un síntoma de amor a nuestra patria. Vamos, y podríamos seguir...

Claro, no debemos olvidar que Cataluña ha sido siempre el centro del mundo. Moisés abrió el mar y, nosotros, los catalanes, atravesamos ese desierto. ¡Y yo ignorante! ¿Escribiendo que perderemos la nacionalidad española? Lo admito, debo ver más TV3, asistir más a mítines de Junts pel Si, no ver jamás la BBC y menos leer libros o diarios más alla de El Punt Avui, Ara o cualquier panfleto subvencionado. A veces pienso que la gente no lee historia, simplemente prefiere creer historias. Mi duda, al final, es sencilla: ¿Tan difícil es explicar las cosas en esta Cataluña que hasta lo básico y elemental no se entiende?

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric

Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.

Comentar
Mateos 17/09/2015 - 19:19h
[naranjito] Sobre tu última pregunta: no tengas ninguna duda, por supuesto. Todo es hablando hipotéticamente porque no va a ocurrir la separación "y lo saben". Sólo desean mantener el "control" como vienen haciendo y presentarse a "negociar" con cuantos más apoyos mejor.
Olegario 17/09/2015 - 19:19h
Presten atención a las referencias bálticas. Leanlas y releanlas antes de votar.
Kasfel 17/09/2015 - 19:19h
Una acotación a su, como siempre, interesante artículo. ¿Como que, en caso de secesión, automáticamente los nacidos en Cataluña pasarían a ser exclusivamente catalanes?. Nadie puede perder su nacionalidad española salvo que renuncie a ella, para adquirir una nueva nacionalidad (en este caso la del nuevo Estado). Por tanto, de esos 5 millones, los que renunciemos a “un país on hi hagi gelat per postres cada dia” seguiremos siendo españoles y ciudadanos de la U.E.
Marino 17/09/2015 - 19:19h
De nuevo se mata Vd. con la razón señor López. Esperemos que no dé lo mismo. En este asunto, como en tantos, el otro ni pincha ni corta. Todo va a suceder como lo planteo yo. Y como, apunta Kasfel, nadie, salvo los autores del desaguisado y, tal vez ni ellos, renunciará a la nacionalidad española. ¿Qué país quedaría? 7,5 millones de ciudadanos con doble nacionalidad. Un despropósito que España arreglaría con una nueva ley. Como ha apuntado algún jurista, lo haría en una tarde: Los ciudadanos de Cataluña dejan automáticamente de ser españoles y se atenderán solicitudes de exclusiva, o doble nacionalidad. Porque los españoles no son tan tontos como para permitir que los ciudadanos de otro Estado voten y determinen su política. Y ¿A quiénes concedería España la doble nacionalidad solicitada? A los que se han significado defendiendo su españolidad. Y todos aquellos que han sido retratados en manifestaciones... verán archivada su solicitud y serán respondidos con un: No procede.
telamarinera 17/09/2015 - 19:19h
Después de las elecciones, hemos de acabar con la inmersión en la enseñanza; no por el catalán, que el que no lo promueve entre los suyos, es torpe/tonto/desagradecido, .., en mi opinión, sino para quitarnos de encima a los comisarios de la enseñanza, que adoctrinan con intención y pocos motivos a nuestros hijos. Enseñan falsa historia, y otras falsedades.
EduardoPinzolas 17/09/2015 - 19:19h
En el bien entendido de que hablamos de una hipótesis no imposible, pero sí infinitesimalmente posible en un porcentaje de posibilidades, ya esa mínima posibilidad pasa porque el Estado haga dejación de sus deberes constitucionales y que el nuevo Estado sea reconocido –y reconocer ese nuevo Estado supondría para algunos estados europeos lo mismo que atizar con un palo un avispero-, es obvio que no tiene sentido un Estado con el 80 o 90 por ciento de sus habitantes siendo extranjeros o teniendo doble nacionalidad. Además de no tener sentido, es prácticamente inviable. Así que, de llegarse a esa remota e ínfimamente posible realidad, que nadie espere facilidades a la hora de elegir “nacionalidad”. Ni le convendría al propio estado catalán ni le convendría a España. Yo, por si acaso, habré tomado antes las de Villadiego. Hay cosas con las que no se juega.
fereyes 17/09/2015 - 19:19h
En ese hipotético aunque infinitesimalmente probable hecho de que llegará la secesión y España permitiera la doble nacionalidad a los catalanes, por reciprocidad, Cataluña tendría que dar la doble nacionalidad a todos aquellos españoles (no residentes en Cataluña ) que la pidiesen. Ahora imagínense ustedes a 40 millones de Españoles pidiendo la nacionalidad catalana con la consiguiente opción de voto en las elecciones.
naranjito 17/09/2015 - 19:19h
Estoy verdaderamente preocupado. Soy catalán y cada día reniego más de ello. Así que pienso largarme de aquí y residir en España. En última instancia lo de la nacionalidad española es una cuestión que depende únicamente del estado español y no las tengo todas conmigo. Pero residiendo en España (yo que he nacido en Cataluña) sería suficiente para mantener en cualquier caso esa nacionalidad?
¿Quiere hacer un comentario?