Menú Buscar

"Pedro Sánchez defendió en Barcelona un modelo en el que se dote a Cataluña de un trato fiscal especial y se la reconozca como nación. ¿Quién le ha dicho que puede decir lo que le dé la gana, comprometiendo seriamente al partido en asuntos cuyo pronunciamiento debe someterse a lo ya aprobado en resoluciones congresuales, en conferencias políticas, o en programas electorales? ¿En qué resolución está escrita una propuesta como esta?"

28.06.2014 11:41 h.
3 min
Redacción

Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ex presidente de la Junta de Extremadura con el PSOE, en un artículo publicado este sábado en El Confidencial:

"El candidato a la Secretaría General del PSOE, Pedro Sánchez, defendió el pasado día 25, en Barcelona, el federalismo asimétrico como solución ante el choque de trenes entre Cataluña y el resto de España, un modelo en el que se dote a Cataluña de un trato fiscal especial y se la reconozca como nación.

Estos son los inconvenientes de dejar al albur a quienes han decidido volar por su cuenta en el seno del PSOE para ocupar el liderazgo de ese partido. ¿Quién le ha dicho a Pedro Sánchez, o a cualquier otro precandidato a secretario general, que puede decir lo que le dé la gana, comprometiendo seriamente al partido en asuntos cuyo pronunciamiento debe someterse a lo ya aprobado en resoluciones congresuales, en conferencias políticas, o en programas electorales? ¿En qué resolución está escrita una propuesta como la lanzada por el precandidato Sánchez en territorio catalán?

¿Qué pasa en el PSOE que oyendo cosas como estas o parecidas a nadie parece preocuparle ese tipo de pronunciamiento? Pareciera que no se hubiera aprendido la lección de cuando se dijo tan alegremente aquello de 'bajar impuestos es de izquierdas' o 'aceptaré aquello que venga del Parlamento de Cataluña' y que tan caro costó electoralmente al partido socialista que, por ese y otros pronunciamientos escuchados en silencio por una militancia que no estaba de acuerdo, comenzó a no ser percibido como un partido claramente socialista y profundamente español.

El PSOE no puede difuminar sus mensajes más esenciales a la conveniencia de los intereses particulares del primero que llegue con la aspiración de dirigir el partido y dispuesto a vender lo que sea como si el partido fuera una especie de teletienda. Quienes militamos en el PSOE lo hacemos en función de una ideología, un estilo, unas propuestas y una cierta idea del país que queremos. Algunos no vamos a estar dispuestos a seguir militando a ciegas y sin saber qué defenderemos en el futuro próximo, según gane fulano o zutano. Si ahora se trata de elegir al secretario general y eso conlleva el pasar por propuestas como la defendida por un precandidato, ¿qué será en noviembre cuando se vuelvan a convocar elecciones primarias para elegir candidato a la Presidencia del Gobierno? [...]".

Comentar
Olegario 25/08/2015 - 11:26h
Estos chicos están más verdes que las cebollas. Es el precio del "zapaterismo", de la política del marketing y de la encuesta encargada. Es el precio de arrinconar a los Marin, Leguína, Ibarra, Guerra, Bono... Es el precio de aproximarse al electorado con una oferta producto y una cara atractiva, en lugar de tener ideas claras y consistentes y, entonces, y sólo entonces, traducirlas en programa y explicarlo claramente a los ciudadanos. Si se tiene algo sólido que ofrecer, DESDE UN PARTIDO DE ESTADO, y se explica bien, los apoyos caen por sí solos.
¿Quiere hacer un comentario?