Menú Buscar

"No permitiremos que ondeen banderas separatistas en los edificios públicos"

Miguel García es conocido por haber presidido el C.E Hospitalet durante diecinueve años, pero ha decidido dar el salto a la política de mano de Albert Rivera y es el candidato de Ciudadanos a la Alcaldía de Hospitalet. García denuncia el "clientelismo" del Gobierno municipal y apuesta por reducir impuestos para reactivar el tejido económico de la ciudad y por el deporte social de base para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Defiende que se han de respetar las leyes y se muestra en contra de la presencia de esteladas en edificios públicos. También denuncia el "adoctrinamiento" que los gobiernos nacionalistas han practicado en las escuelas.

16.04.2015 03:08 h.
28 min
Miguel García, candidato de Ciudadanos a la Alcaldía de Hospitalet

36 años de PSC gobernando Hospitalet, ¿cómo lo ve?

Es imprescindible que llegue el cambio, porque cuando pasan ocho años los políticos tienden a creerse que el sillón es de ellos, no de los ciudadanos. Durante la dictadura nos quejábamos de que se eternizaba, que era larguísima, y resulta que hay gente que aspira a superar ese récord de los cuarenta años. Recordemos que si los socialistas vuelven a gobernar llegarán a las cuatro décadas ininterrumpidas, de manera legítima, porque han ganado las elecciones, pero el riesgo de creerse que son los dueños de la institución está ahí.

¿Qué riesgos hay?

Un ejemplo: Hospitalet es una ciudad que tiene un tejido asociativo muy potente, muy importante, pero el Gobierno municipal se ha dedicado a poner a sus agentes sociales, del partido, para partir con ventaja elecciones tras elecciones.

¿Cree que hay clientelismo?

Ese que están a modo de comisarios políticos, controlan el tejido social e influyen mucho en él. También es lamentable ver cómo cuando llegan elecciones la ciudad comienza a ponerse limpia, a engalanarse. Hoy mismo, pasando por la Rambla, unos señores estaban pintando los bancos, que estaban ya cochambrosos. Y les comenté: "Está bien que haya elecciones, porque así hay trabajo para la gente".

Entonces acusa al Gobierno municipal de acelerar la máquina cuando llegan elecciones.

Es lamentable que eso pase, uno está cansado de ver a todos los niveles a políticos que durante tres años y medio están solo manteniendo el sillón, y en los últimos tres meses salen a la calle a dar abrazos y cogen la llave para abrir la caja y conceden a todo el mundo lo que pide, y que a menudo es necesario, pero que no lo han hecho durante los cuatro años de mandato, solo al final.

¿Qué nota le pondría a la alcaldesa?

He de reconocer que en esta ciudad hubo un momento que se trabajó bien. Hubo un gran alcalde, Celestino Corbacho. Y con la inercia de la gestión de Corbacho se ha ido viviendo hasta ahora, pero ya se ha acabado. Corbacho no lo consiguió al cien por cien, pero intentó exportar Hospitalet al mundo. E hizo cosas importantes. Pero cuando lo dejó se ha ido agotando el equipo de gobierno que dirige Núria Marín. Hace falta un cambio y renovar ideas.

¿Pero la aprobaría o la suspendería?

La suspendería porque hay unas prácticas caciquiles que ella ha incrementado. Siempre las ha habido en el Gobierno municipal, pero ahora más. La ciudadanía está cansada, y hay que acabar con esto.

¿Esto es lo que ustedes llaman 'vieja política'?

Hospitalet, como buena parte del Bajo Llobregat, tiene una fuerte presencia de gente venida de todas las partes de España para colaborar con Cataluña y trabajar, pero sigue pensando en su tierra. Esto ha sido un terreno de abono para las ideas de izquierdas, pero creo que ya no hemos de estar entre izquierda y derecha.

¿Por qué?

Porque la sociedad debe avanzar, y algunos se empeñan en dividirnos entre rojos y azules. Ciudadanos representa un cambio, queremos acabar con la vieja política y las viejas prácticas que destrozan la democracia y, si tenemos la confianza de la gente, no se volverán a producir.

¿Cuál es la propuesta estrella de Ciudadanos para Hospitalet?

Tenemos un programa amplio, porque queremos hacer política para las personas. Una cuestión importante es que la ciudad tiene unos tipos de gravamen fiscal muy importantes. Hospitalet está compuesta fundamentalmente por personas de clase media y media-baja, trabajadores a los que les cuesta mucho llegar a final de mes. Los impuestos son demasiado altos, pagan más tasas los comercios de Hospitalet que los de Barcelona.

¿Más que en Barcelona?

Sí. Y el IBI en tres años ha subido casi un treinta por ciento. En esta ciudad tenemos 'pisos de pobres' -y entiendan el dicho porque no es peyorativo- con impuestos de ricos. Es insoportable en un contexto de crisis cuando cuesta pagar las facturas. Nosotros, en la medida de lo posible, si gobernamos vamos a bajar el IBI, concretamente un mínimo del 20 % durante los cuatro años del mandato. Curiosamente el PSC este año no lo ha subido, ya se han cuidado en los tres años anteriores de pegar el 'palo' a la gente y cuando llegan las elecciones ya no lo tocan. Eso es hacer un uso partidista de la democracia, de las instituciones.

¿Alguna propuesta más en materia económica?

Otra propuesta es adelgazar la administración. Este equipo de gobierno tiene a un montón de gente innecesaria trabajando, cuando tenemos buenos funcionarios que podrían perfectamente hacer sus funciones. Me refiero a los cargos de confianza, que hay que reducirlos drásticamente.

Entonces no desean reducir el número de funcionarios...

Lo que se ha de recortar con decisión es el personal puesto a dedo, que hay muchos. Hospitalet se ha convertido en un cementerio de elefantes. El Partido Socialista ha perdido muchas plazas, por decirlo de alguna manera, y aquí viene todo el mundo mandado desde la calle Nicaragua en plan "este señor se nos ha quedado colgado y no podemos dejarlo tirado porque lleva toda la vida con nosotros".

Vuelve a las acusaciones de clientelismo…

Es que es así. Han recogido a gente que lleva toda su vida haciendo política partidista mientras cobra un sueldo con el dinero de todos los ciudadanos. Y no es el chocolate del loro, porque hay muchos 'chocolates del loro' aquí. Hay que 'desenchufar' lo que han enchufado durante treinta y seis años, y seguro que el ahorro que se consiga contribuirá a poder bajar, en lo posible, los impuestos municipales.

¿Algo más a destacar en este campo?

También queremos hacer un Hospitalet más amable para las personas, y trabajaremos para que la segunda ciudad de Cataluña tenga el peso específico que le corresponde. Creemos que ha perdido empuje, ahora mismo estamos desaparecidos, no existimos, fruto del agotamiento de las ideas del actual Gobierno.

¿Cómo está la seguridad ciudadana en Hospitalet y cuáles son sus propuestas?

Hay un déficit evidente en la seguridad de la ciudad. Si vemos el centro no nos da la imagen de lo que pasa en el resto de Hospitalet. En Collblanc-Torrasa, La Florida y Pubilla Cases, por poner tres ejemplos, hay problemas de marginalidad. El equipo de Gobierno lo niega, pero los vecinos me lo dicen, que no se encuentran seguros, hay quejas porque hay barrios que se han convertido en guetos.

¿Por ejemplo?

Los bloques de Onésimo Redondo son un caso. Pero hay otros repartidos por la ciudad. No tenemos nada en contra de la emigración, al contrario, solo pedimos regularla de manera adecuada, pero no es buena la guetización de Hospitalet, con zonas en las que la gran mayoría de los habitantes son emigrantes. Hemos de hacer pedagogía, por supuesto, pero también hemos de mejorar la seguridad. Hay personas a primera hora de mañana, sobre todo los fines de semana, ebrias y armando alboroto, creando conflictos. Faltan más agentes de proximidad, la policía ha tener una presencia continua en los barrios.

Entonces su modelo es apostar por la policía de proximidad.

Sí, y además controlada por los propios barrios. En cada Concejalía de distrito queremos crear un consejo formado por la propia ciudadanía, escogido por el tejido asociativo y civil entre las personas que deseen presentarse para formar parte de este organismo que supervisará la buena marcha de la seguridad en los barrios. Tenemos una buena Guardia Urbana en Hospitalet, muy profesional, pero es escasa...

¿Aumentaría la plantilla?

Lo que tenemos que hacer es combinar la actuación de la Guardia Urbana con todos los cuerpos de seguridad que actúan en la ciudad, sobre todo los Mossos d'Esquadra. Por cierto, tenemos pocos 'mossos', nos corresponderían más de los que actúan en la ciudad. Volviendo a los consejos ciudadanos, todos los que haya en los diversos barrios estarán coordinados con uno general de toda la ciudad, para garantizar la máxima eficacia.

Entonces busca la implicación de la ciudadanía.

Es que así se detectarán los problemas de una manera más eficaz, porque serán los mismos vecinos y las entidades, que son los que están más pegados al terreno, los que los trasladarán al consejo para buscar soluciones. Ciudadanos es un partido nacido de la sociedad civil, y tenemos que devolverle el poder a esa misma sociedad civil. A veces los políticos se aíslan entre las paredes de sus despachos y no detectan las anomalías que ocurren, solo salen de su aislamiento cuando llegan las elecciones. De ahí la importancia de tener un contacto fluido y constante con la ciudadanía.

Las encuestas les dan una horquilla entre cuatro y siete concejales, sobre veintisiete. Si es así, pueden ser la llave del futuro Consistorio. ¿Tienen preferencias a la hora de llegar a acuerdos con otras fuerzas?

Nosotros salimos, como dice Albert Rivera, a ganar el partido, no a empatarlo o perderlo.

Pero si no lo ganaran...

Si no lo ganamos no tenemos ningún miedo a estar en la oposición. Estar al tanto de lo que pasa en la calle y controlar la acción del Gobierno municipal sería también muy positivo. Hasta ahora no ha habido una oposición de verdad, y nosotros seríamos una leal y justa, pero viendo lo que cada día necesitan los ciudadanos.

¿Descartan gobernar si no ganan?

No. Podemos llegar a acuerdos con cualquiera que tenga propuestas que se adapten a nuestro programa. Un ejemplo: nosotros tenemos unas diferencias terribles con Esquerra Republicana en temas ideológicos. Pero en temas ciudadanos si tienen alguna propuesta que es buena para Hospitalet no nos vamos a cerrar en banda y rechazarla simplemente porque la presenten ellos. Si es algo bueno para nuestros conciudadanos, la tomaremos en consideración. Hacer lo contrario no sería hacer política, sería hacer ese partidismo que estamos denunciando que la ciudad ha sufrido durante demasiados años. Eso sí, solo acuerdos puntuales.

Claro, porque en otros temas, con Esquerra, difícil...

Por supuesto. En los temas relacionados con la independencia, cero. Porque en Hospitalet la ciudad un día se levanta separatista, y otro "unionista", depende cómo le vaya en las encuestas al equipo de Gobierno municipal.

¿El equipo de Gobierno municipal ha hecho lo suficiente para defender el proyecto común español en Cataluña?

Nosotros defendemos en nuestro programa que los ayuntamientos han de ser leales a la Constitución.

¿Será un punto clave a la hora de futuros pactos municipales?

Sin ninguna duda. Los ayuntamientos han de ser leales a la Carta Magna, y a todas las leyes. Ninguna sociedad puede funcionar si no se respetan las sentencias y la legalidad vigente. Y ahora mismo esto no es así en Cataluña. No permitiremos, por poner un ejemplo, que ondeen banderas separatistas en los edificios públicos, bajo ningún concepto. Mientras el pueblo español no las cambie, estas son las leyes que tenemos y se han de respetar. Y las han de cambiar el conjunto de la ciudadanía española, no unos cuantos. La bandera que representa a todos los españoles, y Cataluña es España, y Hospitalet es Cataluña, es la bandera constitucional. Esta es la que debe presidir, junto a la bandera local y la señera. La estelada no ha de estar en ningún edificio público.

¿Es partidario de mantener la ofrenda floral a Rafael De Casanova en la ciudad?

Hemos de partir de la base que se ha tergiversado la historia con la figura de Rafael de Casanova, porque fue, y lo hemos leído todos, un defensor de la patria española, dijo que había que dar la sangre por España y por el Rey de España. Esto lo hemos de tener muy en cuenta, porque los independentistas se han inventado unos símbolos y unos mitos con los que han adoctrinado, desde pequeñitos, a los jóvenes, hasta el punto que han podido llegar hasta lo que vivimos en estos momentos, con una vorágine separatista de odio a España que no es buena ni para España, ni para Cataluña, que es la misma cosa. Si a Casanova, como figura importante e insigne de Cataluña, hay que hacerle alguna ofrenda, se le hará, pero no con la connotación separatista que ellos le dan, sino poniéndole en su contexto histórico y sin falsear la realidad.

¿Y cómo ve el proyecto independentista?

Artur Mas es un cadáver político. Sabe perfectamente que su proyecto separatista no tiene cabida ni apoyos en Europa, y que no va a ninguna parte. Han conseguido llenar 'vías catalanas' y 'uves' porque tienen los medios de comunicación, los públicos y los subvencionados, de su parte, y porque han dominado las escuelas y han adoctrinado a varias generaciones de catalanes. Han conseguido que muchos se crean el 'España nos roba', que es una gran falsedad, porque quienes roban aquí son los Pujol. Y roban a España, a Cataluña y al ciudadano. El Gobierno español hace algo muy normal, sobre todo si te consideras 'progresista' como dicen los de Esquerra que son: el que más tiene, más paga, y luego se redistribuye. Y si Cataluña tiene más, ha de aportar más. Por cierto, tampoco es la Comunidad que más paga, están Baleares y Madrid.

¿Qué mejoraría del eje económico de Pedrosa-Gran Vía y su expansión hacia Bellvitge?

Hemos de preservar zonas como la de Can Trabal, y hemos de tener cuidado. La Plaza Europa fue un buen proyecto, pero hay que optimizarla. Construir obras faraónicas que se queden a un cuarenta por ciento de su capacidad de uso no compensa.

Detalle más…

Tenemos en la ciudad una zona muy deprimida, con polígonos industriales que han cerrado muchas empresas, persianas bajadas, grafitis, que se han de revitalizar. No nos metamos en proyectos faraónicos para conseguir propaganda para decir que se están haciendo muchas cosas, hagamos lo que es lo mejor para la ciudad. Por cierto, hablando de propaganda...

Diga.

El periódico que edita el Ayuntamiento se ha convertido en un panfleto partidista.

¿El que se reparte por los buzones?

Ese, el que pagamos todos, el que sirve de difusión constante de los proyectos faraónicos del Ayuntamiento. Lo que es importante es llevar a cabo políticas para las personas. Hay que revitalizar lo que se está muriendo en la ciudad, como el comercio. Cada día se cierra un escaparate, y detrás de esta pérdida, se destruyen puestos de trabajo. ¿Para qué vamos a recurrir a gente de fuera de la ciudad para que monten negocios cuando los tenemos en casa y están cerrando por falta de apoyo? Lo primero que tenemos que hacer es consolidar y ayudar a los que ya tenemos. Y cuando toque, y la economía lo permita, ya nos dedicaremos a las obras faraónicas.

Volviendo a la expansión de la Gran Vía…

Esta operación pretende otro pelotazo inmobiliario, y lo que tenemos son viviendas de sobra. Y cuidado con el medio ambiente, porque insisto que hay una zona importante como Can Trabal que se la van a cargar, literalmente. Y yo, que siento la naturaleza creo que todos los que vivimos en ciudades grandes necesitamos tener pulmones, zonas de esparcimiento y zonas agrícolas para que nuestros conciudadanos conozcan esta actividad esencial, y no soporto que quieran eliminarlas. Me parece un plan para encandilar a la gente, de propaganda, de vender a la ciudadanía que van a hacer grandes cosas para poner a la ciudad en el mundo. Y no es así.

Ha hablado ya del periódico, ¿pero qué haría con los otros medios de comunicación municipales?

Es vergonzoso lo que ha hecho el equipo de gobierno con la radio, cerrar un medio que costaba poco dinero y que se optimiza bien hubiera funcionado. Hubiera podido ser participativa, del pueblo, en el que la gente pudiera opinar y que los vecinos tuvieran voz. Y hay que retomarla y ponerla en marcha. Los medios municipales nos están costando más dinero que antes, y eso que se los cargaron. Y todo por una decisión política equivocada. Y han enfadado a mucha gente porque, por ejemplo, el deporte de la ciudad se promocionaba a través de estos medios, y también la participación ciudadana, y ahora se han quedado sin altavoz. Pero esto no interesa, solo una radio muy acotada en el que solo haya escaparate de los políticos. El clientelismo.

¿Y con la televisión?

Lo que hay ahora no funciona, con una franja horaria muy limitada. Habría que intentar optimizar los recursos para mejorarla. Pero lo importante es que todos los medios municipales estén al servicio de los ciudadanos, no de los políticos. Lo del periódico es vergonzoso, es un panfleto de la alcaldesa y los concejales. Hicimos un acto importante en La Farga para presentar mi candidatura, con seiscientas personas llenando la sala y con la presencia de Albert Rivera y Javier Nart. No publicaron ni un breve. Y en el número de la siguiente semana sacaron montones de fotos de la alcaldesa presumiendo de sus proyectos faraónicos.

Usted ha sido presidente del Club Esportiu L'Hospitalet durante diecinueve años. ¿Cuál sería su proyecto estrella en el campo del deporte?

Me marché del C.E Hospitalet porque creo que la gente no debe eternizarse en los sillones, de hecho me quería ir antes, pero no había nadie que lo quisiera llevar, y hasta que no encontramos un recambio de garantías no me fui, porque no quería dejarles tirados. Cuando pasan ocho años y uno está en el sillón, uno comienza a pensar que es de uno. Y eso no puede ser, ni en el deporte, ni en la política. Por eso hay que saber irse. Supe marcharme y estuve más tiempo del que hubiera querido estar. Pero sabe qué le digo...

¿Qué?

El deporte en la ciudad es importantísimo, porque es una ciudad grande, con todas las disciplinas deportivas, y hay que cuidarlo porque últimamente está un poco dejado de la mano de Dios. Muchas entidades deportivas se han convertido en un cubil, en un cementerio de elefantes en que han colocado a sus 'agentes' sociales. Muchos presidentes no pueden tirar su entidad adelante si no son fieles a la doctrina del PSC. En muchas de ellas los dirigentes tienen una afinidad total con el equipo de Gobierno municipal, y eso les da una puerta abierta al 'te ayudo más, si estás conmigo'. También hay mucha gente colocada a dedo por el concejal de turno en la red de instalaciones deportivas de la ciudad. Hay que acabar con este clientelismo político.

¿Más propuestas?

Hay que ayudar al deporte de base, el social, porque el deporte es importante para todas las edades. Hubo una época en la que este tema se trabajó bien desde el Ayuntamiento, en la etapa de Corbacho, pero cuando se ha acabado el empuje que generó este buen alcalde, la cosa ha ido a menos.

¿No hay nada bueno, entonces?

No es eso, ahora hay un regidor que es bastante válido, Cristian Alcázar, pero se ve coartado por quien gobierna de verdad, que es la alcaldesa. Si le dejaran, haría cosas importantes porque sé que es una persona preocupada por el deporte, pero no le dejan trabajar como él quiere. Pero vayamos a la clave...

¿Cuál es?

Lo que no puede pasar es que un chico en esta ciudad, porque su padre no tiene doscientos o trescientos euros para pagar la cuota de un club, no pueda hacer deporte. Ahí sí que hay que invertir. El deporte es bueno para todos y facilitaremos que todos los ciudadanos que lo quieran practicar, puedan, porque los precios serán asequibles. Hay polideportivos que están a medio rendimiento porque cobran cuotas muy altas, cuando podríamos tener muchos más usuarios con cuotas más reducidas y se recaudaría más.

Apuesta por el deporte de base…

Claro. Si hay un deportista de elite que hay que ayudarle un poco porque su economía no llega, es bueno hacerlo, porque contribuye a la expansión de la marca de Hospitalet. Pero dejando claro que la prioridad ha de ser el deporte de base social. Que ningún chaval o chavala sea expulsado de un club por no poder pagar la cuota, si pasa esto el Ayuntamiento ha de ayudar. Yo he vivido en mis carnes cómo desde el C.E Hospitalet hemos subvencionado a chavales que no podían hacer frente a la cuota.

Explíquese.

Buscamos los recursos, como cobrando una pequeña entrada a la gente que venía a ver los partidos del fútbol base, que aunque se criticó la medida sirvió para becar a chicos. Es que se me rompía el corazón cuando me venía una madre, con las notificaciones de los cortes de luz y agua, y nos decían 'no me echen al niño, que está ilusionado con jugar, y me lo matan si lo hacen'. Y buscamos soluciones. Pero como los clubes no pueden llegar a todo ha de ser el Ayuntamiento el que ha de poner recurso para que el deporte de base social sea accesible para los que lo deseen practicar.

Veo que en general le preocupa el clientelismo político que usted cree se ha generado en la ciudad.

Es que hay que evitar en Hospitalet casos como el de Inés Sabalete, la delegada de la Junta de Andalucía que utilizaba la institución y a sus trabajadores para conseguir votos para el PSOE. Hay enchufados en el Ayuntamiento, designados a dedo, que se dedican a pedir el voto permanentemente. Llevan más de cuatro meses trabajando con una locura... Me comentan gente que 'ha llegado fulano que tal y que has de votar porque si no se nos cae el chiringuito'. Me parece que es una merma de democracia real e importante. Hay que acabar con eso. Los casos Sabalete no pueden pasar en esta ciudad.

¿Qué opina de los sueldos de los políticos?

La crisis no ha afectado a todo el mundo por igual, también en Hospitalet, porque no ha llegado ni a los concejales, ni a la alcaldesa ni a los cargos de confianza. Si gobernamos la ciudad propondremos bajar un 20 % el sueldo de todos los cargos municipales. No es de recibo que se gane un dineral cuando hay hospitalenses que no pueden pagar ni la luz ni el agua. Y si no gobernamos, los concejales de Ciudadanos igualmente nos aplicaremos la rebaja, y daremos el dinero para fines solidarios.

Hace más de un año se celebró un acto en el Palacio de la Generalidad con los presidentes de los principales clubes de fútbol catalanes para defender la oficialidad de las selecciones deportivas catalanas. ¿Usted fue?

No, porque a mí no me adoctrina nadie. No apoyo esa historia porque pretenden con las selecciones catalanas internacionalizar el conflicto, quieren meter al mundo del fútbol en el tema de la independencia. No quise ir porque esa fotografía a mí me repugna. Que haya gente que incluso fuera porque los llamaron personalmente, allá cada uno con su conciencia. Pero acudir a un acto en el que se quiere mezclar fútbol y política, y usar a las selecciones con fines secesionistas no va conmigo, porque no estoy de acuerdo con esta forma de actuar. Ni fui, ni iré a una convocatoria de este tipo.

Usted fue directivo de la Federación Catalana de Fútbol.

Lo fui, y como vicepresidente llevaba la selección catalana, pero para competir entre nosotros, en toda España, a nivel autonómico. Y yo era el responsable y la defendía.

A más de uno seguro que no le gustó.

Pues sí, les dolía mucho a los separatistas que siendo yo un señor nacido en Albacete fuera el responsable de la selección catalana. Pero fui elegido democráticamente en unas elecciones y me sentía orgulloso de llevar la bandera catalana, pero la de verdad, la cuatribarrada, por toda España, junto a la andaluza, la de Castilla-La Mancha u otras. Pero esto es una cosa, e intentar usar el fútbol para 'internacionalizar' el conflicto es otra. A todos los catalanes, como al resto de españoles, nos representa la selección española.

Comentar
fereyes 25/08/2015 - 11:15h
Me parece perfectamente razonable. Al igual que me parecería ilógico que en los espacios públicos ondease una bandera de España con un aguilucho o con algún símbolo partidista que representase a una sola parte de la sociedad. Las única banderas que nos representa a todos los catalanes sin excepción es la senyera. Después puede haber gente que se sienta identificada con la bandera de España, otros con la de su ciudad, pueblo o incluso la estelada pero los espacios públicos no deberían ser utilizados como medios partidistas de ninguna ideología.
fereyes 25/08/2015 - 11:15h
Y a ver si los "Forcos" incluida Rahola a la cabeza, se meten en su mollera que esto no es un ataque a las esteladas de "sus balcones". Cada uno que ponga en su balcón la bandera que le de la gana, la de su club de fútbol, la del vaticano, la estelada o la de la asociación de fumadores de pipa. Lo que aquí se discute es la utilización de espacios PUBLICOS. A ver si se enteran de una vez y dejan de hacer demagogia con este tema.
Ramonsalvat 25/08/2015 - 11:15h
I lo mas "fotut" del tema es que la mayoría de los que cuelgan la banderita del capitán américa -versión separata- en lugares públicos ni saben que el trapito en cuestión es el "d'Estat Català", y si lo saben imagino que deben comulgar con los conceptos parafacistas de esta opción con individuos como "els germans Badia" entre sus filas. Recomiendo a los lectores y comentaristas de este medio el libro de recopilación de artículos de la periodista Irene Polo publicado en su día por el gran, e insustituible Jaume Vallcorba
¿Quiere hacer un comentario?