Menú Buscar

¡Impúgneme, por favor!

31.10.2014
Toni Bolaño
3 min

Vaya por delante que no soy muy partidario de que el gobierno impugne el sucedáneo de consulta del 9 de noviembre. Lo que no está tan claro es que el ejecutivo de Mas no se esté esforzando por conseguir que el gobierno la impugne. En estos días, el Gobierno autonómico está haciendo ímprobos esfuerzos para provocar una impugnación que pueda ser usada con agitación a favor de la independencia.

Mas sabe que la encuesta del 9N será un relativo fracaso. Dos millones de personas pueden ir a votar, según encuestas y sus propias previsiones, pero no lo harán cuatro millones seiscientos mil

Tenemos numerosos ejemplos. Las papeletas de la consulta son las mismas que impugnó el Tribunal Constitucional. De hecho, las papeletas siguen hablando de consulta, no de proceso participativo. Se mantiene la pregunta impugnada. Se fuerza la apertura de colegios públicos y la participación de funcionarios con llamadas, numerosos correos electrónicos y encuentros de los que no se levanta acta. Sin embargo, los especialistas del derecho consideran que estas son actuaciones jurídicas no normativas, por lo cual son susceptibles de ser impugnadas. Y añaden, “el Govern pretende montar un mundo ficticio para que no parezca lo que no es, pero es evidente que lo es”.

Por si fuera poco, el Gobierno autonómico mantiene activa su web que informa sobre la consulta, ha pagado las urnas y la impresión de las papeletas de votación. En conclusión, el Ejecutivo de Mas participa de forma activa en la promoción de un acto suspendido por el Tribunal Constitucional. Si alguien necesita alguna prueba más la puede encontrar en la publicidad institucional y pública que emiten los medios públicos, y algunos privados. Los medios audiovisuales han recibido una carta, firmada por el secretario de comunicación Josep Martí, en el que se les exige que emitan la publicidad por “interés público” y, eso sí, de forma gratuita. El envío de esta carta pone en evidencia al consejero de Presidencia, Francesc Homs, que ayer decía que “no se puede prohibir lo que no se hace”. Pues sí, consejero se hace.

Artur Mas sabe que la encuesta del 9N será un relativo fracaso. Dos millones de personas pueden ir a votar, según encuestas y sus propias previsiones, pero no lo harán cuatro millones seiscientos mil. Podrán montar grandes colas ante los colegios de votación pero lo cierto es que el 9-N es la crónica de un fracaso anunciado. Nada mejor para evitar males mayores que el gobierno impugne. Por eso, están poniendo todo su empeño. Piden a gritos ¡impúgneme por favor! No les de esa baza, no les haga el juego, señor Rajoy. Mas necesita la impugnación para seguir adelante.

Artículos anteriores
¿Quién es... Toni Bolaño?
Toni Bolaño

Periodista. Miembro del Consejo Editorial de CRÓNICA GLOBAL. Ex director de Comunicación de la Presidencia de la Generalitat y del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Tertuliano en Cadena Ser, Antena 3 y La Sexta.

¿Quiere hacer un comentario?