¿Cómo sería el ejército de una Cataluña independiente?

En los últimos tiempos los independentistas han planteado propuestas de lo más variopintas y estrambóticas sobre las fuerzas armadas que debería tener un hipotético Estado catalán

10.09.2015 03:38 h.
6 min
Los independentistas debaten sobre cómo debería ser el ejército de un hipotético Estado catalán

La declaraciones del presidente de la Generalitat, Artur Mas, a Financial Times abogando por "un pequeño" ejército para una hipotética Cataluña independiente son el último episodio de una serie de propuestas variopintas sobre esta cuestión.

De hecho, el propio dirigente nacionalista no parece tener las ideas muy claras en este ámbito, puesto que en enero pasado se mostró en contra de tener fuerzas armadas porque "cuesta un dineral". "Más importante que un ejército es tener un servicio de inteligencia", señaló entonces.

Los oficiales deberán acreditar el nivel C de catalán

En abril de 2013, el Centre d’Estudis Estratègics de Catalunya (CEEC), un think tank sobre seguridad presidido por el polémico Miquel Sellarès --cofundador de CDC, ex director de Seguridad Ciudadana de la Generalidad de Cataluña (1983-1984) y ex secretario de Comunicación de la Generalidad (2003-2004)-- presentó su propuesta de ejército para una Cataluña independiente.

Según el CEEC, harían falta unos 25.000 efectivos y tendría un coste de 3.000 millones de euros al año. Destaca el hecho de que los oficiales deberían acreditar un nivel C de catalán -el segundo más alto de los cinco niveles establecidos por la Generalidad, y solo un escalón por debajo del equivalente al de un licenciado en Filología catalana o en Traducción e Interpretación-. Los soldados y marineros, en cambio, solo necesitarían el nivel B, que coresponde al grado intermedio.

Los polígonos de tiro, en España

El plan de Sellarès incluiría un Centro de Instrucción Militar Básico (CIMB) de hasta 18.000 hectáreas (algo mayor que la comarca del Barcelonés), anexos en los aeropuertos para acoger las fuerzas aéreas, y dos bases navales anexas a los puertos de Barcelona y Tarragona. Pero, en todo caso, prescindiría de los incómodos polígonos de tiro y propondría "establecer convenios de colaboración con otros Estados de nuestro entorno para poder utilizar sus polígonos".

El ejército catalán planteado por el CEEC debería establecer "filtros" de "lealtad" respecto a los militares que procedieran del Ejército español para asegurarse que están "comprometidos con la nación catalana".

"Guerra de guerrillas" contra una invasión española

En julio de 2014 se conoció el ejército que la Assemblea Nacional Catalana (ANC) estaba diseñando para la Cataluña independiente.

La sectorial de defensa de la entidad --que ahora se presenta a las elecciones del 27S bajo las siglas de Junts pel Sí-- planteó que se debían incautar todos los bienes inmuebles del Ministerio de Defensa en Cataluña tras la secesión, y prepararse para una "guerra de guerrillas" frente a una eventual invasión española.

La ANC también subrayaba la importanca de crear una potente fuerza naval para controlar el Mediterráneo --con una academia naval, patrulleras, drones, corbetas, buques de última generación y flotillas de apoyo, así como unos 2.000 efectivos-- y establecer un buen servicio de espionaje y contraespionaje.

El juez Vidal propone que no haya ejército

La Constitución que está desarrollando Santiago Vidal --el juez de la Audiencia Provincial de Barcelona suspendido por promover iniciativas políticas-- es mucho más pacífica.

En su articulado señala que "Cataluña es territorio libre de ejército y fuerzas armadas" porque "los valores supremos que el Estado republicano quiere transmitir al resto de pueblos del mundo son la justicia social, la cultura, la paz, la lucha contra la pobreza, la protección del medio ambiente, la solidaridad, la cooperación internacional, el desarrollo sostenible y la igualdad de derechos y deberes de todos los seres humanos".

El propio Vidal justificó esta posición asegurando que no es necesario un ejército porque en la Cataluña independiente "no pensamos atacar a nadie y no queremos que nadie nos ataque". "Desde Cataluña aportaremos a la OTAN lo que hemos aportado siempre: un libro y una rosa", explicó.

Ofrecer los puertos a la armada china

Una de las propuestas más sorprendentes fue la del físico e inversor Jordi Molins. En enero de 2013, durante una intervención en el programa 'Singulars' de TV3, propuso ofrecer los puertos de Barcelona y Tarragona a la armada china como base para sus sus portaviones y submarinos nucleares.

Molins aseguró que, ante esta amenaza "geoestratégica" la Unión Europea no tendría más remedio que aceptar a la Cataluña independiente como un Estado miembro del club europeo de forma inmediata.

TV3 plantea el tema en sus informativos

En todo caso, la cuestión no parece baladí, al menos para TV3. La televisión de la Generalitat emitió en mayo pasado, durante sus informativos, un mini reportaje sobre cómo podría ser el ejército de una Cataluña independiente.

A lo largo de tres minutos, la cadena autonómica reprodujo las posiciones sobre esta cuestión del presidente de la Generalitat y de diversos expertos en política internacional, seguridad y defensa.

Comentar
fereyes 10/09/2015 - 10:22h
"Guerra de Guerrillas", "Filtros de lealtad". Absolutamente ridículo, como todo en este proceso.
¿Quiere hacer un comentario?