Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

Zelenski pide armas y jaleo en la bancada podemita

El presidente ucraniano señala a las empresas españolas que aún siguen en Rusia. Podemos se parte entre los que aplauden y los que niegan el aplauso a Zelenski. La UE no desconecta el gas ruso

15 min

Zelenski en el Congreso. Ucrania pide ayuda, aunque su presidente ya se ha convencido de que en Europa se habla mucho, pero a la hora de la verdad ni siquiera la UE se muestra sensible a las peticiones ucranianas de ingreso acelerado. ¿Bombardeos dice usted? Pero las reglas del club son las reglas del club. Prosigue el presidente ucraniano su gira telemática por los principales parlamentos del mundo. La ronda quedará como un testimonio incuestionable de que en todo el mundo se supo al instante que Rusia estaba cometiendo atroces crímenes de guerra. Conviene que quede registrado para que luego no vengan los listos habituales con el cuento de que no se sabía nada.

Como suelen hacer los cantantes, si hoy es miércoles y esto es Springfield, el "buenas noches Springfield" fue la alusión al bombardeo de Gernika o Guernica. Hubo alguna gamberrada procedente de las filas de la izquierda. Los renuentes a aplaudir, los murmuradores y los que siguen con la vaina de que los ucranianos son nazis se dejaron notar, pero no alteraron la sustancia y la dignidad del acto.

portada el pais 6 abril 2022
Portada de 'El País' del 6 de abril de 2022 / Kiosko

Además de la alusión al bombardeo de la Legión Condor, Zelenski también dio cera a las empresas españolas que no han salido de Rusia. La crónica en El País viene con la firma de Xosé Hermida y dice así: "El presidente ucranio, Volodímir Zelenski, invocó ayer ante las Cortes españolas el bombardeo de Gernika para trasladar el horror que vive su país por la invasión rusa emprendida por Vladímir Putin el 24 de febrero. “Estamos en abril de 2022 pero parece abril de 1937, cuando el mundo se enteró del ataque a vuestra ciudad”. Diputados y senadores se apretujaron en el Congreso para escuchar con solemnidad su intervención por videoconferencia. En ella pidió a Occidente que envíe más armas y que sea más contundente con sus sanciones contra Rusia. Y afeó los negocios en ese país de empresas españolas como Porcelanosa y Maxam o la asociación Sercobe. Pedro Sánchez ensalzó al pueblo ucranio como “ejemplo de dignidad” y reiteró el apoyo de España".

Continúa la pieza líneas después: "“Hay que dejar de hacer negocios con Rusia”, rogó Zelenski, que incluyó en esta petición las compras de petróleo. Las relaciones comerciales, argumentó, son una manera de colaborar con un régimen, el de Vladímir Putin, que “comete crímenes contra la humanidad” y que debería ser llevado “ante la Corte Penal Internacional”. “Hay que dejar de tenerle miedo a Rusia. En Europa todo el mundo debe dejar de tener miedo y ser fuerte”, subrayó. El antiguo cómico convertido de la noche a la mañana en un héroe nacional e internacional fue muy claro en sus solicitudes: “Pido armas y sanciones”. “¿Cómo podemos permitir que los bancos rusos generen beneficios mientras se destruyen nuestras ciudades?”".

Ahora, la parte de los alborotadores de la clase con Enrique Santiago, secretario general del Partido Comunista de España (PCE), al frente de la banda del moco. Así lo cuentan Ignacio S. Calleja e Isabel Morillo en El Confidencial: "El discurso de Volodímir Zelenski en el Congreso de los Diputados se desarrolló entre la solemnidad y el boicot de un grupo de la izquierda liderado por el secretario de Estado para la Agenda 2030, Enrique Santiago, que se negó a aplaudir al líder ucraniano, y dos diputados morados, que se ausentaron por "conciencia antifascista". El ministro Alberto Garzón remató la escena al censurar horas después al presidente de Ucrania. Pero la polémica no empañó el acontecimiento histórico, que generó una enorme expectación entre todos los diputados, con independencia de su ideología. Nada pasó desapercibido, ni su comentario sobre el bombardeo nazi sobre Guernica ni las connotaciones políticas de su llamada de auxilio para el envío de armas y el refuerzo de las sanciones a Rusia".

Continúa tras un par de párrafos la nota en estos términos: "El líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, terminó por dinamitar el ambiente horas después tras la presión de las bases de su partido, al señalar que defiende el "respeto institucional" a Zelenski, pero criticó que prohíba la actividad de partidos políticos. "La agresión rusa está atacando también a una determinada concepción de la democracia. Es más importante que nunca preservar la democracia y los valores que la fundamentan", dijo el ministro en una entrevista en RNE, recogida por EP. (...) Junto a Santiago, líder del PCE, destacaban Mireia Vehí y Albert Botran, de la formación anticapitalista catalana, y Néstor Rego, de los nacionalistas gallegos. Desde los grupos parlamentarios también detallaron a El Confidencial que acudieron por "respeto institucional", pero no aplaudieron porque no comparten algunas cuestiones que, defienden, son importantes. Señalan la ilegalización de los partidos de la oposición y su "tolerancia con grupos nazis" empotrados en las tropas de Ucrania".

No salen del bucle como tampoco salen de su mundo las autoridades comunitarias. "Bruselas abre el camino del boicot energético a Rusia, pero se resiste a sancionar el gas", se titula una crónica de María G. Zornoza en Público: "Atrocidades como las vistas en la localidad ucraniana de Bucha, a pocos kilómetros de la capital Kiev, dejan ya varias lecturas. La UE se dispone a superar el que se ha convertido en su mayor tabú durante toda la guerra: la energía. La Comisión Europea ha presentado este martes el quinto paquete sancionador contra Rusia. Abre la puerta por primera vez el embargo al carbón ruso, una medida que prevé privar a Rusia de 4.200 millones de euros al año. Aunque, de momento, se resiste la decisión de dejar de comprar petróleo y gas, las grandes máquinas de financiación del Kremlin".

Y: "Desde el 24 de febrero, día del inicio de la invasión rusa a su vecino, la UE ha pagado a Rusia 713 millones de euros. Una cifra simbólica si se compara con las transacciones por los otros dos hidrocarburos. El bloque comunitario ha transferido 9.000 millones en concepto de petróleo y 9.642 millones por el gas en estos 41 días de guerra, según cifras actualizadas del Centre for Research on Energy and Clean Air (CREA)".

O sea que el gas no se toca, pero al parecer la OTAN ha levantado el veto al envío de armamento pesado a Ucrania. Del texto de Pablo Pardo en El Mundo: "La OTAN parece haber perdido gran parte del miedo a la reacción rusa ante la entrega de armas más sofisticadas y letales a Ucrania. En la primera fase de la guerra, el Gobierno de Ucrania recibió fundamentalmente misiles antiaéreos portátiles de corto alcance (5 kilómetros), misiles antitanque, radares, munición y muchísima información sobre los planes y movimientos de las tropas rusas, incluyendo los planes de Moscú de lanzar el grueso de su fuerza contra Kiev. Ahora, la OTAN ha subido la apuesta. Entre el material que está siendo entregado al Gobierno ucraniano hay vehículos blindados, tanques, sistemas antiaéreos de alcance medio (entre 80 y 100 kilómetros), drones 'kamikazes' especializados en 'cazar' tanques, y sistemas de defensa costera. Así lo decidió la OTAN el jueves pasado en su reunión en Bruselas, y así lo han ratificado Estados Unidos, los vecinos de Ucrania, Gran Bretaña y hasta Alemania (esta última, levantando el veto a que el material militar que había vendido a terceros países sea entregado por éstos a Kiev, lo que no es poco dada la actitud contemporizadora de Berlín hacia Moscú). Todo ello indica que los ucranianos están planeando dejar de presentar una guerra 'de guerrillas', y que se preparan para in conflicto más convencional, casi de igual a igual, en el que, además, puedan llevar a cabo contraofensivas sin tener que esperar a que los rusos se agoten y abandonen el territorio, como ha sucedido en el cerco a Kiev".

portada la vanguardia 6 abril 2022
Portada de 'La Vanguardia' del 6 de abril de 2022 / Kiosko

Política nacional. En un obsceno ejemplo del mecanismo de acción y reacción en un chantaje, ha caído el número de inmigrantes que tratan de acceder a España procedentes de África. "Las llegadas de inmigrantes a España se frenan tras el acuerdo con Marruecos sobre el Sáhara" es el titular de La Vanguardia que preside una pieza de Joaquín Vera: "Hasta el pasado 28 de febrero, las llegadas irregulares de inmigrantes a España estaban disparadas: 7.319 personas –la gran mayoría marroquíes– habían entrado en nuestro país en los dos primeros meses del año frente a las 4.226 que lo hicieron en el mismo periodo del 2021, un 73% más. Sobre todo, por la ruta canaria, por donde desembarcaron en las costas de las islas 5.496 migrantes: un 134% más que el pasado año. Sin embargo, esta escalada de entradas irregulares se frenó en marzo, mes en el que España giró su posición con respecto a la autonomía del Sáhara Occidental como condición para cerrar la crisis diplomática con Marruecos. En la segunda quincena del mes –cuando se hizo pública la carta firmada por Pedro Sánchez dirigida al rey Mohamed VI– llegaron a las islas Canarias un total de 375 inmigrantes. En febrero lo hicieron 2.302. En enero, 3.194".

Ecos del nombramiento de Alberto Núñez Feijóo como presidente del PP. Al igual que en el Barça no hay dinero en las arcas de Génova. "El agujero económico del PP obliga a Feijóo a rodearse de cargos con sueldos públicos", apunta Vozpópuli. La pieza es de Jesús Ortega: "Alberto Núñez Feijóo eligió un nuevo comité de dirección del PP con "experiencia", "mérito y capacidad"... y con todos y cada uno de sus integrantes con sueldos públicos. La secretaria general, el coordinador general, y los cinco vicesecretarios designados por el presidente popular el pasado viernes cuentan con cargo institucional, tanto en los diferentes parlamentos como en el gobierno de la Junta de Andalucía, y esa circunstancia ha sido muy tenida en cuenta por el nuevo líder popular, consciente de la delicada situación económica por la que atraviesa el partido".

Sigue la nota: "Portavoz en el Congreso de los Diputados, consejero de Presidencia en Andalucía; viceportavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Parlamento de Galicia, consejero de Hacienda de la Junta de Andalucía; eurodiputado y Vicepresidente del Grupo del Partido Popular Europeo en el Parlamento Europeo; diputada nacional en el Congreso; y senador en la Cámara Alta. Estos son los cargos institucionales, con sueldos públicos, de Cuca Gamarra, Elías Bendodo, Miguel Tellado, Juan Bravo, Esteban González Pons, Carmen Navarro y Pedro Rollán, los componentes del comité de dirección de Alberto Núñez Feijóo. Puede parecer una mera coincidencia que todos y cada uno de ellos ostenten un cargo público. Incluso, este hecho sirve para hacer más sólido el argumento de Feijóo sobre el objetivo de rodearse de personas con una importante trayectoria política. No obstante, el factor económico también ha sido clave en su elección: "Las cuentas del partido están como están y los honorarios de todos ellos no pueden depender del PP".

6 de abril, santoral: Gala, Eutiquio, Filarete, Guillermo de Dinamarca, Ireneo, Pablo Le Bao Tinh, Pedro de Verona, Prudencio Galindo y Winebaldo.