Menú Buscar
Primeras planas

Los votos de Sijena y una agenda negra

Rechazo generalizado en la prensa barcelonesa al retorno de los bienes de Sijena. Las anotaciones de Josep Maria Jové salpican al PDeCAT, ERC y la CUP en pleno

12.12.2017 09:32 h.
10 min

De los creadores de Espanya ens roba llega a los medios el saqueo del Museu Diocesà i Comarcal de Lleida por la banda de los butroneros del 155. Como el nacionalismo se regenera a golpe de derrotas since 1714, el retorno de las obras de arte sacro de Sijena a Sijena es otro gran triunfo "de país", un nuevo hito en el victimismo, otro jalón insoslayable en el interminable memorial de agravios. 

El caso de los arcones sepulcrales de las madres superioras del siglo XV es una cuestión de obediencia local, un expediente en el que no cuentan las razones por las que se está en un lado o en el otro, un tema que apela a las emociones y aboca a la melancolía todo esfuerzo argumental. El arte no es lo que cuenta. O se está a favor de Aragón o se defiende el partido de Cataluña.

Cualquiera diría a tenor de la intensidad de la bronca que las 43 piezas (resulta que hay un cuadro de la Inmaculada del siglo XVIII que dicen en el Museu que está en el Palacio Episcopal) deslocalizadas para ser relocalizadas en el monasterio de origen son el Arca de la Alianza más el Santo Grial y tres astillas de la Veracruz de bonus track. Pues no. De hecho, en el Museu sólo se mostraban al público media docena de las 44 en depósito. 

La Generalitat pagó en su día (1983) y por casi un centenar de obras diez millones de pesetas a las ancianas monjitas sanjuanistas que moraban en el convento de Valldoreix. Tal apaño, que se hizo sin informar ni al Estado ni al Gobierno de Aragón, lo habría suscrito con mucho gusto Erik el belga, el famoso saqueador de catedrales y monasterios.

Lamento general en la prensa condal. Natalia Farré firma un desgarrador texto en El Periódico: "Noche aciaga en el Museu de Lleida. Y día aciago, también. Con luz de día, gris, eso, sí, han salido las 44 obras de Sijena que custodiaba el Museu de Lleida. Y en el amparo de la oscuridad y del artículo 155 han llegado de madrugada los técnicos de Aragón en su búsqueda. Y entre una cosa y la otra: 14 horas de un espectacular despliegue de las fuerzas de seguridad: Mossos y Guardia Civil. Muchos. Imposible contarlos. Además de cargas policiales a primera hora de la mañana contra los concentrados para proteger los bienes, más un helicóptero sobrevolando la ciudad. Y consignas. Variadas. La mayoría contra los cuerpos policiales, pero también ha recibido lo suyo el alcalde de Lleida. La gente no le perdona al socialista Àngel Ros el apoyo del PSOE al artículo 155. Pero lo que más les duele es el qué y el cómo. La marcha de un patrimonio que han cuidado y conservado durante casi medio siglo de manos de la Guardia Civil. Quizá las piezas hubieran acabado partiendo a la larga, pero la puesta en escena de este lunes ha sido como poco desproporcionada. Así que tristeza e indignación se respiraban por igual".

Quinientos manifestantes eran los concentrados "para proteger los bienes", convocados por el Comité de Defensa de la República (CDR) y que mostraron a tramos una actitud que obligó a los proporcionales Mossos a sacar la porra. Duras escenas. En un momento dado, un agente le dice "levántese" a un manifestante en el idioma de Cervantes. La reacción del interpelado queda recogida en un vídeo de La Vanguardia en YouTube sobre tamaña brutalidad policial.

Portada de 'La Vanguardia' del 12 de diciembre de 2017Cuenta Enric Juliana en crónica de La Vanguardia que tras la Expo de Zaragoza de 2008 el diario de Godó y el Heraldo de Aragón barajaron la posibilidad de publicar un editorial conjunto para ratificar una suerte de hermandad de ciudades Barcelona/Zaragoza en la idea de reforzar sinergias, etc, etc. La cosa no cuajó: "La crisis ha sido terrible. La crisis ha arrasado muchas cosas, entre ellas, un enfoque más pactista de las relaciones de vecindad. Ya disponemos de suficiente perspectiva para constatarlo. La crisis lo ha enervado todo. Ayer finalmente explotó en la calle el litigio de las obras de arte sacro. La Guardia Civil entrando de madrugada en un museo diocesano. Gente gritando de rabia en la calle por el traslado de unos sarcófagos medievales. Los Mossos d’Esquadra usando las porras que no empleó en septiembre y octubre. Y un camión rumbo al pueblo de Sijena, donde le esperaban cantando canciones de Labordeta". 

"Aragón, 1 - Catalunya, 0, dice el marcador, en este tiempo en el que todo es crónica deportiva. Cuando el camión llegó a Sijena, faltaba una caja. Una caja llena de votos, que pronto estará en manos del candidato legitimista de Bruselas", concluye Juliana.

Como al parecer no hay mal que no favorezca a Puigdemont, Salvador Cardús teoriza en su artículo en el Ara sobre los significados profundos de la batalla de Sijena, perdida pero ganada: "El saqueig ahir de matinada al Museu de Lleida de més de quaranta obres d’art de Sixena és la culminació -almenys fins ara- de tota una colla d’esdeveniments que han posat en evidència la gran fal·làcia que sustentava l’anomenat estat de les autonomies. És a dir, per si algú encara en tenia dubtes, ara ha quedat clar que l’autonomia política derivada de la Constitució de 1978 no suposava pas el reconeixement de cap dret fonamental dels catalans a tenir el seu propi autogovern. En realitat, era una mera concessió graciosa que ens havia fet l’estat espanyol -a contracor- per poder culminar la seva transició a la democràcia sense ruptures significatives amb el règim anterior. Ara paguem haver-hi contribuït tan dòcilment".

El Tribunal Supremo prepara una macrocausa con la documentación incautada en los registros del pasado 20 de septiembre. La agenda negra de Josep Maria Jové es pródiga en notas sobre la participación de Mas, Puigdemont, Junqueras, Rovira y Anna Gabriel, entre muchos otros, en la planificación de la ruptura. La ampliación de las indagaciones tendrá efectos a partir del 22 de diciembre, lo que prefigura un escenario tan o más vertiginoso que el del pasado octubre.

José Antonio Zarzalejos apunta en su colaboración informativa para El Periódico las múltiples derivadas de lo que puede acabar en macrocausa a finales del próximo año: "El magistrado-instructor imprimió ayer un fuerte impulso a la investigación mediante una providencia de cuatro folios en la que solicita un gran número de investigaciones a la Guardia Civil. Reclama información sobre 'actos de ejecución relativos a la independencia de Catalunya' de personas vinculadas con CDC, PDECat, ERC, ANC, Òmnium Cultural y la Associació de Municipis per la Independència. Llarena exige que la investigación se extienda a 'episodios violentos' y que se describa el 'posicionamiento' de cada uno de los miembros del Comité Estratégico 'definido en el documento Enfocats', del que formaban parte Rovira por ERC, Artur Mas por el PDECat y Anna Gabriel por la CUP, entre muchos de los ya imputados y otros activistas y asesores. Pide también datos sobre los Comités de Defensa de la República (CDR) y del Referéndum y sobre la disposición de fondos públicos. Finalmente se pide por el magistrado-instructor 'una indagación sobre las órdenes dadas por el Consejero de Interior' respecto al cumplimiento de las resoluciones de los jueces y tribunales. En definitiva, Pablo Llarena se plantea un auténtico macroproceso".

Se avecinan curvas, muchas curvas, cambios de rasante, atascos y vías sin salida.

12 de diciembre, santoral: Nuestra Señora de Guadalupe, Espiridión, Israel, Mercuria y Vicelino.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información