Menú Buscar
Primeras planas

'La Vanguardia' reivindica el “legado” de Jordi Pujol

Blesa, la extraña muerte de un banquero. Forn cuadra el círculo: los Mossos cumplirán la ley y velarán por el referéndum. Mas dice que está tieso y Junqueras pide dos euros por barba para pagar el 9-N

9 min

Los múltiples cabos sueltos de la muerte de Miguel Blesa obligan a una extremada prudencia informativa. Todos los datos disponibles y las posibles consecuencias patrimoniales de la desaparición del exbanquero están recogidos en la crónica del suceso de El Español: "El fallecimiento del expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, extingue su responsabilidad penal en los tres procesos por corrupción que pesaban sobre él, de manera que también desaparecen las responsabilidades civiles derivadas de los delitos que se le atribuían y de los que no ha sido declarado autor en sentencias firmes".

La vida de Blesa distaba mucho de ser normal, según el texto de Aurora G. Mateache en La Razón: "Ya no se le veía en lugares públicos, se adaptó a moverse por el micromundo de amigos que le ofrecían su casa o su finca para pasar un buen rato entre gente de confianza. Por eso, la noticia de que ayer el expresidente de Caja Madrid podía haber tomado la decisión de quitarse la vida dejó en estado de shock a sus más allegados. "Estaba preocupado por su situación, pero no deprimido", cuenta un íntimo que prefiere mantenerse en el anonimato. "Estuve con él hace casi dos semanas y lo vi tranquilo, dudo mucho que haya sido un suicidio". Su familia y su círculo, ante la incredulidad de lo sucedido, se aferran a la posibilidad de que el suceso del miércoles por la mañana en la finca Puerto del Toro, en Córdoba, fuera un accidente y que el inspector de Hacienda no buscara con la excusa de mover el coche y ponerlo a la sombra para coger el rifle y quitarse la vida con un disparo en el corazón. "No quería llamar la atención, desde hace años no salía prácticamente de su casa, no quería que nadie le viese"".

Como es propio de estos casos, las redes sociales bailan sobre la tumba del que muchos titulares califican de "banquero de Aznar". La brutalidad más celebrada es que Blesa ha cambiado de caja. Algunos enemigos de la caza recuperan las hazañas cinegéticas del expresidente de Caja Madrid para justificar los exabruptos. 

Es de esperar que la investigación aporte más detalles en las próximas horas sobre lo que pasó ayer por la mañana en la finca de Córdoba.

lavanguardia.200El proceso no afloja. Es una ola de calor con una humedad relativa absoluta. Un bochorno. Turull, Forn, Junqueras y Mas caldean el ambiente con burlas y escarnios a los órganos judiciales. Los cinco millones del Tribunal de Cuentas han tenido el efecto de unas maniobras militares en la Diagonal, como si los reclutas que se ejercitan ataviados de runners por la parte alta de la avenida hubieran salido a correr vestidos de romanos. El vicepresidente dice que tocamos a dos euros por barba, lo que es todo un preaviso al pueblo llano sobre quién va a aflojar la mosca. Mas dice que no tiene parné. Tantos años al servicio de Cataluña y está el hombre tieso. Birria de excusa.

El Gobierno le está tomando a Junqueras las medidas para el traje judicial, según la crónica de Javier Casqueiro en El País: "Oriol Junqueras solo se mostró dispuesto a coordinar y controlar los preparativos del referéndum del 1 de octubre tras forzar un cambio en el Govern. Buscaba consejeros comprometidos a asumir la responsabilidad de modo colegiado. El Gobierno central, sin embargo, no va a entrar en esa lógica y acechará personalmente al vicepresidente de la Generalitat en cuanto estampe su firma en alguna medida relacionada con la consulta, aseguran fuentes de La Moncloa. Confían en que el Tribunal Constitucional le inhabilite y acabe con su carrera política".

Sigue el texto: "Nada se espera en el Gobierno de Rajoy del actual presidente catalán. No le conceden a Carles Puigdemont la oportunidad de que aplique algún freno o moderación a su gestión en estos próximos y decisivos meses antes del 1 de octubre. Comprueban a diario que está absolutamente decidido a llevar a la Generalitat de Cataluña a ese choque institucional de imprevisibles consecuencias. Y constatan, tras la remodelación la semana pasada de su gabinete, que ahora Puigdemont sí cree disponer de un Gobierno a su medida y claramente independentista. Rajoy entiende que es imposible establecer algún diálogo con Puigdemont, así lo concluyó hace meses y no va a facilitar ningún gesto o contacto que se preste a equívocos, aseguran fuentes del Gobierno".

El nuevo consejero de Interior, Joaquim Forn, ha elaborado la singular teoría de que los mossos protegerán el referéndum en estricto cumplimiento de la ley, que en Cataluña es lo que le salga del níspero a la CUP, a ser posible con nocturnidad, alevosía y en lectura única.

Singular artículo de homenaje a Jordi Pujol en La Vanguardia con la firma de Francesc Marc Àlvaro, que se queja de esa moda de retirar las placas que recuerdan cuando el defraudador confeso era el "molt honorable" e inauguraba cisternas y polideportivos. Es de significar que en sus tiempos de jefe de las cárceles catalanas, Soler Campins se negó tajantemente a retirar una de esas chapas de la prisión de Quatre Camins que había inaugurado el de la carraspera. 

A cuenta de que faltan cinco días para el tercer aniversario de la confesión, escribe Àlvaro: "Una de las respuestas organizadas que ha provocado el caso Pujol es la retirada de las placas oficiales con su nombre en algunas localidades, una medida que ya han adoptado ayuntamientos como el de Manresa, Terrassa, Santa Coloma de Gramenet, La Seu d’Urgell, Manlleu y Calafell. Este tipo de iniciativas pretenden borrar a Pujol literalmente del paisaje, hacer como si no hubiera existido, como si no hubiera inaugurado aquel pabellón deportivo o aquella residencia de ancianos, como si no hubiera visitado varias veces aquella población, como si los alcaldes del lugar no le hubieran recibido con todos los honores... Supongo que la psicología social podría hacer un estudio detallado muy interesante sobre este fenómeno. Desde aquí, nos limitaremos a constatar una evidencia: Pujol gobernó Catalunya durante veintitrés años gracias a los votos de muchos catalanes. Puede parecer una obviedad decirlo. En este contexto, me parece imprescindible. (...) El objetivo parece claro: convertir a Pujol en un fantasma, en un no-nombre. Este es un deseo que prescinde de un hecho incontestable a la luz de todos los datos empíricos: Jordi Pujol ha sido el político catalán más importante del siglo XX. Por el alcance y la trascendencia de su actuación, más allá y más acá de sus aciertos y errores políticos. Antes de confesar su delito y después de hacerlo".

Ego te absolvo...

20 de julio, santoral: Elías profeta, Aurelio, Margarita y Severa.