Menú Buscar
Primeras planas

Trapero, las Brigadas Internacionales y Pàmies en bolas

Follón policial: el 'major' de los Mossos chulea al coronel Pérez y manda al comisario López a la reunión con Romero. Cercas y Pàmies amenazan con desnudarse en la plaza de Cataluña

10 min

Josep Lluís Trapero acapara titulares. Ayer hizo campana (y campaña separata, según la prensa española) en la reunión con el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, que es a quien el fiscal superior Romero de Tejada ha encargado la coordinación policial para impedir el referéndum. Así es que Pérez de los Cobos está por encima del general de la Benemérita en Cataluña Ángel Gozalo sin que eso provoque sarpullidos en el superior teórico de Pérez de los Cobos. Si se siente degradado, humillado, ninguneado o simplemente jodido, Gozalo, como le debieron enseñar en su casa y en el cuerpo, se come con patatas sus sentimientos, se cuadra y dice alto y claro: "a sus órdenes, mi coronel". Es lo que está en el ADN de la Guardia Civil.

En cambio, a Trapero no le van las jerarquías, salvo la suya. O sea que no se somete a los dictados de nadie y menos a los de un tricornio. Él es amigo de sus amigos, entre ellos Puigdemont, y no le va a dar el gusto al Estado malayo de postrarse de hinojos ante los picoletos. Pues no es campanudo Trapero como para tragarse las órdenes de un tipo que además cobra menos que él y va vestido de civil, pero no de guardia. Menudo es nuestro major. Además de cocinar y cantar, está muy ocupado con sus cosas de la seguridad ciudadana integral como para perder el tiempo con cumbres policiales en el Tribunal Superior.

En La Vanguardia abren portada con un inquietante enunciado: "El fiscal ordena a los directores de colegios que impidan el 1-O". El desplante del jefe mayor de la tropa uniformada catalana ocupa un titular pequeño en el que se subraya que "poner a los Mossos bajo control del ministerio 'afecta a su prestigio'". Es el texto de una carta que el prestigioso Trapero le ha entregado vía subordinado a Romero de Tejada. Y es que con el prestigio no se juega. Si a los pañolos no les importa hacer el ridículo con la Armada Looney Tunes, los Mossos no están para puñetas, salvo cuando se trata de ponerse el traje de gala con chistera y espardeñas.

portada vanguardiaMaika Navarro explica la movida policial en el diario del conde: "El major de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, no acudió ayer por la tarde a la primera reunión convocada por el coronel de la Guardia Civil y número tres del Ministerio del Interior, Diego Pérez de los Cobos. Pero entregó un escrito de cinco folios al fiscal jefe de Catalunya, José María Romero de Tejada, en el que insiste en la necesidad de que la coordinación policial para impedir el referéndum del 1 de octubre se haga en el marco de la Junta de Seguridad de Catalunya. A la cita en la Delegación del Gobierno acudió uno de los dos comisarios principales de los Mossos, Ferran López, responsable de la coordinación territorial de la policía catalana. Llegó, entregó el escrito dirigido al fiscal jefe, y permaneció la hora escasa que duró el encuentro de los responsables policiales. También facilitó una copia del plan de actuación elaborado la semana pasada por los Mossos para evitar el referéndum, y que se hizo en cumplimiento de la orden del fiscal general del Estado".

¿Un plan de los Mossos? No ha trascendido el contenido. La Vanguardia también recoge la reacción de los que sí fueron a la reunión y es, como mínimo, sorprendente. Sigue Navarro: "¿Cómo se ha interpretado el último movimiento de Trapero desde el Ministerio del Interior? Pues quitando hierro y tensión al conflicto. Para empezar, valoraron 'muy positivamente' que fuera el comisario Ferran López y no el major el que acudiera a la reunión en la Delegación del Gobierno. Le conocen porque ya ha asistido a anteriores reuniones celebradas en Madrid para la evaluación del riesgo antiterrorista y aseguran que 'es más policía y menos político que Trapero'".

Claro. Es que Trapero es un hombre orquesta, un comunicador nato. Y tan guapo... Está en otro nivel. Hay que empezar ya la campaña pro Trapero consejero.

Mientras tanto, la Generalitat persiste en el cachondeo e invita a un grupo de expertos a pasarse unos días en Barcelona. ¿Quién diría que no? Un clima estupendo, la comida, superior, y hotel de lujo para las Brigadas Internacionales. Rafa de Miguel firma el texto en El País sobre los observadores que observarán un referéndum sin junta electoral, entre otros detalles sin importancia: "Los 14 expertos internacionales en procesos electorales se alojarán en un céntrico hotel de Barcelona desde mañana hasta el 3 de octubre, y tendrán a su disposición una oficina y una sala de reuniones en otro establecimiento hotelero próximo. Estarán encabezados por el holandés Daan Evarts y la neozelandesa Helen Catt. Ambos fueron presentados públicamente por el consejero de Asuntos Exteriores de la Generalitat, Raül Romeva. El nombre del resto de observadores sigue siendo un secreto. Todos ellos están vinculados al The Hague Centre for Strategic Studies, un think tank holandés dedicado al estudio de procesos electorales. DiploCat ha contratado directamente a este centro para la organización de la misión de observadores, que es quien les paga. Por este motivo, el jefe de la delegación, el holandés Evarts, niega en todo momento que los gastos de su misión procedan directamente del Gobierno catalán".

Según esta información de El País, también habrá diputados extranjeros afectos a la causa catalana: "Junto con la logística dispuesta para el equipo de observadores, también se han destinado los fondos necesarios para que una delegación parlamentaria internacional, aproximadamente una treintena de eurodiputados y representantes de diversos países, acudan a Barcelona entre el 28 de septiembre y el 3 de octubre. Serán recibidos por el presidente Carles Puigdemont y por miembros del Parlament, y distribuidos en 10 grupos para realizar visitas guiadas por distintas zonas de Cataluña durante el 1 de octubre, el día en que se ha convocado el referéndum".

El mundo del articulismo se está encabronando mucho. Viene a colación el artículo en La Vanguardia de Sergi Pàmies en el que se anuncian medidas desesperadas: "Desde el festival de San Sebastián, Javier Cercas me llama y me propone iniciar una campaña de protesta desesperada ocupando una emisora de radio y no salir hasta convencer a los catalanes, por extenuación, del error que representa el 1-O y su desenlace unilateral. Sería una especie de delirante maratón pacificador a fondo perdido. A base de pesimismo, he logrado convencerlo de que haríamos el ridículo y nuestros hijos no nos lo perdonarían. A cambio, hemos pactado que si todo empeora nos desnudaremos en la plaza Catalunya tapándonos los respectivos desastres genitales con una pancarta belicosamente antibelicista contra la espiral que hoy nos vende la moto según la cual (repetid conmigo) 'eso no va de independencia sino de democracia'. Convenientemente depilados, eso sí".

Pàmies y Cercas en pelotas. Eso hay que verlo. Nudismo integral a favor de la concordia. Albert Pla también alucina, según una nota en El Periódico: "El cantante pide en la carta ayuda 'a todos los catalanes y españoles sensatos'. 'Me siento como el Patufet debajo de la col siendo devorado por el buey del independentismo', escribe Pla. El cantautor sigue: 'Aún me reconozco, no hace tanto tiempo, un joven lleno de sueños paseando por las Ramblas con amigos míos de Madrid hablando en castellano sin que nadie te insultara por la calle. Recuerdo que entonces esa Barcelona era la Barcelona más bonita del mundo. La Barcelona de Juan Marsé, Gil de Biedma, Vargas Llosa y de tantos otros catalanes'".

26 de septiembre, santoral: Cosme, Damián y Gedeón.