Menú Buscar
Primeras planas

Torra echa a volar en el diario de Godó

Entrevista al presidente de la Generalidad con editorial de cortesía en La Vanguardia, que elude las “relaciones” Zarzuela-Casa dels Canonges. ¿Pero cuánto gana un peseto?

9 min

La cosa catalana es el monstruo del lago Ness, las caras de Bélmez y el Triángulo de las Bermudas. Ya no hay serpientes de verano, pero ahí está Torra, nacionalista de turno, para sacudir la galbana y el aplatanamiento. De Rodríguez en la Casa dels Canonges, tan fresquito y encantado de haberse conocido, Torra se está hinchando a dar entrevistas. No para el hombre porque entre periodista y periodista come por Turull, cena por Forn y no se pierde una misa amarilla. Ficha cada semana en Lledoners, la sede de la Generalitat entre rejas, y en Bruselas. Incansable e inasequible al desaliento, luchando contra el fascismo. Qué bárbaro el tío.

El presidente de la Generalitat provisional asoma la gaita en La Vanguardia, que lo retrata en primera caminando por el tejado del Palau, a punto de echarse a volar. Torra se conduce por las historiadas estancias como guiado por los fantasmas de Macià y Companys. Difunden el infundio de que Torra, transido, practica el espiritismo, que habla con los hermanos Badia y pregunta por Carme Ballester. Màrius Carol ejecuta la entrevista y la resume en cuatro líneas: "Tres ideas aparecen en la entrevista: una, que considera que la vía unilateral sigue siendo válida a pesar de los costes que tuvo el intento del 27-O. Dos, para conseguir que se imponga la independencia es imprescindible ganar la alcaldía de Barcelona. Y tres, el juicio del proceso será la clave de esta legislatura, ya que asegura que no aceptarán “un escarmiento”. El otoño promete tormentas".

Algunas preguntas excitan las contradicciones del discurso de Torra. A saber:

-¿Cree que la sociedad catalana está fracturada?

-No. Es una sociedad que debate apasionadamente, como cualquier sociedad mediterránea.

-Defina, pues, la situación. Cierto descosido sí se ha producido.

-La sociedad catalana se ha puesto frente al espejo y mayoritariamente quiere decidir, decir sí o no a un Estado catalán. Y no pasa nada. En Escocia, la primera ministra explicaba que también decían que se fracturarían. ¡Y están mejor que nunca!

-Perdieron el referéndum.

-Exacto. Y nadie se ha sentido fracturado. En un referéndum vinculante en Catalunya, si ganara el no, yo lo aceptaría, presentaría la dimisión inmediatamente y escribiría mis memorias.

-No milita en ningún partido, y Esquerra Republicana le quiso en sus listas... -Me he apuntado a la Crida del president Puigdemont, que tiene este componente transversal. Vengo de Òmnium, de trabajar en la ANC, tengo a la familia en los CDR... Yo vengo de esta base independentista. Y la de cierre:

-¿Cuando se mira al espejo ve a un presidente de la Generalitat?

-Todavía no. La primera vez que me veo como president es en una foto saliendo de la prisión de Soto del Real después de visitar a Jordi Cuixart y Jordi Sànchez. Me doy cuenta de que aquel señor era yo, que era el presidente de la Generalitat y que salía de una prisión. Y pienso: “¡Qué fuerte todo!”.

Fortísimo. Ni rastro de la oleada de fascismo que nos invade en el discurso del presidente de los CDR que ya está pensando en el pelotazo de sus memorias de presidente suplente por accidente. El molt honorable 131.

Si se habló del Rey, la Corona, el emérito y la monarquía parlamentaria, no sale publicado. Editorial de cortesía, más bien neutro e informativo, tipo Torra ha dicho tal y cual. Censuran, eso sí, que el Govern no vaya al Consejo de Política Fiscal y Financiera. Alguien habrá que teorice sobre un giro unilateral del diario de Godó. Muy comentado el titular de ayer, ese de que no habrá más juicios contra Cataluña en vez de contra el soberanismo.

Que el Rey tenga previsto asistir al homenaje a las víctimas de los atentados islamistas del 17-A sulfura al independentismo (El Nacional). Otra "provocación" de la monarquía absoluta. El país es suyo, de los independentistas. Texto en El Mundo: "El presidente Torra ha reiterado la posición de la Generalitat respecto a la presencia del Monarca en Cataluña: "Nosotros no lo hemos invitado ni asistiremos a ningún acto organizado por la monarquía, pero cualquier acto que se haga en el país el presidente de la Generalitat estará".

¿Y si le ha invitado la portera, qué?

Noticias no catalanas. Maduro se ha llevado un susto gordo (El País). Estaba el hombre echando un discurso cuando ha explotado un dron y se ha montado el consiguiente carajal. Hay heridos. Maduro acusa al presidente colombiano, Juan Manuel Santos. Alta tensión.

El vidrioso mundo del taxi. En un reportaje de El Periódico, un par de taxistas paquistaníes calculaban que en cinco días de huelga habían dejado de ganar 1.300 euros. En cambio, la mayoría de los taxistas se quejan de la precariedad, de menguantes ganancias, de la competencia y del más allá. Ni llegarían a fin de mes. Lo mismo para el caso los conductores de VTC.

Hay otra versión para la gran pregunta de ¿qué gana un taxista? en La Razón. Escribe Alejandro Maisanaba: "La situación fiscal del trabajador por cuenta propia facilita, según denuncia este empresario, «el blanqueo de capitales» ya que al tributar por módulos permite «ingresar hasta 150.000 euros en el banco y sólo declarar 11.000». «Si tienes un hermano taxista y cobras en “negro”, sin ningún problema puedes darle el dinero para ingresarlo. Luego te hace una transferencia y el dinero está blanqueado», afirma".

Sigue: "De esos 11.000 euros que declara de media un taxista por la tributación por módulos, tendría que pagar el 19% de IRPF. Sin embargo, por la amortización anual del valor de una licencia –unos 135.000 euros de media–, el autónomo puede alegar pérdidas que, sumadas a la deducción del IVA por el gasto de mantenimiento del vehículo y el combustible, hacen que sólo tenga que pagar unos 900 euros de impuestos. Según estas cuentas, un taxista que cotice como autónomo ingresa 49.100 euros anuales de media. Más de 4.000 euros mensuales en doce pagas. Por su parte, según ha podido comprobar este diario, un conductor de Uber o Cabify con licencia propia y cotización como autónomo –el 60% de los VTC son autónomos– ingresa «limpios» unos 39.000 euros anuales, unos 3.250 euros mensuales en doce pagas. Una diferencia de 10.000 euros al año, 840 euros cada mes. Cada nueva licencia VTC complica que se disparen aún más estos márgenes de beneficio".

¿Será posible? A lo mejor por eso en Madrid les llaman "pesetos".