Menú Buscar
Primeras planas

Torra, un "boixo" con corbata

El intento de asalto del Parlament culmina un 1-O marcado por la complicidad del presidente de la Generalitat con los CDR. Toquecito de Sánchez a Torra: "La violencia no es el camino"

10 min

Es probable que Quim Torra no sepa lo que hace ni lo que se trae entre manos, que sea técnicamente un completo irresponsable. Es que ni siquiera a Puigdemont se le ocurriría ponerse de lado de los Comités de Defensa de la República (CDR) y en contra de los Mossos. Entre las muchas cosas geniales de Torra, esa cara de no haber roto un plato en su vida, el típico tío con pinta de inocente que guarda unas cuantas sorpresas en el sótano. La oposición cree que le ofende cuando le llama presidente de los CDR, pero seguro que a él le llena de orgullo y "satisfaction".

El proceso es una fiesta y así se lo toma Torra, que les dice a sus chicos que empujen y se diviertan. El tipo es presidente de la Generalitat, lleva cortaba y tal, pero es un "boixo" que les guiña el ojo a los chavales y no tan chavales que se tapan la cara con pañuelos. La vieja y casi desaparecida connivencia de las directivas de los clubes de fútbol con sus hordas más fanáticas. En comparación con Torra, el pastelero loco es un consumado estadista. Visto como se ponía el percal ante la Jefatura Superior de Policía y el Parlament, emitió Puigdemont un divertido trino: "Si van encaputxats no són de l'1O. Si usen la violència no són de l'1O. El vam fer a cara descoberta i de forma pacífica. D'aquesta manera vam vèncer, fa un any, un estat autoritari. Qui té interès que s'infiltri la violència perdedora allà on hem resistit amb una pau vencedora?"

Pues claro que sí, guapi. Los violentos siempre son los otros y anoche en el Parlament los alborotadores eran maderos españolazos de paisano. Lo mismo Torra dice algo al respecto en el pleno de esta tarde. Reabre el circo parlamentario con un debate de política general. ¿Rodearán la cámara los CDR? Está claro que el president les ríe las gracias, que consisten en sabotear las comunicaciones. Eso tiene que ser delito hasta en Schleswig-Holstein

También cabe la posibilidad de que Torra sea un agente del CNI con la misión de reventar el proceso desde dentro. Las fotos de portada de los periódicos impresos son un poema nada pacífico y aún menos cívico, salvo en El Punt Avui y el Ara, que se evitan el trago de mostrar la violencia en primera página. El relato de los medios afectos a la causa independentista solapa los disturbios y acentúa las 180.000 personas que según la Guardia Urbana se manifestaron al llamado de la ANC, Òmnium y los CDR, integradas las tres organizaciones en la "Plataforma 1-O".

La gallina de piel se le puso a Vicent Partal, que aboga en Vilaweb por derruir la Jefatura Superior de Policía. Ahí va un fragmento: Enhorabona i gràcies per haver tornat a plantar-vos plens de dignitat davant aquell edifici de policia de tètrica memòria que un dia, estigueu-ne segurs, desapareixerà i esdevindrà un parc amb arbres que recorde tots els qui varen ser colpejats, vexats i torturats, en dictadura i en democràcia, sempre sota el mateix règim instaurat sobre la derrota dels nostres avis. Enhorabona per haver-los omplert d’avions de paper, d’ous de colors, d’imaginació i creativitat. Enhorabona per haver-los tingut allà dalt del terrat mirant-vos espantats, un any després d’haver assaltat un país que els rebutja.

Imaginación y creatividad que los Mossos disolvieron con proyectiles de "foam" y cargas a la desesperada. ¡Qué bárbaros! Hoy les va a caer bronca seguro en el Parlament. Todo eso que tanto emociona a Partal y que en líneas generales es un desastre hasta para los independentistas supone para El País que "el Gobierno catalán, los partidos independentistas y las entidades civiles que hasta ahora han liderado el movimiento ya no lo controlan plenamente".

araEn La Vanguardia están perplejos con Torra. "Intento de asalto del Parlament después del aval de Torra a los CDR" titulan en portada y le calzan un editorial a Torra ciertamente crítico y que dice entre otras cosas que "nos parece una inaudita y preocupante imprudencia por su parte que sea él, precisamente él, quien jalee a los que entorpecen el día a día de Catalunya. Por distintos motivos. En primer lugar, porque los CDR son colectivos sin estructura conocida, con una operativa autónoma, exenta de controles. Participan a veces en ellos miembros de grupos radicales, por lo que el alcance de sus acciones podría llegar a desbordar las previsiones del president. En segundo lugar, porque al azuzar a los CDR, está situándose a su lado y frente a los Mossos, que son quienes deben salir a la calle para garantizar la seguridad ciudadana cuando las aguas se desbordan. Y, en tercer lugar, porque los intentos de Torra de jugar con dos barajas –representando el orden institucional y aplaudiendo a quienes lo socavan– están ineluctablemente condenados al fracaso".

Sí, pero de momento tiene al Gobierno de Sánchez mirando para Cuenca, según la crónica de Carmen Torres en El Independiente, que escribe: "Pasadas las 22,30 horas, cuando todos los medios de comunicación retransmitían los incidentes en directo, la cuenta oficial del presidente del Gobierno tuiteaba sobre la reunión celebrada por el PSOE a las once de la mañana en Ferraz. “Decisión, ilusión y un proyecto para continuar avanzando por el cambio y la regeneración democrática. El PSOE está preparado. Activamos el modo electoral de car a las municipales, autonómicas y europeas. Seguimos”, afirmaba el presidente del Gobierno".

Para bingo seguimos. A las nueve de la mañana ha reaccionado Sánchez con un toquecito a Torra vía Twitter que dice así: "La política catalana tiene que volver al Parlament. El president Torra debe cumplir con sus responsabilidades y no poner en riesgo la normalización política alentando a radicales al asedio de las instituciones que representan a todos los catalanes. La violencia no es el camino". 

Sabino Méndez cogió su moto y se fue a dar una vuelta por Sant Julià de Ramis. De su crónica en La Razón: "Aparco el vehículo lejos de la concentración y me acerco a pie. Lo primero que llama la atención visualmente es la abundancia de barretinas. Para quien desconozca Cataluña y su arqueología indumentaria cabe explicar que la barretina es un cubrecabezas rústico, propio del siglo dieciocho, de color rojo sangre, que ni resulta muy práctico como protección, ni favorece estéticamente a quien lo usa. Hacía tiempo que no se veían por la calle, fuera de las fiestas folklóricas de algún pueblo, acompañadas de jocosos tiros al aire con viejos trabucos. La noticia prodigiosa es que, no se lo pierdan, el presidente regional ha decidido acompañarse con esos mismos trabucos. Las lágrimas provocadas por el ataque de risa me impidieron verlo, pero pude escuchar perfectamente sus palabras: un discurso sin historia con retórica de pecho inflado, como de alcalde de pedanía en una película de Berlanga".

También topó con un corte de carreteras y escribe al respecto: "Lo defendían chavales jóvenes vestidos con bermudas, camiseta y mochila. Una parte de ellos usaba también sudaderas y les hacía ilusión enmascararse. El modo de relacionarse con la policía regional también había cambiado con respecto a hace un año; diríamos que se observaban de reojo. La policía regional hacía una tarea como de asistente social, sin sangre en las venas, más parecida a dar apoyo psicológico a los conductores cabreados que a tomar ninguna iniciativa para despejar la vía pública".

2 de octubre, santoral: Santos Ángeles Custodios o Ángeles de la Guarda, patrones de las policías.