Menú Buscar
Primeras planas

Lo que le suda a Puigdemont y Forcadell, dimisión

Florida se prepara para el impacto del huracán Irma, el más potente de la historia. Los bucaneros aprueban la ley fundacional en el parlamento insurrecto. Rapapolvo de Coscubiela a Puigdemont

7 min

Categoría cinco, 300 kilómetros por hora y en plena evolución a peor. El huracán Irma barre el Caribe y se dirige hacia Florida. Al tiempo, un terremoto de ocho grados sacude el sur de México y activa la alerta de tsunami. Situación desesperada. "Florida se prepara para una catástrofe de dimensiones incalculables. Irma, el mayor huracán de la historia del Atlántico, cruza desde el miércoles el Caribe arrasando las islas que se encuentra a su paso y sigue su trayectoria hacia la península de EE UU, a donde se prevé que llegue el fin de semana con Miami en el ojo de la tempestad. Las predicciones apuntan que será el lugar donde el impacto será mayor. Toda la franja del Miami metropolitano, una lengua urbana habitada por seis millones de personas que se extiende paralela al océano, se encuentra en peligro extremo", escribe Pablo de Llano desde Miami para El País. 

elpais.200En este privilegiado rincón de la ribera rica del Mediterráneo, el clima es benigno, la tierra, fértil y el mar está a reventar de langostas, centollos y gambas de Palamós. Cielos cubiertos, chubascos dispersos y temperaturas agradables. La principal fuente de calor procede del edificio del Parlament, donde los grupos parlamentarios secesionistas han aprobado la ley fundacional de la república que entrará en vigor exactamente después de gane el "sí" por aplastamiento el próximo 1 de octubre. En CRÓNICA GLOBAL, María Jesús Cañizares firma la noticia de la última refriega entre filibusteros (la oposición) y bucaneros (los independentistas). Los primeros jugaron como nunca y perdieron como siempre. Pasó que los diputados referendarios también han pisoteado al árbitro (el letrado Bayona) y a los jueces de línea, los vilipendiados miembros del Consell de Garanties Estatutàries, un bonito ornamento de la Generalitat con cuyos dictámenes se suenan los mocos en las bancadas de la CUP y de Junts pel Sí. 

Del "déjà vu" emergió Joan Coscubiela, una voz de la conciencia que le metió un notorio rapapolvo al presidente Puigdemont por comportarse como un palmero antisistema. Como es obvio, los medios soberanistas ya han dictado una "fatua" contra el que tachan de "nuevo ídolo unionista".

Cómo sería la cosa en el hemiciclo y lo que no es el hemiciclo que a las doce y cuarto de la noche dispuso de un minuto en el atril el inasequible a la vergüenza Germà Gordó, presidente, portavoz y diputado del grupo único de él mismo. "Votarem a favor de aquesta llei", dijo en modo mayestático el solemne apestado.

En la equidistante La Vanguardia, Enric Juliana firma un análisis en el que ejercita la memoria: "El 13 de diciembre del 2013, Rajoy hizo esa misma afirmación ante la decisión de los partidos soberanistas catalanes de llevar a cabo una consulta sobre la independencia. “Esa consulta no se va a celebrar” dijo entonces. Prohibida por el Tribunal Constitucional, la consulta finalmente tuvo lugar de manera informal el 9 de noviembre del 2014, gracias a un acuerdo tácito de última hora entre Madrid y Barcelona, canalizado por una discreta comisión de enlace de la que formaban parte Joan Rigol (expresidente del Parlament de Catalunya), José Enrique Serrano (hombre de confianza del PSOE) y Pedro Arriola (asesor personal de Rajoy). El acuerdo verbal consistía en tolerar una consulta informal a cambio de un bajo perfil del Govern de la Generalitat. Se acababa de celebrar el referéndum de Escocia y en el Consejo de Ministros prevaleció la opinión de que era mejor evitar las imágenes de la policía requisando urnas".

Ahora será diferente. Párrafos después, casi pide Juliana la dimisión de Carme Forcadell: "La pésima imagen del Parlament de Catalunya estos días añade más leña al fuego. Muchas personas comprensivas con parte de las reclamaciones catalanas están viendo mermados sus argumentos. Hay que escribirlo: el arbitrario trámite parlamentario de las leyes de “desconexión” está dañando a la causa catalana. El visible naufragio de Carme Forcadell en la presidencia del Parlament es un aliciente para quienes exigen mano dura".

Los medios editados en Madrid aplauden el chorreo de recursos de Mariano Rajoy. En un ataque de optimismo, El País titula: "La justicia acorrala a todos los responsables del referéndum". Los acorralados no parecen muy conmovidos y continúan con sus preparativos ajenos a las martingalas leguleyas. Cataluña, capital el limbo. Todo es posible.

Raúl del Pozo advierte en su columna en El Mundo: ""Que nadie menosprecie la fuerza de la democracia", dicen los de la Moncloa. Un líder mediático de allá comenta: "La semilla del caos la sembró el PP en 2010. Han tenido diez años para rectificar y no lo han hecho. Puigdemont se lo cree y contra alguien que se quiere inmolar no hay nada que hacer. A éste le suda la polla que lo metan en la cárcel"".

Que se hable de cárcel en el caso de los políticos catalanistas es un favor que se les hace porque antes pasará un camello por el ojo de un aguja, etcétera, etcétera. Temblando están.

8 de septiembre, santoral: Natividad de Nuestra Señora y Nuestra Señora de Nuria, más Adriano de Nicomedia, Sergio papa e Isaac de Armenia.