Menú Buscar
Primeras planas

Soria, el pescado podrido y la república de Colau

Las últimas horas de Soria, su infancia londinense y el reparto de una herencia. Colau proclama la república y decreta cuatro días de fiestas

4 min
¿Soria otra vez? Es lo que hay. Lo demás es que se avecina una tormenta en la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y aflora la flojera, el miedo a fracasar en el sobado 11-S. ¿Quién manda ahí? Ni se sabe. Jordi Sànchez representa la transición hacia el vacío existencial. ¿Dónde está Artur Mas? Carles Puigdemont le está madrugando la tostada mediática, que es lo único que cuenta. El proceso parece el tridente del Barça, que anda entre fundido, reventado y estupefacto.

Nuestra alcaldesa de Barcelona ha proclamado la República. Cuatro días de fiesta por el 85 aniversario del evento, que es una cifra redonda porque anda que no es redondo el ocho, doble cero. Pretende cerrar los fastos Colau con una verbena, que siempre es mejor manera de acabar una república que una guerra civil. Y que le ha cambiado el nombre a la plaza del Pirulo, Diagonal/Paseo de Gracia. Se llamaba Joan Carles I y pasará a llamarse “Cinco de Oros”. Vale. Donde el pirulo menhir.

Lo del todavía ministro Soria es la previa de su comparecencia el lunes en el Congreso. Ya no quedan entradas ni en la reventa. Soria no deja el Gobierno, sino que es el Gobierno quien le abandona, titula El País. Total que hoy no asistirá al Consejo de Ministros por recomendación del Gobierno y para que se prepare a fondo el expediente panameño. Una comparecencia de Demóstenes Soria se merece un segundo a segundo en 'streaming' total. Puro espectáculo.

En El País, Javier Casqueiro y Natalia Junquera dicen que "el caso Soria y las contradictorias explicaciones del ministro de Industria sobre su participación en sus empresas familiares ha dado un giro en las últimas horas y le ha dejado en una situación política crítica. Gobierno y PP se habían armado del argumento de que José Manuel Soria no había cometido ninguna ilegalidad, no tenía una sociedad opaca y sus actividades privadas se remitían a más de 20 años para aguantar hasta su comparecencia el lunes en el Congreso. Hoy no irá al Consejo de ministros, empiezan a dejarle solo y Rajoy está preocupado".

Como para no estarlo. Rita Barberá, el alcalde de Granada y de postre Soria. Encima y a mayor abundamiento, lo del ministro es una guerra intestina, la flora bacteriana del PP contra la fauna y los bífidos viperinos del PP.

Un artículo de Jesús Cacho en Voz Populi recorre las bambalinas y el lado oscuro de la operación Soria ya no molas. Conjuras palaciegas en vicepresidencia y mediáticas en "soporte" Planeta. El Confidencial, por su parte, muestra un perfil de la familia. El ministro tomatero es el retrato de unos forasteros cuyos hijos crecieron en Londres. Vaya, que no son terratenientes plataneros sino que se dedicaban al tomate, pero a lo grande. Soria es pescado podrido, decreta la prensa.

Vuelta a Barcelona. Parece ser que van a prohibir que las bicicletas circulen por la acera. No caerá esa breva cuando la Diagonal tiene un carril bici de doble sentido en amplios tramos de acera. Lo de los ciclistas airados es irremediable. Una ballena ha aparecido muerta en un muelle del puerto.

15 de abril, santoral: Telmo, Abundio, Potenciana y Anastasia, que significa "resucitar".