Menú Buscar
Primeras planas

Sin inmunidad de rebaño y alerta de disturbios

Sólo el 5% de la población española ha tenido el virus. Un informe de la Guardia Civil alerta sobre futuros disturbios por la pobreza. Díaz Ayuso en la picota

14 min

Hubo un momento en el que casi todo el mundo decía tener síntomas del coronavirus. ¿A quién no le picaba la garganta? ¿Quién no manifestaba un molesta y persistente tosecilla o unas décimas de fiebre? Esa especie de alucinación colectiva comenzó a disiparse cuando las morgues empezaron a no dar abasto. Hasta ese momento, dos de cada tres españoles creían tener una versión poco agresiva o casi asintomática, del virus.

Un muestreo algo más científico que la ronda de llamadas entre familiares y amigos muestra que el 5% de la población habría estado en contacto con el Covid-19 y generado anticuerpos. ¿Buenas noticias? El confinamiento y las medidas de profilaxis habrían sido un éxito, pero carecemos de eso que los científicos llaman inmunidad de rebaño. Por otra parte, los sistemas sanitarios habrían detectado un número muy bajo de casos en comparación con los realmente acaecidos. Pura estadística.

El sondeo sanitario abre medios y algunas portadas impresas, como la de El País, que porta el siguiente titular: El estudio de prevalencia revela que el 5% de los españoles tuvo el virus. Escribe Elena Sevillano: "Solo un 5% de los españoles se ha infectado con el coronavirus, según muestran los primeros datos del estudio de seroprevalencia que está realizando el Instituto de Salud Carlos III con una muestra de casi 70.000 participantes. Las cifras muestran una gran variabilidad geográfica, con provincias que presentan una prevalencia siete veces mayor que otras. Soria es la que tiene mayor porcentaje de personas que han pasado la enfermedad, un 14,2%. En Madrid la prevalencia es del 11,3%".

Portada de 'El País' del 14 de mayo de 2020
Portada de El País del 14 de mayo de 2020

Sigue la nota: "En cambio, Murcia, Asturias, Canarias, Ceuta y Melilla presentan un porcentaje de contagios inferior al 2%. En el mapa destaca la agrupación central de provincias con prevalencias iguales o próximas al 10% en el entorno de Madrid. Segovia tiene un 12,6%; Guadalajara, un 10,9%; y Cuenca, un 13,5%. Estos datos corresponden al porcentaje de personas que tienen anticuerpos IgG, los que tardan más en aparecer e indican que esa persona ha estado en contacto con el virus pero que ya no hay infección activa --el test detecta también anticuerpos IgM, que son los que primero produce el organismo en respuesta al virus, a partir del sexto o séptimo día desde el inicio de los síntomas--".

Y: "Otra lectura que se puede hacer del informe preliminar presentado ayer es que más del 90% de los contagios que se han producido en España no han sido detectados por el sistema sanitario. La estadística oficial tiene contabilizados 228.691 positivos por PCR, el método más fiable, que detecta la infección activa, pero según el informe, más de dos millones de personas habrían pasado la enfermedad, muchos sin darse cuenta".

En ese contexto, Madrid volverá a solicitar su ingreso en la fase 1 mientras que la Generalitat dejará fuera de la desescalada la ciudad de Barcelona y las regiones sanitarias "metropolitana norte" y "metropolitana sur". Más o menos lo que vendría siendo Tabarnia, pero sin Tarragona. Hay un riesgo más alto de rebrote de la pandemia entre otras razones porque en esa estrecha franja entre las montañas y el mar se concentra el 66% de la población y la mayor parte de la actividad económica pesada.

Negociaciones políticas. El presidente el Gobierno, Pedro Sánchez, pretenden arrancar de socios, amigos y allegados una prórroga de un mes. La factura de la crisis va a ser de órdago, razón por la  que se da por descontada una reforma fiscal que Podemos pretende basar en un mayor esfuerzo de las rentas altas, beatífica intención que siempre acaba con que las clases medias acaban pagando el mochuelo.

En El Confidencial, Iván Gil pone letra a la música de la "justicia" redistributiva: "El Gobierno promoverá una reforma fiscal en las próximas semanas para financiar la reconstrucción tras la pandemia del coronavirus, pero lo hará en el Congreso, a través de los grupos parlamentarios que forman el Ejecutivo en la comisión de Reconstrucción Económica y Social, en lugar de aprobarla por decreto en un Consejo de Ministros. Este es el principio de acuerdo al que han llegado el presidente, Pedro Sánchez, y el vicepresidente de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, de cara a avanzar hacia una 'fiscalidad progresiva' y como propuesta de consenso en la Cámara Baja, según fuentes conocedoras de las conversaciones. Su intención no solo pasa por implantar nuevos tributos, principalmente a las grandes fortunas, a las transacciones financieras y a los servicios digitales, tal y como adelantó este diario, sino también por subir de forma progresiva el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), tanto a las rentas altas como al rendimiento de capitales".

Continúa el texto: "Concretamente, la idea inicial, que ya se había reflejado en el acuerdo programático de la coalición, era incrementar dos puntos los tipos impositivos sobre la base general para los contribuyentes que tengan rentas superiores a 130.000 euros y cuatro puntos para la parte que exceda de 300.000 euros. El tipo estatal sobre las rentas de capital se incrementaría en cuatro puntos porcentuales para dichas rentas superiores a 140.000 euros. Los primeros informes en los que trabajaba el grupo confederal de Unidas Podemos apostaban por incrementar los tipos del IRPF a partir de 120.000 euros anuales en las rentas del trabajo y de 60.000 en las de rendimiento de capital".

Una parte de Madrid está en el punto de ebullición. Las clases altas protestan y gritan libertad por las calles del barrio de Salamanca, lo que se parece en el apartado estético a la efervescencia independentista en Sarrià. O sea que los ricos también lloran. Ok Diario se muestra muy atento al pulso reivindicativo de los barrios finos de la capital, Escribe Pelayo Barro: "Cuarto día consecutivo de caceroladas en Madrid. La calle Núñez de Balboa va camino de convertirse en un símbolo de las protestas contra la gestión del Gobierno frente a la crisis del coronavirus. Pero no es el único barrio que muestra su indignación. En Pinar de Chamartín, en la Plaza de Chamberí o en Aravaca se han reproducido las protestas, con banderas de España, cacerolas y un grito unánime: '¡¡¡Dimisión, dimisión!!!'".

Sigue la nota: "Este miércoles la meteorología ha acompañado y ha provocado que la cita sea más multitudinaria que en los últimos días. La indignación va a más en Madrid atrapado en la fase 0. Mientras, el Ministerio del Interior ha dado orden de monitorizar redes sociales para evitar este tipo de concentraciones. A falta de un día para cumplirse dos meses de estricto confinamiento, Madrid ya da señales de hartazgo. El epicentro de esas protestas se ha instalado en los últimos días en los 150 metros de sección de la calle Núñez de Balboa que cortan con la calle de Ayala y la Don Ramón de la Cruz. Ese es el núcleo de las protestas, pero los '¡Sánchez dimisión!' y los gritos de ‘¡Libertad! ¡Libertad!' se escuchan por todo el barrio de Salamanca y por muchos otros puntos de la capital, como Hortaleza o Pinar de Chamartín. Y empiezan a encenderse focos en otras ciudades como Oviedo o Alicante".

Portada de 'El Periódico' del 14 de mayo de 2020
Portada de El Periódico del 14 de mayo de 2020

El alzamiento popular en lo que años ha se llamaba "zona nacional" de Madrid podría quedarse minúsculo aperitivo de disturbios mucho más serios, según un informe de la Guardia Civil que muestra El Periódico. Suscriben la información Vanesa Lozano y Luis Rendueles: "La Guardia Civil contempla una 'alta posibilidad' de que se produzcan 'movimientos de conflictividad social' en España durante la desescalada y alerta de que "podrían aparecer, de manera puntual, algunas protestas o disturbios que alteren la tranquilidad social". En un documento que lleva el sello de 'confidencial' y al que ha tenido acceso El Periódico, se indica que también podrían producirse 'actos de sabotaje contra infraestructuras críticas o edificios vinculados a los partidos políticos'".

Prosigue la pieza: "La orden 21/20 Delta Papa, firmada por el teniente general Santafé, jefe del Mando de Operaciones, se titula Actuación de la Guardia Civil en el marco del Plan de Transición hacia una nueva normalidad. Contempla también la posible aparición en esta fase de transición de protestas por motivaciones políticas o 'de corte separatista', en alusión a Catalunya".

La información incluye este párrafo aclaratorio: "Para explicar esa previsión de protestas, el documento admite que 'las restricciones económicas provocadas por el estado de alarma han afectado de manera grave a la economía española, lo que puede redundar en una crisis económica que repercutirá en los ciudadanos más desfavorecidos, que podrían ver desatendidas sus necesidades básicas'".

Precisamente la portada de dicho diario se hace eco de la "Pobreza sobrevenida" a causa del coronavirus. "El Banc dels Aliments tiene un 40% más de peticiones y Creu Roja atiende a 10.000 personas más cada semana" alerta uno de los sumarios.

De vuelta a Madrid, tremenda bronca política con la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, en el ojo del huracán. El PSOE y Podemos se han lanzado a la yugular de la dirigente conservadora por las dos plantas que ocupa en un hotel de Sarasola. Díaz Ayuso es caza mayor. El socialista Rafael Simancas aseguró anoche que la razón por la que hay tantos muertos en España es la gestión de las autoridades de la autonomía. Guerra sin cuartel. En Público aportan que el hotel no sólo es de Sarasola, cuyo padre era amigo de Felipe González, sino que en el accionariado está la hija del mismo "demonio" capitalista, Amancio Ortega, pura encarnación del mal según Podemos.

La pieza sobre el accionariado de la compañía hotelera viene con las firmas de Pilar L. González de Lara y Patricia López, que escriben: "Desde dos días antes de la declaración del estado de alarma por la crisis de la Covid-19, Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, dispuso de al menos dos estancias para su uso personal y profesional en un establecimiento hotelero de lujo explotado por Room Mate SA". 

Sigue la nota: "La compañía es propiedad, según datos del depósito consolidado de cuentas de 2018, en un 60% de Tafay 2000 SL --a su vez propiedad al 100% de Enrique Sarasola Marulanda (Kike Sarasola)--; en un 30% de Sandra Ortega, hija de Amancio Ortega, a través de su sociedad holding ROSP Corunna Participaciones Empresariales SL; el 10% restante está repartido entre Carlos Marrero, el marido de Sarasola (vía su sociedad Ergocrático SLU), uno de los amigos con los que fundó el negocio, Gorka Atorrasagasti, y la propia compañía (autocartera)".

14 de mayo, santoral: Abrúnculo de Langres, Enedina de Cerdeña, Eremberto de Tolouse, Justa de Cerdeña, Matías apóstol, Máximo de Asia y Poncio de Cimiez.