Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

Savater, el "carnicero de Mondragón" y muerte de un juez

Las campanas de la iglesia de Alsasua doblaron a degüello cuando hablaba una víctima del terrorismo. La carta de Lesmes a Ramírez Sunyer y la "teoría" de Puigdemont

10 min

Alsasua. Comarca de la Barranca, valle de la Burunda, siete mil y pico habitantes, territorio comanche para los partidos españoles. Como antes Rentería, la población navarra es Fuenteovejuna y al que no le parezca bien, que no se meta en política, ¿verdad, Patxi?

Ciudadanos se ha especializado en fines de semana de alto riesgo. Incluso en Cataluña tienen problemas los dirigentes del partido naranja, pero Alsasua parece un estadio de otra liga, zona de influencia del "pensamiento" etarra.

La idea de Rivera era llegar hasta el centro del pueblo, dar el mitin y largarse. En teoría, fácil. Vas, ves, hablas y te vuelves, un domingo más en la caravana ciudadana. Pues no. Alsasua es de los "abertzales", los amantes de Euskal Herria, y en la localidad manda el águila negra sobre fondo amarillo, la "arrano beltza" batasuna, el pendón de los borrokas.

De modo que juramentadas las fuerzas vivas del pueblo, cientos de alsasuarras se taparon la cara para recibir a los participantes del mitin de "España Ciudadana", la plataforma riverista. Insultos, amenazas y lanzamientos de objetos que la prensa "moderna" insiste en negar. No hubo piedras, alegan. Si acaso, algún mechero. El escenario del mitin amaneció lleno de estiércol y las campanas de la iglesia doblaron a degüello mientras hablaba Beatriz Sánchez Seco, víctima del terrorismo. Del lado constitucionalista, el filósofo Fernando Savater. Del otro, el "carnicero de Mondragón", 17 asesinatos.

Lo cuenta y analiza en El Mundo Cayetana Álvarez de Toledo, que escribe: "En el corazón de Alsasua, protegidos por un recio cordón policial, demócratas bienhumorados de partidos distintos agitaban banderas de Navarra, España y Europa, a la espera de que llegaran los políticos. Fuera, enfurecida, gritaba la tribu. Me acerqué para escuchar sus consignas: "¡Españoles, hijos de puta!", "¡Guardia civil, terrorista!". Y sobre todo: "¡Fuera, fuera, fuera!". Aquí, una piedra. Allá, un escupitajo. Y a lo alto, la iglesia. En cuanto empezó el acto, las campanas de la parroquia de la Asunción empezaron a repicar, cada vez más histéricas, hasta sepultar la voz de Beatriz Sánchez Seco, víctima del bombazo de ETA contra la casa cuartel de Zaragoza. El párroco aseguró luego que su campanario había sido okupado, pero yo me acordé de Setién y su abyecta caverna carlista. Alsasua fue y puede volver a ser un pueblo español. Hoy es una granja del odio, dejada de la mano de Dios y del Estado".

El PSOE habla de las "tres derechas" en Alsasua. En lo de Rivera se personaron Santiago Abascal y el exfuncionario de prisiones Ortega Lara, entre otros dirigentes de Vox. También asistieron concejales del PP en Navarra, a pesar de las distancias que marca Pablo Casado, quien ha proferido que él estuvo en Alsasua hace cuatro meses y no se armó tanto jaleo. Fue una limpia entrada y salida de Mogadiscio, acción relámpago.

Un peldaño por encima en las reacciones, el PSOE, que habla de "irresponsabilidad", "provocación" y de que el acto de Ciudadanos "aviva agravios entre españoles". Lo ha dicho el portavoz del PSOE en el Senado, Ander Gil, según recoge El Diario. El mitin de Gil fue en Medina de Pomar. Cero incidentes. 

Nueva entrega de las grabaciones del excomisario Villarejo. El marido de Cospedal y el magnetófono ambulante debatieron largo y tendido sobre la posibilidad de castigar el hígado de Alfredo Pérez Rubalcaba por la vía de un hermano relacionado con la propietaria de Método 3. En los asuntos de Villarejo, nadie sale bien parado, ni siquiera las víctimas de sus servicios a domicilio. Roberto R. Ballesteros y José María Olmo escriben sobre el expediente en El Confidencial: "Las relaciones con la agencia de detectives Método 3 de Alejandro Pérez Rubalcaba, el hermano del que fuera ministro del Interior y vicepresidente del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, Alfredo Pérez Rubalcaba, preocupaban mucho a este último dirigente socialista. Así al menos lo asegura el comisario José Villarejo en las conversaciones que mantuvo en 2009 con el empresario Ignacio López del Hierro y con la mujer de este último, la entonces número dos del PP, María Dolores de Cospedal, como ponen de manifiesto los audios publicados hoy por el diario digital Moncloa.com".

Juan Antonio Ramírez Sunyer, juez titular del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, ha fallecido tras una larga enfermedad. Estuvo al pie del cañón casi hasta el final. Fue el primer magistrado en interesarse por el referéndum del 1-O a raíz de la denuncia por las conferencias del exjuez y exsenador de ERC Santiago Vidal, que iba por ahí diciendo que todo estaba listo para la desconexión.

Advertido de que el magistrado estaba gravemente enfermo, el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, le envió una sentida misiva. De El Español: "La carta [léala aquí completa] lleva fecha del pasado 2 de noviembre, cuando Ramírez ya se encontraba en el hospital donde ha muerto. En ella, Lesmes elogia el "empuje y coraje" del magistrado que ha investigado los preparativos del referéndum ilegal del 1-O "en las muchas circunstancias difíciles que has enfrentado". "Ese cumplimiento del deber", añade la carta, "adquiere dimensiones heroicas cuando todo cuanto te rodea se convierte en hostil". "Es en ese preciso momento cuando el hombre comienza a ser la medida de todas las cosas y a dar también la medida de sí mismo", señala Lesmes, que manifiesta a Ramírez que "tú eres la medida de todos nosotros, los jueces"".

Ramírez Sunyer fue el hombre que ordenó detener a Lluís Salvadó y Josep Maria Jové y registrar la sede de Economía el 20 de septiembre de 2017. El nacionalismo le tenía muy enfilado, como prueba la reacción de Puigdemont, que ha dicho en Twitter que la carta de Lesmes a un juez en su lecho de muerte es "otra prueba del golpe de Estado togado". Cosas de prófugos.

Portada de 'El Periódico' de este lunes

A todas estas, El Periódico sirve una encuesta que advierte al PSOE sobre la posibilidad de que su gran ascenso no le sirva para sumar mayoría absoluta con Podemos. Del texto del diario de Zeta: "Según el estudio (elaborado en la última semana de octubre), el PSOE ganaría hoy las elecciones con el 25,3% de los votos, que se traducirían entre 106 y 109 diputados, lo que implica una subida de 24 escaños sobre las legislativas del 2016. El crecimiento de Sánchez es prácticamente igual a la bajada de Podemos (21). El partido de Iglesias se quedaría en el 16,1% del voto con una horquilla parlamentaria de 48 a 50 escaños, en una lógica de vasos comunicantes de suma estéril para la construcción de una mayoría absoluta". 

Sigue: "En la segunda posición, la pugna sigue sin resolverse: continúa el empate técnico entre PP y Ciudadanos. El partido de Albert Rivera, conseguiría el 21,8% de los sufragios, algo por encima del 21,3% de Pablo Casado. Sin embargo, el viejo sistema electoral bipartidista permite a los conservadores capitalizar con mayor eficacia ese resultado. El PP obtendría entre 89 y 93 diputados, una bajada de 44-48 escaños buena parte de los cuales (19,7%) irían a parar a Ciudadanos, que conseguiría entre 73 y 75".

Bancos, inmobiliarias, hipotecados y público en general esperan la resolución definitiva y en pleno del Tribunal Supremo del contencioso sobre el impuesto de actos jurídicos documentados. Las quinielas apuntan a que irá a costa de las entidades, pero se limitará el alcance retroactivo del fallo.

5 de noviembre, santoral: Ángela de la Cruz, Isabel y Zacarías.