Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

Sánchez calienta los indultos y Nochevieja de máximo riesgo

El presidente del Gobierno asegura que todo el mundo se ha equivocado en Cataluña. Casado apoya y no apoya la ley de la Corona. Los índices del coronavirus se disparan hacia una tercera ola

14 min

Primer año de Gobierno y el presidente Sánchez se pone un sobresaliente cum laude, premio extraordinario, matrícula de honor más mención honorífica. Y todo ello avalado por un panel de expertos seleccionados por el interesado en un espectacular ejercicio de transparencia, exigencia y rigor. Dice que a bote pronto ya ha cumplido con el 23% de sus promesas, aunque la prensa conservadora le reprocha que pactar con Podemos y Bildu también formaba parte de las promesas, en concreto de la parte de la oferta sobre lo que nunca, jamás, en la vida, haría. Aguafiestas resentidos...

El presidente del Gobierno afronta el segundo año de legislatura con dos proyectos en la cabeza. Se trata del apaciguamiento de las provincias del noreste y la reforma de la Corona. No es moco de pavo, pero nada se resiste al empaque de estadista del inquilino de la Moncloa.

La prensa elaborada en Cataluña prioriza el empujón retórico de Sánchez a los indultos. "Sánchez alienta los indultos a los presos del 1-O", dice La Vanguardia. "Sánchez da alas a los indultos", reafirma El Periódico. "Sánchez obre la porta als indults", apunta el Ara. El presidente estuvo benévolo con los presos y los partidos de la cuerda independentista, según la crónica de Marisa Cruz en El Mundo: "Para Sánchez se trata de tropiezos propios de las aventuras nuevas. "La experiencia es la madre de la ciencia", afirmó antes de dar por hecho que aprendiendo de los resbalones se "engrasará" la gestión de un Gobierno que "es uno y tiene una sola palabra: la que se materializa en el BOE"".

Portada de 'El Periódico' del 30 de diciembre de 2020 / EL PERIÓDICO
Portada de 'El Periódico' del 30 de diciembre de 2020 / EL PERIÓDICO

Sigue la nota: "Para la nueva etapa son dos los cometidos que se mantienen en la reserva y a los que, este martes, Pedro Sánchez vino a dar luz verde. El primero y más inminente, porque a la vuelta de la esquina están las elecciones catalanas, es el que se refiere a la concesión de indultos para los condenados por el 1-O. Se trata de una prerrogativa que corresponde al Ejecutivo y que previsiblemente no se materializará antes del 14F, fecha prevista para los comicios catalanes, porque los trámites llevan su tiempo, pero su camino se allanará lo suficiente como para asegurar que se acabarán otorgando. (...) Y a todo ello añadió: "Cuando hablamos de Cataluña nadie está libre de culpa". En definitiva, un intento de reparto equitativo de responsabilidades en el que, sin embargo, el presidente obvia que unos delinquieron y otros no, y los que lo hicieron fueron condenados por sedición y malversación en sentencia firme por el Tribunal Supremo".

Pelillos a la mar, hombre. Además, está también la vía de la reforma del delito de sedición, que como decíamos ayer tiene la ventaja de que también afectaría en positivo a los fugados.

El otro expediente es la ley del Rey. "Sánchez y Casado se abren a una ley para modernizar la Corona" titula El País. Según la nota de Carlos E. Cué, "el Gobierno y La Zarzuela trabajan ya en un proyecto con reformas de calado para aumentar la transparencia y asegurar la ejemplaridad de la jefatura del Estado con el fin de atajar la crisis provocada por los escándalos de Juan Carlos I. En una comparecencia para hacer balance del año, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, abrió paso ayer incluso a una ley de la Corona donde quedarían reflejados esos avances y se refirió a una “hoja de ruta” para la Monarquía del siglo XXI que se irá conociendo “paso a paso”. La iniciativa tendría el apoyo del PP, según señaló su líder, Pablo Casado, siempre que sea para reforzar la institución, pero eso dificultaría que la apoyase Podemos".

Una versión menos edulcorada es la de Antonio Rodríguez en Vozpópuli, que titula que "Sánchez agita el debate sobre el Rey sin aclarar cómo pretende reformar la Corona". Y añade en sumario: "Coloca a la Monarquía en el debate político y sugiere la posibilidad de abrir el melón de la Carta Magna. Felipe VI se plantea un cambio de caras y mayor transparencia dentro de La Zarzuela. También podría exigir a su padre que devuelva o done el dinero del empresario mexicano Sanginés-Krause". Ya en texto se apunta que "Sánchez dio por hecho que Zarzuela dará pasos para adecuar la institución a "una monarquía parlamentaria constitucional adecuada a la España del siglo XXI", aunque no dio más detalles. "Paso a paso", dijo desde Moncloa cuando se le preguntó por una ley de la Corona. (...) El presidente insistió en que ya se irá conociendo cómo se materializa ese compromiso que, en su opinión, marcó el Rey en su reciente discurso de Navidad en forma de "hoja de ruta" para la "renovación de la Corona", si bien Felipe VI no llegó a tanto en su mensaje del día 24".

Y en El Independiente Ana Belén Ramos refleja las dudas del PP, así como las de Ciudadanos. De la crónica de Ramos: "Casado, a preguntas de los periodistas, no cerró la puerta al «diálogo» con el PSOE sobre la reforma de la Corona, siempre y cuando cualquier modificación legislativa sirva que se ponga encima de la mesa sirva para «refozar la monarquía» frente a los «ataques» de los de Iglesias y no se toque la Constitución. Fuentes del PP explican, no obstante, que consideran que «no es el momento» para abrir el debate sobre la Casa Real --y así se lo ha hecho saber Casado a Sánchez durante la comparecencia de este martes-- ya que, con la coyuntura actual, implicaría «desviar el foco» de las cuestiones «que importan a los españoles» --la pandemia del coronavirus continúa azotando el país y los efectos de los coletazos económicos y sociales de la crisis sanitaria se intensificarán en 2021--. (...) Se trata de la misma tesis que defienden, aunque en privado, en Ciudadanos, desde cuya formación consideran que, «al margen de que pueda hacer falta o no» el impulso de una ley para regular la Casa Real, es un asunto que «no se puede abordar en caliente y menos aún a iniciativa de quienes la única ley que quieren para la Corona es la que permita acabar con ella».

Portada de 'El Mundo' del 30 de diciembre de 2020 / EL MUNDO
Portada de 'El Mundo' del 30 de diciembre de 2020 / EL MUNDO

Acaba el año y Público muestra una proyección electoral que refleja la resistencia de la coalición del Gobierno y los ralos avances de la oposición. Según la suma y resta de las principales encuestas la situación a estas horas es esta: PSOE, 116 (120); PP, 97 (89); Vox, 55 (52); UP, 27 (35); ERC, 13 (13); Cs, 11 (10); JxCat, 9 (8); PNV,  6 (6); Bildu, 5 (5); Más País, 3 (3); Coalición Canaria, 2 (2); CUP, 1 (2), Otros, 5 (5).

El análisis corre a cargo de Danilo Albin: "Si mañana hubiese elecciones generales, volverían a existir probabilidades de que España continúe con un gobierno de izquierda. Esas opciones se repetirían incluso tras un año demoledor, en el que la crisis provocada por la pandemia ha generado un evidente desgaste en el Ejecutivo de coalición. Aún así, la derecha sigue anclada en el papel de oposición, sin números aparentes que le permitan dar el salto a La Moncloa. De acuerdo a los datos sobre intención de voto ofrecidos por el observatorio continuo de Key Data --que analiza datos de las últimas grandes encuestas públicas y privadas del país-- para Público, los partidos que se sitúan en el denominado bloque de investidura siguen a día de hoy imponiéndose al conjunto de la derecha: la suma de PSOE, Unidas Podemos, Más País, PNV, ERC y EH Bildu daría un total de 170 escaños --a seis de la mayoría absoluta-- mientras que PP, Vox y Ciudadanos sumarían 163. Al bloque de investidura se añadiría también los posibles escaños que obtendrían BNG, Teruel Existe y Coalición Canaria".

Coronavirus. No vamos bien. "España vuelve a situarse en riesgo extremo por el Covid y apunta hacia una Nochevieja crítica" alerta El Español, que abunda en que "la incidencia a 14 días vuelve a situarse por encima de 250 casos por cada 100.000 habitantes tras una catarata incesante de contagios". El texto es de Guillermo Ortiz y empieza así: "Este lunes, en rueda de prensa, Fernando Simón interpretaba las bajadas en las incidencias después de cuatro días festivos como una buena señal y apuntaba a una "estabilidad" momentánea hasta que se vieran los efectos de las celebraciones navideñas. Apenas 24 horas después, el escenario se parece mucho más al que apuntábamos ayer mismo en este mismo periódico: las tendencias previas a Nochebuena siguen siendo al alza, no conseguimos frenar la catarata de contagios y hospitalizaciones en ciertas comunidades autónomas y a solo dos días de acabar el año parece difícil que ahora se tomen medidas realmente restrictivas de cara a los festejos de Nochevieja, donde la alerta debería ser máxima vista la situación". 

En El Diario, Mónica Zas Marcos también da la señal de alerta sobre una tercera ola y escribe: "Los datos ofrecidos este martes por Sanidad, justo el día del comienzo de la vacunación masiva en España, no han presentado un escenario halagüeño. La incidencia acumulada se sitúa lejos de los 50 casos por 100.000 habitantes, un umbral considerado ya de riesgo según los criterios de la Unión Europea. Pero, además, el porcentaje de ocupación de las camas hospitalarias y de uci ha aumentado dos puntos en cuatro días y la positividad de las pruebas diagnósticas se mantiene a un nivel que alerta a los epidemiólogos. "No hay ni una razón de peso para pensar que podemos descuidar las medidas de seguridad", asegura Pilar Serrano, miembro de la Asociación Madrileña de Salud Pública (AMaSaP) y de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE)".

Los médicos piden más restricciones para Nochevieja, pero la portavoz Meritxell Budó dice que las medidas actuales son suficientes. No es descartable que tras estas declaraciones se anuncien cambios. 30 de diciembre, santoral: Judit, Traslación de Santiago Apóstol, Hermetes de Bononia, Jocundo, Perpetuo y Rogerio obispos y Venustiano mártir.