Menú Buscar
Primeras planas

Salellas, el potentado inmobiliario de la CUP, y sardinada en el Metro

Francesc de Carrera establece las causas próximas y remotas de la violencia en Gràcia y las consecuencias de pasarse las leyes por el forro del arco del triunfo. Nuevas tropelías ciclistas en Barcelona

Pablo Planas
01.06.2016 09:00 h.
9 min
ABC:Una okupa de Gràcia fue detenida en 2015 en una operación antiterrorista

El Mundo: Sánchez: "Descarto que gobierne el PP con la abstención del PSOE"

El País: Los líderes del PSOE rechazan un pacto bilateral con Cataluña

La Razón: 13-J: el debate a cuatro abrirá la campaña electoral con moderadores de TVE, Atresmedia y Mediaset

Ara: Desacord pels pressupostos, acord per la seguretat social

El Periódico: ¿Insensibles? (el drama de los niños refugiados)

El Punt Avui: La primera llei de la desconnexió, en marxa

La Vanguardia: París anuncia que creará un campo de refugiados

Sardinada en Barcelona. La huelga de Metro es una patada de los trabajadores de TMB en el orto de Colau que reciben en realidad los sufridos usuarios del suburbano. Harían falta esos empacadores nipones que con guantes blancos empujan a los viajeros para embutirlos en los vagones. Una ignominia, un escarnio, un castigo a la ciudadanía que no tiene más remedio que aguantar hasta que a la señora alcaldesa y al comité de empresa les dé la gana ponerse de acuerdo. Ada subió al trono porque decía eso de "no nos representan". Tenía razón. Ahora cabe decir "no lo merecemos", incluso aquellos que guiados por su buena fe pensaban que votándola se acabarían los desahucios, la pobreza extrema y el cachondeo separata y okupeta de Trias i Vidal de Llogueter.

¿Se acordará Colau de cuando iba en Metro? Hace un año que no lo pisa y hace bien porque más de un ciudadano le soltaría un moco dialéctico. Barcelona es caos, cachondeo y un gobierno municipal que no sabe ni por dónde sale el sol. Por la mañana entra en tratos con el legítimo propietario del "Banc Expropiat" y por la tarde se niega la intención de comprar el local. Es la fase de tanteo previa a cualquier compraventa inmobiliaria.

El deterioro de la capital catalana es palmario. Otra mujer ha sido atropellada por un rastaciclista. Vértebra rota y conmoción cerebral. Pero ahí siguen los carriles bici de doble sentido y en todo el medio mitad de las aceras. Barcelona es un velódromo donde algunos taraditos del pedal tiran millas a toda pastilla porque alguien les ha dicho que son los amos de la calzada, de la acera y del ecologismo. Vaya asquito.

Francesc de Carreras tiene a bien explicar las causas próximas y remotas de la conversión de Barcelona en Calcuta, Tirana o Caracas en un redondo artículo en El País que principia así: "En los últimos años, la pregunta más habitual que nos hacían a los catalanes era: ¿qué pasa en Cataluña? En los últimos días es: ¿qué pasa en Barcelona? La respuesta es simple: en Barcelona ha desaparecido la autoridad. Y la explicación es lógica: en toda Cataluña los nacionalistas desafiaron a la ley los últimos años, ahora les toca el turno a los activistas antisistema. Hay una clara relación causa/efecto".

Portada del Abc.La conclusión del texto es demoledora: "A la vez, sucede algo insólito: los conservadores de Convergència hacen lista con ERC en las autonómicas y pactan con la CUP, un conglomerado antisistema, para conservar el Gobierno. Estos, coherentes con sus principios, les montan el pollo de Gràcia un día y otro; Colau, valiente y con gran autoridad, sugiere que lo arreglen los vecinos, los diputados de la CUP culpan a los Mossos d’Esquadra. Sólo falta añadir que el PSC, oportuno siempre, respalda a Colau en el Ayuntamiento y Miquel Iceta participa en otra manifestación separatista contra el Constitucional mientras se conmemora el 25 aniversario de la matanza terrorista de Vic. Todo esto es, probablemente, la “singularidad catalana” a la que se refiere Pedro Sánchez. Estamos donde teníamos, donde merecemos, estar".

Las redes y los digitales echan humo con el potentado inmobiliario Benet Salellas, que dispone nada menos que de dos viviendas, tres locales y seis finquitas rústicas. ¡Viva la revolución y viva la contradicción, carajo!.

Laura L. Caro y Pablo Muñoz firman en el ABC una información sobre el perfil de la heroína del "Banc Expropiat": "La última persona en ser desalojada del llamado «Banc Expropiat» de Barcelona, Paula M.P., alias «Heidi», de 38 años y nacida en Madrid, había sido detenida en marzo de 2015 dentro de la llamada «Operación Piñata» ordenada por la Audiencia Nacional contra elementos anarquistas por su pertenencia a «organización criminal con fines terroristas», según fuentes policiales a las que ha tenido acceso ABC. Junto a esta mujer fueron arrestados entonces los cabecillas de la marca GAC (Grupos Anarquistas Coordinados), presuntamente vinculados a la colocación de sendos artefactos en la Basílica del Pilar de Zaragoza y la Catedral de la Almudena de Madrid, así como al destrozo de sucursales bancarias y 117 cajeros".

En Madrid observan con suma atención los acontecimientos catalanes. Junts pel Sí se arrastra ante la CUP y accede a presentar la ley de seguridad social del "Estat propi" sin que los escupeteros hayan levantado la enmienda a la totalidad de los presupuestos de Junqueras. Federico Jiménez Losantos aborda en su columna de El Mundo la yenka sociata: "Adentrándose en el camino sin retorno de la esquizofrenia, Sánchez dice defender la igualdad de los españoles y la desigualdad de los catalanes, el régimen constitucional y pactar con los enemigos de la soberanía nacional, formar Gobierno con Ciudadanos y gobernar con Podemos. ¡Y todo a la vez! Para votarlo no basta taparse el ERE de la nariz, hay que ponerse la camisa de fuerza".

En la capital también tienen lo suyo, que es lo de Carmena, pero también la galopante corrupción en las filas del PP, el afloramiento de materia fecal que valida el refrán de que quien siembra vientos en Suiza recoge tempestades en Madrid. José María Olmo, en El Confidencial, sigue con el relato de las aventuras de Granados: "El expolítico Francisco Granados y el empresario David Marjaliza son sin duda los dos principales protagonistas de la trama Púnica. Ambos tejieron una red de contactos, influencias e intereses que desembocó en un complejo entramado societario. En un completo informe de 270 páginas, fechado el 3 de febrero de 2016 y desconocido hasta la fecha, la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil detalla cómo los dos amigos de juventud se enriquecieron gracias a uno de los mayores pelotazos urbanísticos perpetrados en España. La operación se produjo en Valdemoro, epicentro del caso, donde Granados inició su carrera política antes de ser fichado por Esperanza Aguirre para la Comunidad de Madrid. Un pelotazo valorado en 709 millones de euros, con plusvalías que alcanzan el 74.420%, y que propició que Granados abriera su primera cuenta en el extranjero solo 16 días después de llegar por primera vez a la alcaldía el 20 de julio de 1999".

En Sevilla andan calientes con los ERE. Chaves y Griñán marcarán la campaña de Sánchez. Susana Díaz se defiende de las acusaciones de nepotismo. Su marido trabajaba en una de esas empresas utilizadas de pantalla. Ganaba poco, según su señora, que ayer mostraba las nóminas en la cámara andaluza. Un mileurista. "Me he casado con un tieso. ¿Y qué?", respondía jaranera la futura sucesora de Sánchez, quien advierte en El Mundo de que no habrá un Gobierno del PP con la abstención del PSOE. Es decir, todo lo contrario a lo manifestado en el Círculo de Economía. Es la política, imbéciles.

1 de junio, Justino mártir y Nuestra Señora de la Luz, patrona de los empleados del gas y la electricidad.