Menú Buscar
Primeras planas

Rivera, a los puntos y el síndic Ribó en el fútbol

La prensa atribuye un mayor protagonismo al líder de Ciudadanos y coincide en que Sánchez ha salido vivo de la primera encerrona. La derivada Champions de un constructor del 3%

23.04.2019 08:00 h.
9 min

Debate. Todo a punto en el plató de TVE. Los candidatos dan el último repaso a sus notas rodeados por sus consejeros áulicos mientras dos mujeres sacan brillo al suelo. "Ellos quieren gobernar mientras ellas pasan la mopa" resume una cuenta feminista en el Twitter. El contraste entre los políticos y el pueblo es abrupto. Las señoras de la limpieza entran en el plano general y se desenvuelven entre los candidatos y sus asesores como si fueran invisibles. Pasan y repasan la mopa. El piso queda hecho un primor. Se podría comer encima. Es uno de los retratos de la noche. Alguien tiene que limpiar.

Como es lo suyo, los medios orientan los titulares a favor de sus preferidos o en contra de sus adversarios. El balance general es un empate con una ligera ventaja para Albert Rivera, que para abrir boca pidió la dimisión de Rosa María Mateo, la administradora general del ente RTVE. Podría decirse que nadie ha salido lastimado, que hay partido para la vuelta de esta noche. En El País sostienen que "Sánchez salva el debate y Rivera no logra imponer el tema catalán" mientras que La Razón vende su producto: "Todo al segundo 'round'". Para el ABC no hay duda, "Sánchez naufraga en el primer asalto televisivo". En la misma línea va El Mundo: "Rivera desafía a Casado y ambos baten a un Sánchez desarbolado"

La prensa barcelonesa constata la sintonía de la derecha, así que La Vanguardia dice que "PP y Ciudadanos ensayan su alianza para atacar a Sánchez" y El Periódico apunta que "Las derechas estrenan la pinza contra Sánchez". Además, califica a los candidatos: Sánchez, "institucional"; Casado, "desdibujado", Iglesias, "constitucionalista" y Rivera, "efectivo".

Los titulares de la prensa digital son algo más plásticos y narrativos. Así, El Español abre con un "Rivera en tromba y Casado con calma acorralan a Sánchez con Cataluña y los impuestos". En Libertad Digital el apunte de cabecera es que "Rivera lidera el bloque constitucional y se lleva el primer debate". El líder de Cs también es el sujeto en otros tres medios. El Confidencial dice que "Rivera asedia a Sánchez y roba plano a Casado en un debate sin gancho"; Voz Populi que "Rivera se impone en el debate a Casado y consigue acorralar a Sánchez" y El Independiente concluye con un "Rivera eclipsa a Casado y convierte el debate en un cara a cara con Sánchez".

En Ok Diario califican a los candidatos de entrada: "Un histérico Sánchez pierde por K.O. el debate frente a un brillante Rivera y un presidencial Casado" . Y en El Diario acentúan la pugna en la derecha: "El primer debate reafirma los dos bloques y Rivera gana terreno a Casado". Para Público, el punto un tanto excéntrico estriba en que "Sánchez no contesta a Iglesias si pactará con Cs, ni Casado si gobernará con Rivera". 

Los medios afectos al proceso se toman el debate con cierta distancia y con el foco puesto en los indultos, de modo que El Nacional celebra que "Casado i Rivera acorralen Sánchez perquè no indulti els presos (sense èxit)" y El Món considera que "la dreta s'obsessiona amb l'indult als presos polítics en el primer debat del 28-A". Para Nació Digital, la cosa es que "la dreta bel·ligerant amb Catalunya desaprofita la primera oportunitat de desgastar Sánchez".

Portada de 'El País' del martes 23 de abril

Portada de 'El País' del martes 23 de abril

Tono prudente en las crónicas sobre el evento. En ABC escribe Ana I. Sánchez: "El debate electoral quizá más importante celebrado hasta ahora arroja una victoria provisional para el bloque de la derecha. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, era el líder que más arriesgaba por la ventaja política que le atribuyen las encuestas y ya desde su primera intervención ha aflorado un cierto nerviosismo y un mayor encorsetamiento que le dejaron sin capacidad de reacción frente a los previsibles ataques de sus adversarios. Tan centrado ha estado Sánchez en evitar un error que pudiera dar la vuelta a las encuestas que no ha atinado ni siquiera a contestar el golpe más doloroso que le lanzó su socio de gobierno, Pablo Iglesias. «Diga que si no es por los de Podemos no hubieran subido el salario mínimo», le ha apretado el líder morado".

En El Confidencial, Rafael Méndez explica que todos salieron más o menos vivos: "El primer debate electoral, una de las pocas ocasiones de los candidatos para decantar el porcentaje de indecisos sin precedentes antes de las generales, se saldó sin bajas. Pedro Sánchez superó un trámite que quería evitar; Pablo Casado sorprendió con un discurso contenido, de guante blanco, muy lejos de la felonía de la campaña, y Albert Rivera le robó el plano. Fue el único que llegó a poner nervioso a Sánchez con su asedio. Pablo Iglesias también tiró de moderación y de lecturas continuas de la Constitución".

En La Razón, la crónica se combina con la previa del encuentro de esta noche. Firma Carmen Morodo: "Hasta ahora todo ha sido una larga y poco imaginativa precampaña. Hoy los cuatro candidatos saben que en el debate de Atresmedia se puede acabar de decidir lo que salga de las urnas el próximo domingo. Después de haber medido cada gesto y cada palabra de estas largas semanas electorales, esta noche se enfrentan al reto de comprobar si son capaces de corregir sus errores de anoche y aprovechar mejor las debilidades de sus adversarios. Se lo juegan a todo o nada. Los moderadores, Ana Pastor y Vicente Vallés, les tienen bien cogidas las medidas y buscarán que no se escapen a sus preguntas. No tendrán para refugiarse ni la comodidad del formato de anoche ni la facilidad para limitarse a desarrollar sus argumentarios de partido".

Fuera del debate, interesante apunte sobre la corrupción nacionalista en El País sobre las formalidades sociales de un constructor a la búsqueda de contratos. Escribe Jesús García: "Jordi Soler, un empresario investigado en el caso 3%, “agasajó” a altos cargos del Govern de Artur Mas y a responsables y diputados de Convergència con entradas y viajes para asistir a encuentros del FC Barcelona. Tras examinar los mensajes del iPhone de Soler, la Guardia Civil sostiene en un informe que el constructor sufragó, entre otros, un viaje a Berlín para ver la final de la Champions entre el Barça y la Juventus en 2015. Al evento acudieron, entre otros, el síndic de greuges, Rafael Ribó. Esas invitaciones pretendían “obtener un trato favorable” de las autoridades".

23 de abril, santoral: Jorge y Eulogio.  

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información