Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

Putin desprecia las sanciones y ataca a la población ucraniana

Alarde burocrático de la UE, que se "compromete" a estudiar la petición de Zelenski. El ejército ruso bombardea objetivos civiles para intentar doblegar la resistencia. Caja de reclutas en la Diagonal

14 min

El Ejército ruso se ensaña con las principales ciudades rusas. Kiev resiste bajo una tormenta de misiles dirigidos contra la población civil. Putin ha cambiado la guerra entre ejércitos por la guerra contra ciudadanos. La resistencia de Ucrania no entraba dentro de sus planes. Tampoco la condena mundial. Ni el bloqueo de cuentas. Según fuentes militares estadounidenses que citan no pocos medios, el Ejército de Rusia está mal aprovisionado. Carece del combustible necesario, consume comida caducada, los sistemas de comunicación están obsoletos y las bombas son excedentes de la Guerra de Corea.

A pesar de las acciones diplomáticas y las sanciones económicas, el Kremlin redobla sus esfuerzos bélicos y no le importa asesinar a población civil. En algunos medios más sensibles a la propaganda rusa se habla de "ataques selectivos". Es la jerga de Putin para ocultar la ignominia. Tras 24 horas de euforia por los lamentos de los oligarcas rusos ante las medidas arbitradas por Occidente, la Unión Europea vuelve donde solía. Volodimir Zelenski, el presidente de Ucrania, solicita el ingreso en la UE. Grandes aplausos en su intervención telemática en el Parlamento europeo. ¿Respuesta? Se abordará el ingreso de Ucrania por la vía abreviada, pero no de forma inmediata. Es la burocracia, Zelenski. Ucrania pone los muertos, la vieja Europa pide papeles.

Putin sabe lo que hay. Conoce a esos mandatarios europeos más preocupados por la opinión pública interna que por las masacres que en nombre de Rusia se están cometiendo en Ucrania. Enfrente, un país en armas, cócteles molotov contra misiles. Cada día que Ucrania aguanta sin rendirse es una victoria sobre el crimen a gran escala.

"Putin dispara a objetivos civiles", informa El País. El texto es de M. R. Sahuquillo y J. G. Cuesta: "El presidente ruso, Vladímir Putin, intensifica su ofensiva contra Ucrania. A medida que las tropas de Moscú enfrentan resistencia del Ejército y de las milicias civiles, el Kremlin ha pasado a lanzar ataques más agresivos contra infraestructuras civiles y barrios residenciales. La última señal alarmante fue el aviso del Ejército ruso a la población de varias zonas de Kiev para que abandonaran sus casas ante un bombardeo inminente. Pese a insistir todos estos días en que su misión es una “operación quirúrgica” contra “fuerzas extremistas” y que no afectaría a la población civil, el Ministerio de Defensa ruso anunció que se dispone a bombardear una serie de puntos de la capital ucrania. El primero de ellos, la torre de la televisión, fue alcanzado ayer por la tarde. Cinco personas murieron y otras cinco resultaron heridas. Durante los primeros cinco días de ofensiva de Putin contra Ucrania han muerto al menos 136 civiles, incluidos 13 niños, según Naciones Unidas".

Portada de 'El País' del 2 de marzo de 2022
Portada de 'El País' del 2 de marzo de 2022

Sigue el texto: "La maniobra es otra señal más del cambio en la estrategia de Putin, que ha pasado a poner en su diana abiertamente zonas civiles y con armas cada vez más poderosas. Mientras avanza para tratar de hacer una pinza y aislar la región del Donbás y hacerse con el control de todo el este de Ucrania, Putin inició ayer otro ataque contra un área residencial de la ciudad de Járkov, la segunda más grande en población del país (1,4 millones de habitantes) y de mayoría de habla rusa. La enorme explosión golpeó el centro de la localidad —sitiada desde hace tres días y con las fuerzas ucranias reprimiendo la ofensiva—, y alcanzó el edificio de la Administración Regional, según el Ministerio de Situaciones de Emergencia de Ucrania. Hubo al menos siete muertos y varios heridos".

Frente a Putin, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, que advierte al mandatario ruso de que "no sabe lo que se le viene encima". No lo sabe ni Putin ni nadie y tampoco es que Biden lo aclarase más allá de las sanciones económicas o el cierre del espacio aéreo estadounidense para los aviones rusos. Así cuenta Pablo Pardo en El Mundo el discurso de Biden anoche: "Joe Biden tiene un problema de oratoria. Eso ya lo sabíamos. Fue tartamudo de niño, y le han quedado algunas secuelas. Pero la tartamudez no disculpa los gazapos. Por ejemplo, confundir a los ucranianos con los iraníes. O a su estado, Delaware, con Estados Unidos. Llegan justo un día después de que, en una rueda de prensa, Biden confundiera a Rusia con la Unión Soviética, un país que dejó de existir hace 30 años y un mes. Pero la audiencia perdonó los gazapos de Biden. Nada funciona mejor para unir a Estados Unidos que un dictador extranjero, y Vladímir Putin cumple a la perfección ese papel. Desde que los misiles rusos empezaron a caer sobre Kiev, la mayor parte de los republicanos que defendían a Putin -como el candidato al Senado J.D. Vance, autor del éxito editorial Hillbilly Elegy o el comentarista televisivo Tucker Carlson- han dado marcha atrás, y los pocos que aún se mantienen en sus trece -como la congresista Marjorie Taylor-Greene- han sido criticados por su propio partido. Así que toda la clase política está, más o menos, unida".

Sigue Pardo: "Eso ha planteado una oportunidad y un problema a Biden en del discurso. La oportunidad es que podía sacar un tema, que es Ucrania, en el que tiene el apoyo de todo el espectro político. El problema es que la agenda de todo presidente en su primer mandato es de política interior, no exterior, y Biden ha llevado eso al extremo. Así que el discurso de Biden ha tenido dos partes. La de Ucrania y el resto. Que es tanto como decir la de los aplausos y ovaciones cerrados y de la pitos y palmas. En la primera, Biden reafirmó el rechazo a Rusia - "las democracias han estado a la altura", dijo -, anunció que EEUU se suma a la prohibición de vuelos rusos sobre su territorio - una medida más bien simbólica - y anunció que el Tesoro va a perseguir el dinero de los oligarcas de ese país - algo imposible de saber si va en serio o no - pero no comprometió más ayuda militar para Kiev".

Portada de 'El Mundo' del 2 de marzo de 2022
Portada de 'El Mundo' del 2 de marzo de 2022

En La Vanguardia destaca el retrato que hace Anna Buj de Zelenski, del que escribe: "Sin afeitar, ojeroso y con camisetas de corte militar, con sus emotivos discursos para animar a los ucranianos a defender la libertad ante la invasión rusa, Zelenski ha dejado de ser considerado un actor. Cuando rechazó la ayuda de Washington para escapar del país se convirtió en el símbolo de la resistencia ucraniana. “Necesito munición, no un viaje”, dijo, quedándose en Kíev junto a su familia, y pese a las advertencias de que es el objetivo principal del Kremlin. Todo el mundo recordó entonces a Ashraf Ghani, que huyó de Kabul ante la llegada de los talibanes a la ciudad".

Mientras tanto y en la retaguardia, Crónica Global da cuenta de la "Oficina de reclutamiento ucraniano en la Diagonal". "Voluntarios y exmilitares se alistan en el consulado general de Barcelona convencidos de que echarán al Ejército ruso: "Ganaremos"", se afirma en el sumario. La información es de Ignasi Jorro: "No es un fenómeno masivo, pero es real. Un goteo permanente de ciudadanos que se acercan y preguntan. La mayoría de entre 25 y 40 años, y no se esconden. "Venimos a reclamar que nos dejen luchar", aclaran desde el primer momento. Dicen que "no pueden aguantar más" a la vista del "sufrimiento" de sus compatriotas que ven reflejado en los medios, y que quieren actuar. Esta es la realidad que vive el Consulado General de Ucrania en Barcelona. La oficina diplomática está desbordada, por más que intenta mantener una coordinación que, en buena parte, descansa sobre los hombros de los voluntarios porque la estructura funcionarial no puede dar abasto. "Él lo ha arreglado en su trabajo y yo lo he dejado atado con mis estudios. Lo hemos dejado todo y venimos a ayudar", explican dos de los voluntarios que se han acercado a las dependencias diplomáticas".

Además, sacerdotes ucranianos de la parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en Balmes, recogen medicinas, alimentos y ropa para los ucranianos y Iuri Stasiuk, párroco de la comunidad ucraniana en Barcelona, que suele asistir a los oficios religiosos en la iglesia de San José, Santa Mónica y San Josafat, en la parte baja de las Ramblas, se ha alistado en un batallón médico. 

Portada de 'La Vanguardia' del 2 de marzo de 2022
Portada de 'La Vanguardia' del 2 de marzo de 2022

En clave nacional, la Junta Directiva del PP sirvió para iniciar la operación de cambio de liderazgo. Casado se despidió del partido y Alberto Núñez Feijóo anunciará hoy si asume el encargo o lo deja correr. La protagonista de la jornada fue la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que pidió expulsiones y fue arropada por los barones. Del texto de Jesús Ortega en Vozpópuli: "Isabel Díaz Ayuso no hace prisioneros en su guerra, ya ganada, contra Pablo Casado y Teodoro García Egea. La presidenta de la Comunidad de Madrid aprovechó el turno de ruegos y preguntas en la Junta Directiva Nacional para lanzar un duro discurso contra la dirección saliente del partido y reclamar la expulsión de todos aquellos que hayan formado parte de la «campaña» contra ella. Sus palabras han traído polémica dentro del partido, pero la presidenta de la Comunidad cuenta con el apoyo del nuevo PP: tanto de la cúpula provisional como de Alberto Núñez Feijóo. El presidente de la Xunta de Galicia, de hecho, dejó claro, a la salida del Hotel Eurostars Tower en el que se celebró el cónclave popular, su respaldo sin fisuras a la líder madrileña: «Isabel Díaz Ayuso es un activo incuestionable del PP y es una persona honorable». Añadió, además, que la presidenta de la Comunidad tiene «todo el derecho» a expresar lo que piensa ante sus compañeros".

Al hilo, el PP sigue sin remontar en las encuestas. Estos son los datos del "Observatorio electoral" de El Confidencial: PSOE, 27,3%, 113 escaños; PP, 22,4%, 95; Vox, 19,5%, 65; UP, 11,1%, 26; ERC, 3,2%, 13; Cs, 2,8%, 1; JxCat, 1,9%, 8; MP, 1,6%, 2; PNV, 1,6%, 6; Bildu, 1,2%, 5.

2 de marzo, santoral: Simplicio papa, Absalón, Basileo mártir, Ceada, Inés de Praga, Jovino, Lucas Casali de Nicosia y Troadio.