Menú Buscar
Primeras planas

Los Pujol se benefician de las chapuzas policiales

El caso de la gran familia catalana puede quedar en nada por defectos en la investigación. La red Gürtel ya no monta los actos del PP, pero su sombra asoma en el congreso pepero

9 min

Nuevo día de gloria para Artur Mas, que utilizará su derecho a la última palabra para, según ha prometido, poner los puntos sobre los palotes. Será en primera instancia, la judicial. En segunda y por la tarde, los encausados tienen una cita con Carles Puigdemont en un homenaje a los mártires de las urnas. A falta de masas en la calle, la revuelta de las sonrisas se cobija en el Palau de la Generalitat. Ahí volverá a hablar Mas, que debe tener ganas después de cuatro días de silencio en el banquillo de los acusados.

El soberanismo espera con sumo interés y expectación las palabras de Artur Moisés en sesión doble porque si no quieren caldo, dos tazas. Podían ser lentejas, la comida de viejas que si quieres la comes y si no la dejas, pero no. Mas trata a los catalanes como los productores de foie a los gansos. O sea que los ceba a la fuerza o, según los animalistas, los maltrata.

Tras el día del voluntario que organizó el letrado Rafael Entrena para defender a Joana Ortega, ahora toca el del señor que se hace responsable de todo pero no es culpable de nada. Grande Mas, un fenómeno, el Marcial Lalanda de la política. Pasa que el punto de saturación no debe andar lejos y los dirigentes del soberanismo son muy pesados, muy plastas y muy propensos a generar hartazgo, bostezos y ardor de estómago hasta en sus propias filas.

En paralelo, la Policía se está haciendo un lío gordo con el caso Pujol al punto de que la impericia podría anular buena parte del sumario por las irregularidades en la obtención y puesta a disposición judicial de importantes pruebas. En el fangal de las guerras entre comisarios e inspectores ha aparecido como por arte de magia un pendrive extraviado en el fondo de un cajón del despacho de agente. Así no hay quien trabaje. Más que de altos cargos policiales parece que las noticias sean sobre Pepe Gotera y Otilio. O Rompetechos y Carpanta.

elpais.200En El Mundo se ocupa Esteban Urreiztieta de una noticia muy conveniente a los intereses del clan: "El sumario del caso Pujol se encuentra en grave riesgo de ser anulado parcialmente. En plena investigación del juez José de la Mata contra la Policía por haber introducido pruebas de origen desconocido, la Udef ha aportado por sorpresa un nuevo pendrive -ya es el segundo- con información del clan catalán que dice haber encontrado «ordenando cajones y armarios de un despacho» de sus dependencias. El magistrado sospecha que estas pruebas han sido proporcionadas por detectives que trabajan a sueldo para la Policía. Uno de ellos revela a El Mundo que «hay un plan para anular la causa» aprovechando la guerra policial".

Párrafos después insiste: "Uno de los dos detectives contratados por la Policía para realizar investigaciones sobre la corrupción en Cataluña, y al que los mandos policiales interrogados por José de la Mata atribuyen la obtención de al menos uno de los pendrives, asegura a El Mundo que hay una estrategia en marcha para «cargarse el caso Pujol». Se trata de Antonio Tamarit, que señala que el clan catalán «está aprovechando la guerra policial para tratar de contaminar el procedimiento».En este plan sitúa al que fuera su jefe en la agencia Método 3, Francisco Marco, «una persona muy cercana al abogado del ex presidente de la Generalitat» y que, recuerda, «está investigado por injurias, calumnias y simulación de delito». «Forma parte de las cloacas catalanas», indica".

Gran chapuza en la investigación. La autoridad policial está quedando como Cagancho en Almagro. Mucho peliculero es lo que hay y poca seriedad.

Arranca el cónclave marianita con sorpresa, según la portada de El País: "Anulada toda contestación interna, el PP inicia hoy en Madrid un congreso de guante blanco. Mariano Rajoy llega al 18º cónclave liberado de casi todas sus ataduras con el pasado y con el principal objetivo de gobernar sin límite prefijado de tiempo. Un congreso en paz, aunque con un invitado sorpresa. La sombra del caso Gürtel asomó ayer con la confesión de todos los empresarios acusados de financiar ilegalmente al PP valenciano durante la presidencia de Francisco Camps. Los nueve han reconocido, a cambio de reducciones de condena, que pagaron 1,2 millones a Orange Market, la firma que organizaba los actos electorales del partido".

En el mismo diario, Javier Casqueiro traza la previa del PP, que encaja la corrupción sin descomponer el gesto: "El Congreso del PP de Rajoy no está montado para discutir de liderazgos ni de ideas ni de equipos. Tampoco tuvieron ese objetivo durante mucho tiempo los de su antecesor, José María Aznar. La máxima de integrar colaboradores por el sistema de adición es de Aznar. A Rajoy aún le gusta menos desembarazarse de personas que han trabajado en su entorno. Hasta que concluye que es absolutamente necesario pasar esa etapa, por mera cuestión de supervivencia. Entonces se despide sin necesidad de una llamada siquiera de Aznar, Ángel Acebes, Eduardo Zaplana, Ana Mato, Gabriel Elorriaga, Carlos Floriano, José Manuel García Margallo, Jorge Fernández…".

A diferencia de la paz búlgara de los marianistas, en Podemos se tiran los trastos a la cabeza en un espectáculo público bastante entretenido. En El Confidencial, Carlos Prieto firma un artículo en el que resume el estado de la cuestión: "Como Vistalegre II está tan enrarecido que más que una asamblea parece una cárcel turca, vamos a empezar con uno de esos maravillosos chistes que suele contar Zizek para destensar un poco el ambiente:

Tres rusos comparten celda en la Lubianka.

El primero dice: "Me han condenado a cinco años por oponerme a Popov". El segundo interviene: "Ah, entonces la línea del partido ha cambiado porque a mí condenaron a diez años por apoyar a Popov". Y al final el tercero exclama: "Pues a mí me han condenado a cadena perpetua... ¡y soy Popov!"

Se habla mucho sobre Podemos como partido del siglo XXI por su dominio de la redes sociales. Paradójicamente, su mayor aportación en 2017 parece haber sido resucitar dos tradiciones políticas ancestrales: el libelo (como género literario) y la purga (como método político)".

Y sigue: En efecto, el choque entre pablistas y errejonistas se ha materializado en los últimos días en forma de una alucinante colección de libelos escritos por altos cargos, ex altos cargos e intelectuales de guardia que arrancan con llamadas a la concordia, a la unidad y al buen rollito, continúan levantando muros de traición, paranoia y conspiración (tan centrados en lo personal y en la trifulca interna que resultan incomprensibles) y acaban pidiendo purgar a todo bicho viviente. Un poco en plan: “Estimados camaradas: Ha llegado la hora de olvidar nuestras diferencias y fundirnos en un abrazo fraternal. Pero antes, un último consejo desinteresado: el camarada Fontanerov y todos sus esbirros serán ejecutados al amanecer por cuestiones personales que solo yo entiendo. ¡Viva el amor!”".

Como sigan así, estos no llegan ni al martes de San Valentín

10 de febrero, santoral: Escolástica, Guillermo y Silvano.