Menú Buscar
Primeras planas

Puigdemont y los taxistas sí que van en serio

Los medios relativizan el retorno del escapado a Waterloo. El 'Ara' ni lo da en portada. El gremio del taxi, otro golondrino en el sobaco del bello Pedro. Teo García y Podemos

6 min

Tibia acogida mediática a la peripecia del irredento Puigdemont, el tigre de Amer que ya urde la reconquista en la guarida de Waterloo. El hombre suda autoestima y gloria. Su vida es una película de acción. Cuatro meses y cuatro días es el tiempo que ha pasado entre su detención en una carretera del norte de Alemania y su vuelta triunfal a Bélgica. En el lapso ha cambiado casi todo. Rajoy es historia y Sánchez, que era historia, es el presidente de la mano tendida. 

El caso es que Napoleón está de vuelta y de los periódicos de papel sólo El Punt Avui repara con gran foto en el momento victorioso. "Restitució a Waterloo", titulan. El Ara pasa total de Puigdemont y le dedica la tapa a Jordi Sànchez. O sea que el tipo se fugó de Girona en un maletero, fue detenido, encarcelado y excarcelado en Alemania y ahora ha regresado en loor de multitud a su residencia, the house of the rising sun, en Waterloo y en el Ara se conmueven lo justo, igual que en La Vanguardia. El Periódico sí que incluye una pequeña imagen en la parte inferior de la primera.

¿Qué más tiene que hacer Puigdemont para que le hagan caso? ¿Derribar el Gobierno? Está en ello. En El Nacional le prestan la debida atención. Escribe Marta Lasalas: "El president ha admès que ignora el temps que caldrà per aconseguir la independència, tal com del viatge que va fer a Finlàndia no esperava que durés 4 mesos i 4 dies. 'No és qüestió de com de llarg o curt o complex és el camí, sinó que hi ha camí i el final és bo', ha reblat".

Hay partido y hay Ítaca. El rapero Valtònyc fue el animador de la fiesta. Nada ha trascendido de los planes inmediatos del presidente republicano, también llamado "legítimo". Está pendiente la constitución del consejo de la república y se supone que habrá una reproyección presidencial de Puigdemont. 

Elsa Artadi se perdió la fiesta. Estaba en Barcelona para gestionar (un decir) la revuelta peseta. La huelga del taxi amenaza con extenderse por toda España. Que dice el Tito que también luchan "por todos los trabajadores que sufren las consecuencias del capitalismo salvaje". Otro golondrino en el sobaco que le ha salido al bello Pedro. Los taxistas son como Puigdemont. También van en serio.

El Gobierno despliega todos sus encantos en la prensa papelera. La portavoz, Isabel Celaáatiende a El Mundo con encantadora ingenuidad. Dice que nota "reciprocidad" por parte del Govern. Algo más concreta se muestra Meritxell Batet en entrevista para La Vanguardia, que aboga por votar un "acuerdo político". El referéndum está descartado, responde la ministra de Política Territorial y Función Pública: "La posición del Gobierno ha quedado muy clara. Nuestro marco constitucional no permite la celebración de un referéndum de autodeterminación. Nuestra Constitución es taxativa, como todas las de nuestro alrededor. Ha habido una manifestación del Tribunal Constitucional alemán, también del italiano, o del Tribunal Supremo de Estados Unidos, y en España tampoco se concibe que sea posible un referéndum de autodeterminación. Esa es la limitación legal evidente y clara que tenemos en nuestro ordenamiento jurídico".

La contraparte. Casado sale en Abc y La Razón entrevista a Teodoro García, el campeón de lanzamiento bucal de huesos de aceituna. Como que también es secretario general del PP se habla de eso: 

Pregunta: Pero el PP que sale del Congreso, ¿está más a la derecha que el PP de Rajoy?

Respuesta: Hay ideas que no son de derechas ni de izquierdas. ¿Apoyar a la familia es de derechas o de izquierdas, por ejemplo? Todo el mundo tiene una familia, hasta los de Podemos. La defensa de la vida no es de derechas, hay poca gente que apoye la muerte. Las recetas que nos han hecho grandes en el pasado, como la bajada de impuestos o la defensa de la unidad de España, forman parte de nuestras señas de identidad, y tenemos que volver a defenderlas con claridad. Hablar claro no es derechizarse, sólo es decir las cosas para que te entienda la gente de la calle.

Enorme descubrimiento. Los de Podemos también son hijos de Dios. En El Diario siguen con la cruzada contra Casado​ a cuenta de su churro máster. Denuncian ahora que la Universidad le devolvió seiscientos euros por las asignaturas convalidadas. El aludido tiene una configuración facial proclive a la inmutabilidad sonriente.