Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

Protesta del sector primario y Mariupol, arrasada

Decenas de miles de agricultores y ganadores se manifiestan en Madrid y piden ayuda al Gobierno. Ultimátum de Putin para que Ucrania rinda Mariupol. El entrenador Xavi se doctora en Madrid

15 min

Regresa la embajadora de Marruecos y se va el de Argelia, cuyas autoridades niegan que el Gobierno español les advirtiera del cambio de postura en torno al Sáhara. De momento, no está el riesgo el suministro del gas argelino ni ha subido el precio. Todo se andará. La tensión inflacionista incrementada por la invasión de Ucrania se erige en el principal tema de la agenda nacional. Y un reflejo de la difícil situación económica fue la manifestación del "campo" que ayer se registró en Madrid. Hay una notable inquietud en el Gobierno por las derivadas de los costes de la energía y el combustible con problemas en la cadena de suministro por los paros de los transportistas. En algunos medios se proclama que la calle ya no es de la izquierda ni de los sindicatos de clase, desconectados de las protestas.

abc.750 (2)
Portada de 'ABC' del 21 de marzo de 2022 / Kiosko

La manifestación de Madrid es la estampa de portada de la mayoría de los medios. Así y en el Abc se titula que "El campo estalla contra la inacción de Sánchez". "El clamor del campo contra el Gobierno toma las calles", apunta El Mundo. El campo... Algo más específico es el titular interior del diario de Unedisa. "El mundo rural exige al Gobierno un rescate para el campo: 'Estamos en la ruina'" reza el encabezamiento de la crónica de Raquel Villaécija. De su texto: "Decenas de miles de personas han tomado hoy las calles del centro de Madrid para denunciar la situación crítica que viven agricultores y ganaderos, que dicen que ya no pueden asumir la subida de los costes de materias primas y energía. La marcha "20M Juntos por el campo" ha concluido con éxito -150.000 participantes según delegación de Gobierno y 400.000 según la organización- y sin incidentes, tras intervenir representantes de las entidades convocantes en un escenario en la Plaza de San Juan de la Cruz, donde está la sede del Ministerio de Transición Ecológica".

Sigue la pieza: "A las reivindicaciones históricas, como es que los productores reciban un precio justo por los alimentos y el dinero no se quede en los eslabones intermedios de la cadena, se unen los problemas añadidos por la guerra de Ucrania o el paro de transportistas. "Se caen las naranjas de los árboles porque es más barato que venderlas e importamos productos de fuera porque sale mejor", protesta Juan, también agricultor que viene con su familia desde Torreblanca (Castellón) y que dice no le renta sacar adelante la cosecha. "El Gobierno tiene que abrir los ojos y darse cuenta de nuestra realidad, porque somos un sector que da de comer a los ciudadanos", dice. La manifestación, la más grande organizada por el campo desde la pandemia, había sido convocada por los principales organizaciones agrarias (Asaja, COAG y UPA), pero se han sumado también cazadores y taurinos (la Federación Española de Caza y los criadores de toros de lidia) con sus propias reivindicaciones, sobre todo en contra de la ley de bienestar animal. Han asistido representantes del PP y de Vox. Desde Atocha, donde está el Ministerio de Agricultura, hasta la Plaza de San Juan de la Cruz, sede del de Transición Ecológica, han desfilado tractores, perros de caza y también caballos".

Un festival del que se infiere que "el campo" son los agricultores, los ganaderos y también los partidarios de los toros y de la caza. Mientras tanto el Gobierno cabalga sobre el tigre de las relaciones con los países del Magreb. Entregar el Sáhara a Marruecos puede haber resuelto las espinosas relaciones con Rabat pero complica el entendimiento con Argel. "El Gobierno confía en que el negocio del gas diluya el enfado argelino", apunta el Abc. La información viene con la firma de Víctor Ruiz de Almirón y dice así: "El movimiento de Pedro Sánchez para resolver la crisis diplomática con Marruecos está complicando las relaciones con Argelia, uno de nuestros principales suministradores energéticos, en un momento determinante para las relaciones económicas y geopolíticas. La confianza del Ejecutivo de que Argel no rompiese los puentes con España se mantiene firme, pero se empieza a tambalear, después de que en el día de ayer llamasen a consultas a su embajador en Madrid, Said Musi. Argelia ha decidido además confrontar con la versión española respecto a la existencia de un contacto previo por parte de España para informar sobre su acuerdo con Rabat. Fuentes diplomáticas argelinas consultadas por el portal de noticias nacional Tout sur L'Algerie (TSA) y recabadas por EP manifestaron ayer que el Gobierno español nunca informó de antemano a Argel sobre su nueva posición respecto al Sahara Occidental. Una afirmación que entra en colisión directa con la versión defendida por el Ejecutivo de Pedro Sánchez". 

Continúa la nota: "Pero estas fuentes argelinas niegan categóricamente esta afirmación. «Se trata evidentemente de una mentira envuelta en una ambigüedad intencionada para intentar calmar las legítimas preocupaciones planteadas por la clase política española», aseguran. En la noche del sábado, fuentes gubernamentales manifestaron que «el Gobierno español informó previamente al argelino sobre la posición de España en relación al Sahara». (...) A comienzos de este mes de marzo, Pedro Sánchez llamó al presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune, para abordar la situación derivada de la invasión de Rusia a Ucrania. Una conversación en la que el Gobierno asegura que Argelia «garantizó» el suministro de gas a nuestro país, algo fundamental en un contexto en el que el flujo ruso es inestable. Y muy importante dado que Argelia no condena las acciones rusas. Fue una de las 35 abstenciones en la votación de la ONU".

En Vozpópuli calculan que "La cesión del Sáhara y la guerra ponen en peligro el 38% del gas que importa España". Otras informaciones aluden a que en el subsuelo peninsular hay gas como para garantizar el consumo durante cuarenta años, pero inciden también en que está prohibida por ley su extracción. En el referido digital es Alberto Sanz quien da cuenta de las dificultades gubernamentales: "Cuando el gas es más necesario que nunca, el Gobierno tiene abierto un conflicto diplomático con dos de sus principales importadores. La cesión del Sáhara y la guerra en Ucrania ponen en riesgo la relación comercial de España con Argelia y Rusia, países que suministran el 38% del gas que consume España. El problema con Rusia se mantiene desde que Vladímir Putin inició la invasión en Ucrania, el frente que ha llegado ahora por sorpresa es Argelia. El cambio de posición del Gobierno que lidera Pedro Sánchez con el status del Sáhara Occidental es un tema delicado para un socio comercial que abre y cierra el grifo del 27% de este hidrocarburo que llega a territorio español, según los datos oficiales del último boletín estadístico de hidrocarburos de Cores".

Sigue el texto: "La cuestión del Sáhara es el principal motivo de enemistad entre Argelia y Marruecos, que llevó en noviembre a no renovar el estratégico gasoducto del Magreb-Europa (GME) porque la tubería transitaba por tierras marroquíes. Hasta entonces, Argelia suministraba cerca del 40% del gas que llegaba a España gracias a las tuberías que les conectaba, el GME y el gasoducto de Medgaz. El Gobierno, con los ministros José Manuel Albares y Teresa Ribera a la cabeza, intentaron en diferentes viajes, alguno de ellos acompañados por Naturgy y Enagás, que ese gasoducto se renovara, tras 25 años operando, y quedase fuera del conflicto entre ambos países. Una excepción que no se produjo. España aumentó la dependencia el Medgaz e incrementó la llegada por barcos de gas natural licuado (GNL), un segundo recurso que desde 2021 dispara los costes de aquellos países que necesitan importar y no tienen conexión por gasoducto".

elpais.750 (10)
Portada de 'El País' del 21 de marzo de 2022 / Kiosko

La invasión. "Ultimátum de Rusia a Ucrania para que entregue ya Mariupol", titula El País, que prefiere abrir su portada con la guerra que con el campo. El parte de guerra es de M. R. Sahuquillo y L. De Vega y arranca así: "Las fuerzas de Vladímir Putin se aplicaron ayer con ferocidad contra objetivos civiles y reforzaron el asedio a la ciudad portuaria de Mariupol, pieza clave para Rusia. El Ministerio de Defensa ruso dio un ultimátum de apenas unas horas, hasta este lunes por la mañana, a las fuerzas ucranias para que se rindan y entreguen el control completo de la ciudad. 24.000 personas han logrado salir de la ratonera en la que se ha convertido Mariupol —400.000 censados antes de esta guerra—, que lleva semanas estrangulada, bombardeada, sin agua, luz, gas o calefacción, donde escasean los alimentos y los fármacos. Los ataques son constantes. Una escuela de arte, en el este de la urbe, donde se escondían unas 400 personas, sufrió un bombardeo. Unos 4.000 civiles han muerto en Mariupol desde que comenzaron los combates, según las autoridades locales. Mientras tanto, Kiev ha acusado a Rusia de un nuevo bombardeo indiscriminado contra la población civil en su estrategia de tierra quemada. Moscú asegura que no ataca objetivos civiles y a su vez acusa a las autoridades ucranias y al Ejército de Kiev de montar farsas para culpar al Kremlin y de bombardear a sus propios ciudadanos. Mariupol va camino de convertirse en una de las ciudades borradas casi hasta los cimientos: Guernica, Coventry, Alepo, Grozni".

Otra de las derivadas económicas de la invasión afecta a las empresas que trataron de ser una alternativa a las grandes compañías de suministros. "La guerra de Ucrania da la puntilla a las comercializadoras: 'Cada día de operación nos endeuda'" es el titular de apertura de Crónica Global. La información es de Aleix Mercader, quien escribe: "La miríada de comercializadoras que enchufan los hogares y empresas en España han encajado los efectos de la guerra de la Ucrania al igual que las grandes eléctricas. Esto es: subida de los costes energéticos y caída del consumo por parte de los abonados. Pero a diferencia de los principales operadores, como Naturgy, Endesa, Iberdrola y Repsol, las empresas más pequeñas afrontan una situación especialmente delicada. A la espera de las medidas que adopte el Gobierno para aliviar esta coyuntura, muchas están repercutiendo los incrementos sobre los usuarios. "Estamos operando a pérdidas. Cada día de operación nos endeuda y, si no se le pone solución, nos encaminamos a la quiebra", reconoce Francisco Javier López, director general de Gaselec y portavoz de ASEME (Asociación de Empresas Eléctricas). Esta organización y ACIE (Asociación de Comercializadores Independientes de Energía) vehiculan la inquietud de un grupo de operadores que arrastra un encarecimiento de su operativa desde la primavera de 2021".

Los medios también reflejan el escarnio del Bernabéu, ese cero a cuatro que le endosó el Barça de Xavi al Madrid sin Benzema. Hernández se doctoró en Madrid con un triunfo que los medios de Cataluña no dudan en calificar de histórico. En Madrid prefieren el adjetivo "catastrófico" para referirse al estropicio deportivo.

21 de marzo, santoral: Nicolás de Flüe, Agustín Zhao Rong, Endeo, Jacobo el confesor, Juan de Valence y Serapión el escolástico.