Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

Primer tropiezo de Iglesias y lo de Aragonès va para largo

El líder de Podemos deberá dejar el Consejo de Ministros la próxima semana por un "despiste" con la ley electoral madrileña. Se complica la investidura en Cataluña, en manos de JxCat y las bases de

17 min

Existe un propensión en los medios a considerar que determinados agentes políticos son unos auténticos fenómenos, personas de una inteligencia, perspicacia y habilidad muy por encima de la media, gentes dotadas de privilegiados cráneos capaces de ver más y más allá que el común de los mortales, pobres bípedos casi invertebrados al lado de tales luminarias, como Iván Redondo, asesor áulico de Pedro Sánchez, Miguel Ángel Rodríguez (MAR), quien lo fuera de Aznar y ahora de Isabel Díaz Ayuso, o Pablo Iglesias, ampliamente considerado un hábil y brillante estratega.

Se trata de algo parecido a la erótica del poder, aquella cosa tan en boga durante la Transición y mediante la que auténticos adefesios eran considerados sumamente atractivos. Ahora la erótica es la inteligencia, una inteligencia que se les supone a los políticos pero que en términos prácticos no se nota por ningún lado. No hay más que ver el completo fracaso de la operación moción en Murcia y Castilla y León orquestada por José Luis Ábalos, secretario de organización del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, quien de ser un lumbreras ha pasado a Cagancho en Almagro.

Otro ejemplo es noticia de portada hoy en los diarios. Se trata en este caso del gran Pablo Iglesias, quien va a tener que abandonar el Consejo de Ministros el próximo martes, antes de lo previsto, porque ni él ni nadie de su partido (tampoco la prensa, evidentemente) se sabían los pormenores de la ley electoral de la Comunidad de Madrid. Entre dichos pormenores destaca el apartado en el que se especifica que los ministros no pueden presentar candidatura. Y como el plazo para la presentación de dichas candidaturas concluye el 31 de marzo, ese fenómeno de la política llamado Pablo, el cabezón, Iglesias tendrá que dejar de ser vicepresidente antes de tiempo. Primer éxito de su campaña y demostración de que a estos políticos la ley les importa una higa sin distinción de credo, género e ideología. O sea que se la suda por igual.

Portada de 'El País' del 24 de marzo de 2021 / EL PAÍS
Portada de 'El País' del 24 de marzo de 2021 / EL PAÍS

 

En El País califican el suceso de "despiste". Escriben Carlos E. Cué y J. Marcos: "El vicepresidente Pablo Iglesias deberá dejar el Gobierno bastante antes del inicio de la campaña para las elecciones de la Comunidad de Madrid, que se celebrarán el próximo 4 de mayo. El líder de Podemos no podrá abandonar su cargo cuando había anunciado (el 14 de abril), sino que tendrá que hacerlo antes de que su partido presente la candidatura ante la Junta Electoral Provincial, plazo que se inicia este viernes, 26 de marzo, y acaba el miércoles 31. La Ley Electoral madrileña, en la que hasta ayer el partido de Iglesias no había reparado, considera “inelegibles” a quienes sean miembros del Gobierno central en el momento de presentación de las candidaturas".

Sigue la crónica: "De esta forma, el Consejo de Ministros del martes 30 será el de la despedida del vicepresidente segundo, y el mismo día o el miércoles se producirá el cambio de carteras, según fuentes gubernamentales. Este hecho impedirá a Iglesias participar desde dentro del Gobierno en la negociación de la ley para limitar el precio de los alquileres, una de las medidas estrella de Unidas Podemos y que ha generado un notable desencuentro entre los dos partidos del Ejecutivo. La Ley Electoral madrileña, que es distinta de la catalana, obliga al vicepresidente a dejar el Gobierno como máximo en una semana, el 30 de marzo. Nadie en Podemos ni el Ejecutivo había reparado hasta que lo publicó ayer en Twitter Paco Camas, investigador de Metroscopia. Una vez leída la ley, diversas fuentes del Gobierno coincidían en que el texto es muy claro y no dejaba muchas opciones al vicepresidente más que dejar su cargo el martes o antes".

Pues ya le pueden dar las gracias en Podemos al amigo Camas porque si se llega a callar lo mismo Iglesias se tiene que envainar su gran apuesta. 

Otro partido que está de dulce pero al revés es Ciudadanos, quien se debate entre la inconsistencia y la inexistencia. La última prueba de fuego será Madrid. Si supera el listón del 5% habrá resistido una prueba terminal. Si no, bye, bye. De momento, además de diputados se le van a chorros los militantes, según Vózpopuli. "Ciudadanos pierde el 60% de sus militantes en Madrid en dos años: de 7.000 a solo 2.941" es el titular de una pieza de Antonio Rodríguez, quien escribe: "Las primarias internas de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid en este fin de semana han dejado una contundente victoria de Edmundo Bal para encabezar el cartel naranja el próximo 4M. Casi rozó el 90% de apoyos de la militancia madrileña, pero al mismo tiempo ha mostrado los pies de barro del proyecto naranja en esta región pues ha perdido el 60% de los militantes afiliados en menos de dos años, según desvelaron fuentes naranjas a Vozpópuli. La formación de Inés Arrimadas difundió este lunes de forma parcial los datos de la consulta interna para intentar ocultar el número real de afiliados que hay en la Comunidad de Madrid, la región que en 2019 encabezaba el ranking de España en cuanto a número de militantes con Ignacio Aguado de líder regional".

Continúa el texto: "Bal venció con el 89,4% de los votos computados de forma telemática, en una votación en la que hubo 1.315 votos. Sin embargo, Ciudadanos no señaló cuántos de ellos habían conseguido los otros diez candidatos que se enfrentaron al portavoz nacional, sino únicamente el porcentaje que cada uno de ellos había obtenido. La segunda, la concejal de Galapagar Mercedes Nuño se quedó en el 2,5% Y el resto, por detrás. Este periódico ha tenido acceso a los datos que la Comisión de Garantías y Valores entregó a los 11 contendientes. Ahí se especifica que votó el 44,7% del censo naranja en la región, que Bal recibió 1.176 votos y que los 10 candidatos alternativos reunieron los 139 votos restantes. Gracias a ello se puede deducir, mediante una regla de tres, que Ciudadanos convocó a un total de 2.941 militantes naranjas que estaban al corriente de pago para las primarias de la Comunidad de Madrid. Esta cifra, por debajo del umbral de los 3.000, supone un 60% menos que los más de 7.000 afiliados que tuvo Cs en los meses de abril y mayo de 2019 cuando el proyecto de Albert Rivera tocó techo".

Cataluña. Se complica el horizonte de una investidura rápida. Junts per Catalunya (JxCat) no está por la labor de facilitar un enjuague rápido con Pere Aragonès, que va a tener que sudar tinta para alcanzar la anhelada presidencia. De la nota de Marcos Lamelas en El Confidencial: "Nada nos gustaría más, Pere, que dejases el cargo que ahora tienes”, aseguró el secretario general de JxCat, Jordi Sànchez antes de iniciar su Conferencia Política. Fue la primera amabilidad. Y la última. Porque toda la conferencia fue para que el arquitecto de JxCat dejase claro a Pere Aragonès que no va a ser investido este fin de semana, como estaba intentando el candidato de los republicanos, con su preacuerdo con la CUP. Jarro de agua fría para ERC y JxCat tensando la cuerda para exigir “un acuerdo estratégico de legislatura” para dotar a Cataluña de “un Govern fuerte”".

Sigue la pieza: "“Tenemos que interpelarnos para ver si estamos en posición de dar respuestas a lo que nos pide el electorado. Me gustaría decir que sí. Pero eso todavía no es posible. Desde JxCat en días o semanas podremos decir que sí sin miedo a equivocarnos, sin riesgo a equivocarnos y sin peligro de desorientar al electorado, desanimarlo y que eso afecte a la credibilidad del Govern y de paso del Parlament”, apuntó Jordi Sànchez en su intervención. Pere Aragonès estaba sentado en primera fila, aguantando el chaparrón que suponía asumir que va de cabeza a una investidura fallida el próximo viernes".

Por si no fuera suficiente palo para el joven barbado y mandadero de Junqueras, pues resulta que dista de estar claro que las bases de la CUP vayan a aprobar el preacuerdo con los republicanos, según apunta Gemma Aguilera en El Món: "La complexa organització i pluralitat interna de la CUP Un Nou Cicle per Guanyar fa que el preacord a què han arribat els cupaires amb ERC, i que és el passaport per un sí de la CUP a la investidura de Pere Aragonès, que previsiblement arrencarà divendres, pugui acabar en un no res si així ho decideixen els militants de les onze organitzacions que integren la candidatura parlamentària. I és que aquest dimecres se celebren les Assembles Obertes Parlamentàries, que debatran i votaran de forma telemàtica –el resultat serà difós dijous- la validació d’aquest acord, que de moment no té el vistiplau de Junts per Catalunya".

Sigue Aguilera: "Diverses fonts de les organitzacions de la CUP han confirmat a El Món que “no està gens clar que la militància validi l’acord de l’equip negociador”, i veuen probable que “el no s’imposi per un marge no molt ampli”. De fet, les tres organitzacions amb més pes, Poble Lliure, Endavant-OSAN i Arran, tindrien dificultats per validar l’acord que fa referència al procés, en el qual es renuncia a la confrontació amb l’Estat i s’aposta per l’estratègia d’ERC del diàleg amb Madrid, malgrat que la mesa de negociació ni tan sols està en marxa".

El consuelo es que en la contraparte están igual de divididos o más. Es lo que se desprende de la pieza de Marc González en El Nacional: "Desde que el PSC ganó las elecciones del 14F aseguró que presentaría a su presidenciable, Salvador Illa, a la investidura a pesar de saber desde la misma noche electoral que sumar una mayoría era imposible a causa de los 74 escaños independentistas. A falta de pocos días para que se celebre el debate de investidura, los socialistas insisten en la gesta alegando un posible desacuerdo entre ERC y JxCat. Y aunque es cierto que el republicano Pere Aragonès todavía tiene que recibir el aval de la militancia de la CUP y, lo más importante, el apoyo de los 32 escaños de JxCat, Illa aún ha reunido menos apoyos. Las primeras calabazas con que se ha topado han sido la de los comunes, quiénes, a priori, tenían que ser sus socios de Govern repitiendo la fórmula de la Moncloa. La líder de la formación, Jéssica Albiach, ya ha dejado bien claro que no contribuirán a investiduras fake cerrando la puerta a dar apoyo al candidato socialista. Albiach ya se lo ha hecho saber a la presidenta del Parlament, Laura Borràs".

Coronavirus. Cambio de estrategia. "Las comunidades abandonan los grupos prioritarios y apuestan por vacunaciones masivas para acelerar la inmunización" afirma el titular de la crónica de Mónica Zas Marcos en El Diario. Dice la consejería de Salud que en Cataluña se va a vacunar hasta en el Camp Nou. Habrá que verlo. De la nota del referido digital: "Los imprevistos con AstraZeneca han trastocado la estrategia de vacunación en España. En primer lugar, la suspensión de las dosis de la semana pasada ha generado recelo hacia el fármaco anglo-sueco, algo que el Gobierno quiere revertir con el mensaje de que es "seguro y eficaz". Sanidad no solo ha retomado la vacunación con este suero, sino que va a empezar a usarlo en personas de 55 hasta 65 años, como ya se hacía en parte de Europa y habían solicitado algunas comunidades autónomas. Este movimiento altera los planes iniciales de vacunación y, lo que más preocupa a los expertos consultados, deja a buena parte de los grupos prioritarios sin una fecha clara en el horizonte mientras que se empieza a inmunizar a la población general".

Continúa el texto: "Gracias al desbloqueo, un millón de dosis de AstraZeneca empezarán a administrarse este miércoles, retomando por donde se suspendió hace una semana --sanitarios y docentes-- y llamando a los primeros del grupo de 55 a 65 años. "Se simultanearán ambos", especificó la ministra de Sanidad, Carolina Darias, "en función del ritmo que lleve cada región" a la hora de completar el nivel de prioritarios. Cataluña y Euskadi han anunciado que la semana que viene arrancarán la vacunación masiva rigiéndose solo por criterios de edad y no por riesgo de exposición en el trabajo, lo que promete acelerar el ritmo de inmunización. (...) El problema es que, ante la escasez de dosis de Pfizer y Moderna, y hasta que lleguen las primeras remesas de Janssen, la población de entre 65 y 80 años (o incluso más) se queda en un punto ciego. En la estrategia de vacunación de Sanidad corresponden al grupo 5B y parte del 5C, y se definen como "vulnerables por su edad". Según el INE, son aproximadamente unos 13,5 millones de personas".

24 de marzo, santoral: Catalina de Suecia, Maccartemio, Secúndulo de Mauritania y Severo de Catania.