Menú Buscar
Primeras planas

Plazo al lazo y miradas de odio en el Supremo

Torra no afloja y la Junta Electoral se dirige al consejero de Interior para que prepare a los Mossos. El abogado Pina y los testigos del 1-Odio. El negro futuro del PDeCAT

22.03.2019 09:38 h.
10 min

En la pista central, los lazos. Si no quieres caldo, toma dos tazas. La astucia consiste en tunear el lazo en blanco y con una franja roja cruzada, como en el símbolo por la libertad de expresión de Els Joglars del que también se han apropiado. El independentismo es inasequible al desaliento, no se cansa nunca y siempre hay motivo de agravio. De primeras, el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha quedado como un jarrón chino. Podría decirse que Torra le ha puesto en su sitio tras utilizarlo vilmente

El caso de los lazos no tiene arreglo y suerte que ningún hiperventilado se ha atado al balcón de la Generalitat. Para el sector más tenso del independentismo se trata de una cuestión de orgullo, de demostrar qué pesa más en Cataluña, si la Junta Electoral Central o el espíritu/mandato del 1-O. Torra no afloja. La inhabilitación queda lejos y nada tiene que ver con la cárcel. Ahí está para demostrarlo el inventor del concepto "astucia", ese brazo de mar de Mas.

El capítulo de hoy es que la Junta Electoral ha dado de plazo hasta las 15.00 horas para la arriada de los símbolos secesionistas de los locales públicos. De la nota del ABC que firman Víctor Ruiz de Almirón y Daniel Tercero: "La Delegación de Gobierno envió ayer imágenes de algunas fachadas y edificios institucionales a la JEC, en cumplimiento del requerimiento que se le había hecho. Y, a partir de esos archivos, el órgano determinó varias cuestiones para cortar de raíz con las posiciones del gobierno catalán. La que tiene más calado es la de enviar el caso a la Fiscalía para que se pronuncie al apreciar indicios de un posible delito de desobediencia. Es decir, a criterio de la JEC, Torra ya podría haber incurrido en un quebranto de la legalidad. Si la Fiscalía determina que se ha cometido ese delito de desobediencia, se abriría causa penal ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña".

portada mindoTambién apunta el texto que el Ejecutivo se ha puesto de perfil: "En segundo lugar, y como quería el Gobierno para no tener que intervenir, es la JEC quien se dirige al consejero de Interior, Miquel Buch, para trasladarle que deben retirar toda la simbología independentista de los edificios públicos, tanto los lazos como las esteladas. Da de plazo hasta las tres de la tarde de hoy. Si no lo hace, se traslada este Acuerdo a los Mossos, para que procedan a "su inmediata ejecución". Fuentes de los Mossos consultadas por ABC esperan que la Generalitat sea la que proceda a la retirada de esos símbolos, para que no sea necesaria su intervención. Sin embargo, las mismas fuentes manifestaron su desesperanza al respecto porque "no han aprendido nada", en referencia a la actitud del Govern".

Es la diada de la marmota, como apunta el editorial de La Vanguardia: "La sensación que produce en un observador normal esta sucesión de astucias es que Torra estaba tratando de burlar la ley con escaso disimulo. Sus exégetas quizás atisben en su conducta dignidad. Pero para los defensores de la democracia y de las leyes lo que ha venido haciendo Torra abunda en la política de desprecio a la normativa legal y de ninguneo de la oposición, que ya tintó los lamentables hechos del otoño del 2017".

Sigue la pieza: "Cicerón es recordado a menudo porque un día le preguntó a Catilina hasta cuando pretendía abusar de la paciencia del Senado romano. Pero nos dejó otras muchas frases que invitan a la reflexión. Por ejemplo, esta: “Para ser libres hay que ser esclavos de la ley”. Parte del soberanismo cree que esto es innecesario, al tiempo que admite que la declaración de independencia fue un farol. Lo cual sume al país en un bucle de agitación tan continua como improductiva, dirigida desde instituciones que a todos deben representar por líderes de parte que postergan los problemas urgentes de los catalanes. El despropósito es evidente y ya de larga duración".

Así es que la fachada del Palau de la Generalitat concita una cierta expectación, como de día grande del proceso. Los cámaras hacen guardia en la plaza de Sant Jaume a la espera de acontecimientos. Los Mossos vuelven a estar en la picota. ¿Habrá fotos de mossos llevándose pancartas del Palau y las consejerías? ¿Irán con la cara tapada? ¿Los volverá a poner el Govern a los pies de los caballos?

Torra no es el único que tiene problemas con la Junta Electoral, trending topic de la precampaña. Toque a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, por tuitear con la cuenta que no debe. De la nota de Juanma Lamet en El Mundo: "El PP denunció tuits de Carmen Calvo y la Junta "estima" la denuncia y apercibe a la vicepresidenta de posibles sanciones si continúa usando las redes del Ministerio de Presidencia de manera partidista. Los tuits que se han analizado son muy claros. Algunos ejemplos son: "Las derechas tienen bloqueada la ley de igualdad laboral desde hace un año"; "las derechas no pueden caer en el error del PP: recurrir las leyes ante el Tribunal Constitucional"; "si no es urgente y necesario que las mujeres no sean discriminadas por igual trabajo y salario o que los permisos de paternidad avancen, que nos digan los partidos de derechas qué acento es urgente y necesario"; "Ciudadanos y Partido Popular (...) no paran de decir y hacer cosas insustanciales"".

Juicio en el Supremo. Variaciones sobre el odio, caras, miradas y reflejos. Los guardias civiles que practicaban las diligencias sobre el 1-O y durante el 1-O percibieron una cierta inquina por parte de los ciudadanos del "votarem, votarem!". En El País sigue el juicio Pablo Ordaz, que escribe: "Otro agente acaba de contar a preguntas del fiscal que a su hijo en el instituto –“un hijo que está muy orgulloso de la profesión de su padre y que quiere seguir sus pasos”– le obligaron a protestar tras una pancarta por la actuación policial del 1 de octubre. El guardia se dispone a contestar a las preguntas del abogado Jordi Pina. Y al defensor de Rull, Turull y Sànchez no se le ocurre mejor forma de desacreditarlo que incidir en el asunto doloroso del hijo. Las risas de la sala y la actitud despreciativa del abogado vienen a constatar que aquellas heridas, aquella incapacidad para escuchar siquiera las razones del otro, aún siguen abiertas. Hay un momento en que, dada la animosidad del interrogatorio de Pina, el juez Marchena lo corta en seco:

–Señor letrado, no riña al testigo".

Más noticias del mundo nacionalista. Oriol March avanza en El Nacional que el futuro del PDeCAT pasa por Miquel Buch, con lo que está dicho todo. Escribe March: "Miquel Buch és un dels consellers amb l'agenda territorial més intensa del Govern. En les últimes setmanes, segons diverses fonts consultades per NacióDigital, ha rebut peticions explícites per tal que assumeixi el lideratge del PDECat en el trànsit cap a la integració amb Junts per Catalunya (JxCat). Fonts properes al titular d'Interior destaquen que no és ell qui es postula, sinó que són quadres i dirigents de la formació nacionalistes els qui l'insisteixen a fer el pas. Buch els trasllada el missatge que, si hi ha un acord entre els principals dirigents de l'espai postconvergent -amb l'aval, per descomptat, de Carles Puigdemont i Quim Torra- s'ho plantejaria. En el curt termini, però, el conseller d'Interior no té intenció de deixar l'executiu".

Además, el PNV ha anunciado que no concurrirá a las elecciones europeas con Puigdemont, cuyo partido, o lo que sea, está desbordando a la CUP.

22 de marzo, santoral: Bienvenido Scotivoli y Epafrodito.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información