Menú Buscar
Primeras planas

Peligro real, gran oportunidad y el partido de Pascal

Sánchez alerta en 'El Confidencial' de que la suma de derechas es posible; 'ABC' alienta esa "gran oportunidad" y Marta Pascal amenaza con una escisión en 'La Vanguardia'

11 min

A tres semanas de las elecciones generales, las encuestas predicen una situación altamente volátil. Todas apuntan a una insuficiente victoria del PSOE, que necesitaría el apoyo de Ciudadanos o el del frente de la moción para reeditar Gobierno. A partir de ahí, el escenario podría degenerar fácilmente en una repetición electoral. No ayudará la segunda vuelta de europeas, municipales y autonómicas en algunos casos menos de un mes después de las generales.

PP, Ciudadanos y Vox emprendieron la carrera electoral a toda pastilla, empujados por el viento de cola del desastre socialista en Andalucía. Todo conspiraba hace sólo dos meses a favor de un pacto de los antecitados similar al trabado para acabar con cuatro décadas de PSOE en la Junta. Como en la fábula de la liebre y la tortuga, Casado, Rivera y Abascal andan medio desfondados mientras el galápago, a su bola, va por delante, como el Correcaminos.

Pedro Sánchez comparece este domingo en El Confidencial entrevistado por Nacho Cardero y Juanma Romero. El presidente teme que las expectativas demoscópicas desmovilicen a su electorado puesto que se da por segura su victoria y que logrará resultar investido. Más difícil era lo de la moción de censura y salió. 

Sánchez reivindica en la entrevista la fórmula de un Gobierno en minoría. Así afirma: "Nuestra vocación, y así lo indican los distintos estudios demoscópicos, es que el PSOE gane, y que podamos gobernar en solitario. Puede haber un Gobierno del PSOE con independientes de reconocido prestigio, progresistas, que es lo que hemos hecho en estos diez meses, para continuar esa senda de justicia social, de regeneración democrática y de convivencia en Cataluña".

No obstante, en la misma respuesta señala: "A partir de ahí, es importante decir lo siguiente, hay un peligro real de que el PP, Cs y Vox sumen, y antes de considerar cualquier tipo de ecuación, es importante trasladar a aquellos que quieran mirar al futuro y no regresar al pasado que la única formación política que puede sumar más, que lo que estas tres fuerzas pueden sumar juntas, es el PSOE. Insisto, queremos un Gobierno del PSOE con nuestras propias fuerzas, que garantice una cierta estabilidad, que es la que necesita este país, para abordar las transformaciones y el futuro".

El "peligro real" del que advierte Sánchez es La gran oportunidad del centro-derecha, según el pie de foto que acompaña a la ilustración de portada del diario ABC, que ofrece a sus lectores un cartel electoral con la foto de los tres tenores sonrientes. El titular principal es que "Casi el 30% de los españoles no ha decidido aún su voto". Cómo estará el patio que según la misma encuesta, cuatro millones de electores votarán partidos diferentes para el Congreso y el Senado.

La "gran oportunidad" se sustancia en un artículo de Juan Fernández Miranda en el que se hacen votos por la unidad de la derecha porque "nada beneficia tanto a un presidente del Gobierno que busca permanecer en La Moncloa como la fragmentación de sus rivales políticos". "Para encontrar una realidad similar a la actual -sigue la pieza- hay que trasladarse a las dos primeras elecciones. En las del 15 de junio de 1977 Adolfo Suárez -que era presidente desde julio de 1976- se enfrentó a una izquierda muy poderosa, pero dividida entre el PSOE de Felipe, el PSP de Tierno y el PCE de Carrillo. Esa fragmentación permitió a Suárez ser la fuerza más votada y también gobernar con tan sólo el 34% de los votos y 165 diputados. Enfrente, la izquierda sumaba mucho más: Felipe, Tierno y Carrillo sumaban el 42%, pero se habían dividido y sus escaños apenas llegaban a 144. Felipe González no ganó unas elecciones hasta que no logró fagocitar al PSP y asfixiar al PCE: fue en 1982 y logró el récord absoluto del 48% de los votos; y sólo así fue presidente del Gobierno, con 202 escaños". 

portada abc 7 abril 2019

Portada de 'ABC' del domingo, 7 de abril
 

Continúa la nota: "Tuvieron que transcurrir cuatro legislaturas para que, en 1996, José María Aznar lograra unir en un mismo proyecto a todo el centro derecha nacional e imponerse al PSOE. Cuatro años después, en 2000, mejoró resultados y alcanzó un 44,52% de apoyo ciudadano y 183 escaños. El porcentaje es significativo, porque se parece mucho al que reunió Mariano Rajoy en 2011: 44,63% y 186 escaños. Ése es el porcentaje de las mayorías absolutas del centro derecha en España".

El texto apunta que ese porcentaje es similar al que según la encuesta del diario otorga a "las tres fuerzas políticas que tienen en común el rechazo absoluto a la continuidad de Pedro Sánchez en La Moncloa".

También están de acuerdo en las virtudes del artículo 155 de la Carta Magna y sus terapéuticos efectos en Cataluña. Manuel Valls, el candidato coaligado con Ciudadanos para Barcelona, es el protagonista de una entrevista de Iva Anguera de Sojo en El Independiente que lleva por título: "El 155 no se habla, se hace". Ahí va la respuesta extendida, que es el programa resumido del alcaldable: "El 155 puede ser necesario, depende de las condiciones. Se aplicó cuando creo que era necesario y si se rompe otra vez el pacto constitucional se tendrá que aplicar. Pero lo importante es que Cataluña necesita más Estado y un autogobierno que trabaje, que no es el caso hoy. Eso necesita victorias electorales de los constitucionalistas y no guiños a los independentistas, primero en Barcelona y después en la Generalitat. Necesitamos un pacto de Estado de los constitucionalistas para recuperar una parte de la opinión catalana y eso se hace con firmeza y actos. Necesitamos un gran pacto de Estado con Barcelona, yo quiero traer parte de El Prado a Barcelona, solucionar el problema de Cercanías, demostrar que el Estado es útil. El gran debate es si queremos una gran ciudad catalana, española y europea o la capital de una hipotética república catalana que se hunde y no tiene futuro ni en España ni en Europa. No aceptemos el racismo y supremacismo en los textos del president Torra y seamos firmes en la defensa del bilingüismo. Yo quiero ser útil en eso como alcalde de Barcelona".

Actualidad catalana. La Vanguardia titula en portada que "JxCat y ERC descartan elecciones en Cataluña". Las facciones implicadas reconocen que la legislatura está muerta, que el Govern es una broma y que cada uno va a la suya, pero pasan de convocar elecciones. 

Sean cuando sean, lo que parece claro es que habrá variedad de siglas en la oferta de partidos nacionalistas. Enric Juliana entrevista para la citada La Vanguardia a Marta Pascal, que no descarta la fundación de una nueva formación independentista. Asegura Pascal: "Mucha gente se siente huérfana y creo que debemos atenderles. Hay que hablar claro. Estoy dispuesta a hablar claro: esto no puede seguir así. Soy independentista, pero también creo en el aprovechamiento del autogobierno y en la necesidad de ser útiles a la sociedad. Creo que este ha sido uno los signos de referencia de nuestra tradición política: ser útiles a la sociedad. Hay que hablar claro a la gente y salir del actual bucle. Hay que trabajar pacientemente para la única solución posible en Cataluña: un referéndum acordado. No estoy de acuerdo con la actual situación y creo que ha llegado el momento de actuar". 

También afirma que "no se debía ceder tanto espacio a la izquierda. Nos dejamos desdibujar. Y eso fue un error. Otro error es pretender una Cataluña guiada por control remoto. Cataluña no se puede dirigir desde Waterloo, ni se puede regir desde la emotividad desbordada y la antipolítica".

Alarma antifascista en Público, que dedica su apertura a desmentir que Vox y Podemos sean lo mismo. Escribe Beatriz Asuar Gallego: "Podemos y Vox ni se parecen ni tienen nada en común. Desde la irrupción del partido de extrema derecha en la agenda mediática y en el Parlamento andaluz, muchos tertulianos aseguran que Podemos es lo mismo que Vox en la extrema izquierda. Pero, más allá de lo anecdótico, ¿cuánto tiene esto de cierto si se comparan los programas?, ¿es Podemos, en base a sus medidas, un partido extremista?, ¿se pueden poner al mismo nivel los modelos que defienden cada partido?". 

Según la nota y a modo de aviso a los lectores, "la fecha de presentación de ambas formaciones, la irrupción en la política a través de las redes sociales y cierta voluntad de romper con los consensos más centristas son los únicos parecidos". Eso y que Pablo Iglesias y Santiago Abascal son del tipo macho alfa.