Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

El pacto de Pedro y Pablo y buen rollo entre Buch y Marlaska

Sánchez e Iglesias acuerden un ambicioso programa social. La Guerra Civil de Monedero. Interior hacina a los policías enviados a Cataluña. La cotización de Puigdemont

7 min

Magnífica rentrée de Pablo Iglesias en el Foro. El gran capitán de Podemos, imprescindible socio recibido en Moncloa, salió del complejo investido copresidente del Gobierno del Reino. La paternidad da alas al joven abanderado podemita, que diseña con el presidente Sánchez las líneas maestras del futuro de España. 

Programa social de máximos. De la crónica de El País: "Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ensayan una especie de pacto de legislatura centrado en varios acuerdos para revertir los recortes del PP, reformar la fiscalidad, regular el mercado del alquiler, subir las pensiones y acordar medidas que incluyen la política exterior y cuestiones simbólicas de memoria histórica. “Hay buena sintonía, es un buen comienzo, si nos ponemos de acuerdo queremos agotar la legislatura en 2020”, sentenció Iglesias al final de una reunión de dos horas y media. Las primeras medidas llegarán este viernes: se revertirán los recortes en educación del PP y bajará el ratio de alumnos por profesor".

Subir las pensiones y bajar el pan, los pisos y la luz. ¿Quién se puede resistir a semejantes ofertas? Homérico empeño en medio de nubes negras: desaceleración y desempleo. Igual es cierto que la economía es tan sólo un estado de ánimo.

La agenda simbólica del Gobierno no es menos ambiciosa. La Guerra Civil apasiona al PSOE y a Podemos. El Ejecutivo quiere poner un broche final al año 39 del siglo pasado con la exhumación de Franco y la celebración del cuarenta aniversario de la Constitución. Sánchez se presenta como un caballero de la orden de la Carta Magna y tuitea un clip de dos veteranos de la Batalla del Ebro para celebrar los cuarenta años de democracia y paz. Germán Visús, de 102 años, luchó en el bando nacional. José Mir, de 98, en el republicano. Una voz en off refiere que en aquella batalla murieron 17.000 españoles y añade: "Por fortuna, hace cuarenta años aprendimos a hablar entre nosotros".

Los dos abuelos están en paz con el mundo y consigo mismos. Una pena que no les pregunten por la exhumación. Sea como fuere, no a todo el mundo le gustan las historias con final feliz. Monedero, por ejemplo, ha trinado esto: "Esto es una jodida vergüenza. Poned a un viejo nazi y a un viejo judío sobreviviente de un campo de concentración para celebrar la Constitución alemana de 1949. Una jodida vergüenza".

¿Seguro? Puede que no sea muy original, pero una fucked vergüenza... Parece que el resentido Monedero acabe de salir de la trinchera. Igual se amansa con un cigarrillo, como en el memorable spot (2003) de la Sra. Rushmore para el Atlético de Madrid titulado Milicianos.

La legislatura del amor no sólo depende del fundador de Podemos, sino de los amigos nacionalistas. Fernando Grande-MarlaskaQuim Torra copan la foto de todas las portadas de papel. Tras ellos, un mando de la Guardia Civil con un imponente tricornio de charol en el Pati dels Taronjers. Ara y El Punt Avui optan por una toma alejada para disimular el efecto y facilitar la digestión. En los demás sale el tricornio y en El Periódico y El País, tricornio y gorra de plato de la Policía Nacional por el mismo precio.

A tenor de la rueda de prensa posterior y de la nota del ministerio, la Junta de Seguridad fue de lujo. Los Mossos estarán en el centro antiterrorista en un mes y todo lo demás, bien, genial. "Grande-Marlaska y Buch se conjuran contra Ciudadanos", titulan de El Nacional: "Fora cada un ha parlat pel seu públic, amb somriures i alguns tocaments de Fernando Grande-Marlaska a Miquel Buch quan ha pres la paraula en alguns moments de la roda de premsa, on no han concretat gran cosa perquè segurament l'objectiu principal era mostrar el gran esperit de cordialitat. De fet, dins "ha anat tot molt bé", deien fonts presents a la reunió".

En cuanto a los "refuerzos" de la Policía Nacional para la Diada y el primer aniversario del simulacro de referéndum, el ministerio de Grande-Marlaska es capaz de hacerlo aún peor que el de Zoido (que también es juez). Los buques de la infamia son una mansión al lado del hacinamiento (El Español) dispuesto en el cuartel del Bruc. Estarían mejor en la avanzadilla española de Somalia.

Contra el buen rollo entre Buch y Marlaska, argumentan en El Mundo las pesquisas judiciales en torno a las ilegalidades del Govern, que utilizó los datos de más de 50.000 personas sin permiso para montar las mesas y "orquestó la ocupación de los colegios" el 1-O para dar una coartada a la inacción de los Mossos.

Noticia de alcance. El prófugo Puigdemont y los diputados presos seguirán cotizando a la Seguridad Social (La Vanguardia) a pesar de estar suspendidos. Tendrán derecho, por tanto, a las prestaciones y aunque de momento no cobren, el periodo les computará para la pensión. Así lo ha determinado la Tesorería General de la Seguridad Social en Barcelona a preguntas del departamento de contabilidad del Parlament.

Por lo demás, el futbolista Isco se cree Trump y se niega a responder al periodista de El País Diego Torres. Trump, por su parte, se cree Dios y está a la caza del que ha escrito el anónimo en el New York Times. Y en Brasil han apuñalado al candidato derechista Jair Bolsonaro (Abc).

7 de septiembre, santoral: Alpino de Chalons, Clodoaldo, Evorcio, Grato de Aosta y Regina de Autun.